5 factores que pueden reducir la resistencia a la insulina

Resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina interfiere con la capacidad del cuerpo para regular los niveles de azúcar de manera efectiva. Es uno de los síntomas del síndrome metabólico y una etapa temprana en el desarrollo de la diabetes tipo 2. Siga leyendo para encontrar cinco factores que pueden ayudar a reducir la resistencia a la insulina.

Resistencia a la insulina y mala salud

Visión general

Es posible que escuche a los médicos decir que ese no es el problema insulina, pero resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina ocurre cuando el cuerpo usa más insulina de lo habitual para mantener el nivel de azúcar en sangre equilibrado.

Las investigaciones sugieren que la resistencia a la insulina se debe principalmente a dos factores: comer en exceso y la falta de actividad física. Comer demasiado y estar inactivo puede acumular grasa en el hígado y los músculos, haciendo que estos tejidos respondan menos a la insulina. [1].

Otras causas de resistencia a la insulina incluyen estrés, embarazo y diversos trastornos y enfermedades.

Teorías científicas

Los científicos piensan que, en la resistencia a la insulina, el cerebro no recibe el mensaje de que la insulina se esfuerza por comunicarse (que los niveles de azúcar en sangre son altos). [2].

Según esta teoría, se cree que la resistencia a la insulina promueve el hambre. A medida que la gente come, se libera insulina. Pero el cuerpo siente que necesita más comida a pesar de pasar por alto la acción de las hormonas de la saciedad de la insulina. Por eso existe un vínculo entre la obesidad resistencia a la insulina cerebral, aunque se necesita más investigación en humanos para verificar esto [2].

Asociaciones de enfermedades

La mayoría de los estudios incluidos en esta sección se refieren únicamente a asociaciones, lo que significa que no se han establecido relaciones de causa y efecto.

Los investigadores han propuesto una correlación entre la resistencia a la insulina y la acumulación de grasa en el hígado. Una revisión de la literatura sugirió que la resistencia a la insulina se correlaciona directamente con la enfermedad del hígado graso no alcohólico. [3, 4].

En otro estudio, los ácidos grasos libres de sangre (FFA) elevados se asociaron con la resistencia a la insulina [5].

En la diabetes, se ha demostrado que la resistencia a la insulina inhibe la síntesis y captación de glucógeno. [6]. Además, la circunferencia de la cintura (predictores de resistencia a la insulina) se correlacionó negativamente con el porcentaje de fibras musculares tipo 1. [7].

En sujetos prediabéticos, la resistencia a la insulina se relacionó con cambios aterogénicos. [8].

Los niveles ligados al TNF se relacionaron con el desarrollo de resistencia a la insulina en pacientes obesos. Se ha sugerido que la inhibición del TNF inhibidor de la insulina puede ejercer sus efectos sobre el receptor de insulina. [9].

En adultos con deficiencia de la hormona del crecimiento humano (HGH), la rHGH disminuyó la sensibilidad a la insulina [10].

Otro estudio sugirió una correlación entre la resistencia a la insulina y la patología de la enfermedad renal crónica. [11].

Investigación animal

Los frutos de origen animal no se pueden aplicar a los seres humanos.

La investigación que se expone a continuación debería orientar los esfuerzos de investigación adicionales. Sin embargo, no debe entenderse que respalda ningún efecto sobre la salud de los seres humanos.

Cuando las ratas se vieron privadas de sus receptores de insulina cerebrales, comieron más, desarrollaron resistencia a la insulina y se volvieron obesas. [12].

Las ratas que desarrollaron una dieta alta en grasas experimentaron primero resistencia a la insulina en el tejido adiposo y el hígado que en el tejido muscular. [13].

IKKB (mediador de la producción de citocinas inflamatorias Nf-kb) se ha relacionado con el desarrollo de resistencia a la insulina en animales de laboratorio. [14].

Los científicos están investigando los siguientes mecanismos en células de laboratorio y animales:

  • Si la citocina antiinflamatoria (IL-10) puede contrarrestar la resistencia a la insulina causada por la citocina inflamatoria (IL-6) en las células [15].
  • Si la insulina puede estimular la secreción de marcadores inflamatorios (MCP-1), que puede contribuir a muchas enfermedades asociadas con la hiperinsulinemia. [16].
  • Si la leptina empeora la sensibilidad a la insulina [17] inhibiendo la captación de insulina y glucosa y estimulando la síntesis de grasas en el tejido adiposo [18].

Estas vías aún no se han explorado en humanos.

Factores que pueden reducir la resistencia a la insulina

Cuando ver a un doctor

Si está luchando contra la resistencia a la insulina, es importante programar una visita con su médico.

Él o ella debe diagnosticar, tratar y monitorear cualquier condición subyacente que esté causando su resistencia a la insulina.

Su médico también puede ordenar algunos análisis de sangre. HOMA-IR es una medida importante de resistencia a la insulina. No se mide directamente en la sangre, sino que se calcula a partir de los niveles de insulina y azúcar en sangre en ayunas.

Puede probar los tipos de enfoques complementarios que se enumeran a continuación si usted y su médico deciden que pueden ser adecuados para su salud metabólica.

