Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Recarga de Carbohidratos y Renegade Diet

Eran las 3:54 de la tarde. Las luces fluorescentes del cartel del supermercado «Día» brillaban alegremente pero a mí me inundaba la sombra que proyectaba. Las personas caminaban como si no se diesen cuenta de mi desesperación y tormento.

Entonces me senté, doblé las rodillas contra mi pecho adquiriendo una posición fetal y cuando me di cuenta, me mecía mientras susurraba una y otra vez aquellas palabras: ‘’…He destruido mi sensibilidad insulínica… He arruinado todo mi entrenamiento…’’.

Dos minutos antes había cometido un error garrafal: accidentalmente me había comido un puñado de uvas mientras buscaba algo de tocino libre de nitrato en el pasillo de la carne refrigerada. Olvidé que no podía consumir carbohidratos hasta el post-entrenamiento para evitar que estos sustituyesen a las grasas como el combustible principal de mi cuerpo. Entonces me di cuenta de que durante mi entrenamiento sería débil y estaría cansado por culpa de esas malditas uvas.

 

Para aquellos que no lo sepan, esa es el fundamento principal tras algunos programas nutricionales como la ‘Recarga de Carbohidratos’ (CBL) o la ‘Renegade Diet’ (RD). En primer lugar, el ayuno. Dependiendo de tus objetivos (perder grasa, ganar músculo, o mantenerte), la duración de ayuno puede variar entre 12 y 15 horas. Después harías 1-2 comidas basadas principalmente en vegetales acompañados de grasas y proteínas como pre-entrenamiento.

Como post-entreno simplemente comerías hasta que vacíes la nevera y tu mujer te amenace con el divorcio cuando vea que tienes intención de ir al supermercado en pleno diluvio para comprar más comida. La diferencia entre ambos programas está en los periodos de sobrealimentación. Ferrugia (autor de ‘The Renegade Diet’) recomienda arroz blanco, batatas y patatas mientras que Keifer (precursor de la ‘Recarga de Carbohidratos’) sugiere manzanas caramelizadas, patatas fritas y donuts.

La esencia de ambos programas es la misma. Tanto Ferruggia como Keifer creen que cuando suena la dichosa alarma del despertador y abrimos los ojos, nuestros niveles de cortisol aumentan provocando la respuesta correspondiente; es decir, que cuando nos levantamos, también conseguimos un aumento de la hormona del crecimiento siempre y cuando no tomemos el típico desayuno Americano de cereales y tostadas que liberan insulina en el torrente sanguíneo.

Esta insulina liberada pone fin a la producción de la hormona de crecimiento de modo que nuestro cuerpo deja de quemar grasa para almacenarla. Además nuestro cuerpo está sometido a un estrés continuo mediante el entrenamiento y la alimentación. Esta actividad continua provoca un aumento de IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina) que es una hormona que causa cáncer. El ayuno permite a nuestro cuerpo descansar y reducir el IGF-1 mientras aumenta la producción de la hormona del crecimiento.

‘The Renegade Diet’

El protocolo creado por Jason Ferruggia es, de lejos, el más completo. Ahora, y antes de que los aficionados a PubMed empiecen a buscar por google, he de comentar que tal y como el propio Ferruggia reconoce, este protocolo está basado en su propia experiencia y la de sus clientes. Nada más; por lo que hay que reconocer la ‘broscience’ (pseudociencia) que lo sustenta.

 

Siguiendo las indicaciones de este programa, tendrías que beberte un vaso caliente de zumo de limón todas las noches antes de cenar, y evitar las legumbres, el trigo y el gluten. Además, deberías ayunar entre 12-16 horas cada día y excluir los carbohidratos hasta el post-entreno del día siguiente.

Pienso que la mayor diferencia entre esta dieta y otros protocolos es su atención a la salud intestinal. Está demostrado que las personas son más felices si disponen de grandes cantidades de comida post-entrenamiento. Es decir, les gusta pegarse un buen atracón sin preocuparse por lo que ello supone para su salud intestinal y por esta razón, Ferruggia trata de suavizar los posibles efectos negativos de ingerir semejantes cantidades de comida en poco tiempo con algunas estrategias: el vaso de jugo de limón caliente antes de cenar, y la eliminación de legumbres, gluten y granos. Tal y como él mismo menciona, si tu salud intestinal no está al 100%, la comida que ingieras no será correctamente absorbida por el torrente sanguíneo y su distribución hacia los músculos no será la óptima. Como consecuencia, tus resultados nos serán los mejores posibles.

