El día trampa y el día del engaño

Aunque a veces los términos son intercambiables, me parece conveniente distinguir entre día trampa y día de sobrealimentación (o del engaño). El día trampa es el día en el que nos concedemos excepciones en la dieta; ingerimos alimentos que nos resultan de sumo agrado pero que serían demasiado nocivos de consumirlos regularmente. Es decir, consumimos alimentos fuera de la dieta habitual, por eso son trampa.

El día del engaño (de sobrealimentación o de infraalimentación) no es necesariamente un día trampa. Es un día programado para elevar (o reducir) la ingesta calórica y evitar las adaptaciones metabólicas. La ingesta calórica se puede elevar sencillamente incrementando las cantidades de los alimentos permitidos, no implica tomar alimentos fuera de dieta.

 

 

 

Ahora bien, en la práctica es común que ambos se solapen y coincidan, por lo que se toman como sinónimos. Por ejemplo, aprovechando la sobrealimentación uno podría incluir alimentos no permitidos para disfrutar de un alivio psicológico y, de paso, recibir nutrientes negados el resto del tiempo.

En cuanto a las formas de aplicar estos conceptos en hipertrofia o en definición:

– En definición el día del engaño con sobrealimentación es esencial para evitar la ralentización metabólica y el estancamiento. Se puede hacer una vez cada una o dos semanas, una o dos comidas en el mismo día, según tolerancia. Pueden incluirse alimentos trampa.

– En volumen sucede un tanto lo contrario. Dado que el cuerpo dispone de abundantes recursos no necesita un día de sobrealimentación, sino su contrario, un día de infraalimentación. El día de infraalimentación sorprendemos al cuerpo con una ingesta mucho menor de la que acostumbra, por lo que tiende a reducir la tasa metabólica. Cuando recuperemos la dieta hipercalórica el organismo aprovechará al máximo las calorías suministradas, produciendo un mayor anabolismo. De este modo no necesitaremos incrementar de continuo las calorías para seguir creciendo. Se pueden introducir alimentos trampa una o dos veces por semana, en días distintos al de infraalimentación.

Calificación