Lea y analice las estrategias enumeradas aquí con su médico. Recuerde que ninguno de ellos debe hacerse en lugar de lo que su médico recomienda o prescribe.

Consejos

El mejor enfoque para reducir la resistencia a la insulina es cambiar su estilo de vida. Estos son los dos pasos más importantes que puede tomar [19, 1]:

  • Mejora tu nutrición: reduzca la cantidad total de calorías en sus comidas, coma más fibra y menos carbohidratos procesados
  • Ser mas activo: haga mucho ejercicio y tome descansos activos regulares después de estar mucho tiempo sentado. Sea persistente, ¡pero no lo olvide!

1) Pérdida de peso

Se ha demostrado que la pérdida de peso en personas con sobrepeso mejora la sensibilidad a la insulina [20].

Si tiene kilos de más, lo más importante que puede hacer es perder peso comiendo menos, es decir, comiendo menos calorías. [21, 22, 23]!

2) Ejercicio

Según los metadatos de 11 estudios con diabetes 846, el ejercicio fue eficaz para reducir los niveles de insulina y disminuir la resistencia a la insulina. [24].

Pero, ¿importa el tipo de actividad?

Según un estudio en 1229 personas, la actividad física en el tiempo libre es beneficiosa para reducir los marcadores de resistencia a la insulina, mientras que no las actividades físicas ocupacionales y familiares. Los ejercicios extraterrestres fuertes como correr cuesta abajo hacen más daño que bien [25].

3) almidón de fibra y resistente

Granos integrales, fibras de cereales insolubles, almidón resistente o fibras solubles: los estudios generalmente coinciden en que más fibra es bueno para el equilibrio de azúcar [26, 27, 28, 29, 30, 31].

La ingesta alta continua de fibra dietética (> 25 g / di en mujeres y> 38 g / di en hombres) se asocia con una reducción del 20-30% del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 [26, 30, 32].

En dos estudios con más de 11.000 personas en total, aquellos con una mayor ingesta de fibra dietética tenían marcadores de resistencia a la insulina (HOMA-IR) más bajos. [33, 34].

En otro estudio con casi 5,5 mil personas, aquellos que comieron más granos integrales tuvieron menor resistencia a la insulina, menos inflamación y una menor probabilidad de desarrollar diabetes. [35].

Además, en diez personas sanas, el almidón resistente pudo aumentar la sensibilidad a la insulina. [36].

4) dormir

Duerma lo suficiente. Los estudios sugieren que esto puede apoyar el equilibrio de la insulina y el azúcar en sangre. En un estudio de 245 estudiantes de secundaria, el sueño más corto se asoció con un HOMA-IR más alto, el marcador principal de resistencia a la insulina [37].

De manera similar, en 280 adolescentes, la mala calidad del sueño se asoció con un aumento de HOMA-IR [38].

5) Desestresarse

Tómate el tiempo para lidiar con el estrés en tu vida. Las investigaciones sugieren que cualquier actividad que pueda ayudarlo a reducir sus niveles de cortisol y sus niveles de insulina, ya sea una técnica de relajación, puede tener algún efecto. meditación, yoga, fitness, pasatiempos o diversión.

Varios estudios han encontrado que las técnicas de relajación como el yoga y la meditación pueden tener efectos beneficiosos sobre la resistencia a la insulina. [39, 40, 41].

Suplementos dietéticos y alimentos / especias específicos

Los siguientes alimentos, especias o suplementos han ayudado a reducir la resistencia a la insulina en estudios limitados:

  • Canal [42, 43]
  • Ginkgo biloba [44]
  • Extracto de te verde [45, 46]
  • Jengibre [47]
  • Brotes de brócoli [48]
  • Betacaroteno [49]
  • Cacao / chocolate negro [50, 51]
  • Fenogreco [52]
  • Aceite de semilla de uva [53]
  • Semilla de lino [54]
  • Frutos secos, incluidos pistachos, nueces, almendras y avellanas [55, 56, 57]
  • Vitamina D. [58, 59, 60, 61]
  • Magnesio [62, 63, 64, 65]
  • Sinc [66, 67, 68]
  • Cromo [69, 70]
  • Ácido alfa lipoico [71]
  • L-carnitina [72]
  • Histidina [73]
  • Arginina [74]
  • CoQ10 [75]
  • Resistente al almidón [76]
  • Probióticos y simbióticos (probióticos + fibra) [77, 78, 79, 80, 81]

Sin embargo, no existe evidencia adecuada para evaluar su efectividad y seguridad en personas con resistencia a la insulina.

La FDA no ha aprobado suplementos dietéticos para uso médico. Los suplementos generalmente no cuentan con una sólida investigación clínica. Las regulaciones establecen estándares de fabricación para ellos, pero no garantizan que sean seguros o efectivos.

Hable con su médico antes de tomar un suplemento.

Genética

Se han relacionado varios cambios genéticos con la resistencia a la insulina [82]. Vamos SelfDecode para explorar su propia estructura genética.

SelfDecode Es una empresa conjunta de SelfHacked. Las ganancias de su compra de este producto se reinvierten en nuestra investigación y desarrollo, para brindarle un mejor servicio. Gracias por tu apoyo.