Se trata de un protocolo sencillo y fácil de seguir. A medida que vayas leyendo el protocolo completo, irás cobrando interés y acabarás comprendiendo cuál es el enfoque de Ferruggia y cómo intenta reparar los posibles problemas del individuo mediante una simple manipulación de calorías.

La dieta ‘Renegade’ está destinada a aquellos que:

  • Estén estancados.
  • Tengan problemas de digestión.
  • Necesiten empezar a perder grasa.
  • Estén aburridos de contar calorías.
  • Necesiten arreglar sus niveles de testosterona.
  • Tengan altos niveles de estrógenos.
  • Sufran altos niveles de cortisol o fatiga adrenal.

La RECARGA de carbohidratos (CBL)

Imagínate un mundo en el que puedas tomarte el postre que quieras. Y no estoy hablando de ese con alto contenido en proteínas, bajo en carbohidratos, alto en fibras, sin hornear y con productos ecológicos para los que has tenido que pegarte 2 horas en el super porque no los encontrabas y que te ha llevado otras 2 horas metido en la cocina pensando, en varias ocasiones, en tirarlo todo a la basura pero que finalmente has conseguido realizar porque el atleta cachas que colgó la receta en Facebook dijo que era muy bueno. No. Estoy hablando de ese pastel de chocolate relleno de más chocolate fundido y cubierto por una deliciosa crema helada.

 

Este es el peligroso mundo que Keifer a creado para los más valientes a través de su ‘Carb Back Loading’. Ayunar desde la cena hasta las 10-11 am del día siguiente pero al despertar, beberse un batido de proteínas y grasas que ayude a la cetosis y evite el catabolismo muscular. Después tomar 1-2 comidas basadas en proteínas y grasas como pre-entrenamiento. Como post-entrenamiento, comer todos los carbos chatarra que se te ocurran hasta que tengas la sensación de explotar o entres en un profundo coma.

La CBL si tiene un mayor trasfondo científico que la dieta ‘Renegade’. Keifer defiende la teoría de que una caloría NO es solo una caloría y que mediante la modulación de respuesta de los tejidos, podemos hacer que nuestro cuerpo seleccione aquellos tejidos que queremos que crezcan y los que queremos reducir (por ejemplo, aumentar el tejido muscular y reducir el adiposo; lo que viene siendo ganar músculo y perder grasa) mediante el estímulo adecuado (el levantamiento de pesas).

Otro de los conceptos que abarca la CBL es el de los transportadores ‘GLUT’ (transportadores de glucosa que se encargan de transportar esta a los músculos), particularmente GLUT-4 y GLUT-12 que se encuentran en el músculo esquelético y las células grasas. Normalmente, al ingerir carbohidratos aumentamos la actividad de ambos transportadores pero si entrenamos sin carbohidratos, engañamos a nuestro cuerpo que imita la respuesta insulínica enviando glucosa al músculo trabajado y permitiéndole así crecer libre de grasa.

Mi experiencia con este protocolo fue increíble. Lo único más maravilloso que puedo imaginarme sería la de montar un unicornio en plena puesta de sol mientras cabalgo hacia un campo lleno de lonchas de bacon con formas de rosa. Por desgracia, pague las consecuencias de explicarle a mi mujer porque tenía que comer cada noche seis pastelitos de chocolate, un bol de bombones de cacao, dos patatas dulces y cuatro galletas de crema helada. Ah, y tanto mi colesterol LDL como mis triglicéridos se dispararon sin importarles un pimiento la ciencia de la que habla Keifer.

 

En definitiva, la Recarga de Carbohidratos es para aquellos que:

  • Están hartos de las típicas comidas ‘limpias’.
  • Quieren experimentar.
  • Les gusta la ciencia (la CBL posee un trasfondo científico detallado)
  • Necesitan un respiro psicológico de su dieta.
  • Se encuentran totalmente sanos (ya que con semejante cantidad de chatarra en la carga, no se lo recomendaría a alguien con problemas de salud).

CONCLUSIÓN

Tanto la Recarga de Carbohidratos como la dieta ‘Renegade’ son bastante sencillas y fáciles de llevar. Facilita las cosas a la hora de comer y ambos creadores sustentan sus protocolos en evidencias algo anecdóticas.

Aunque la CBL fue una experiencia divertida, llegué a un punto en el que psicológicamente estaba cansado de tanta comida chatarra, el cuerpo me pedía productos más saludables y comida más orgánica. Por esta razón pienso que si tienes intención de iniciar una nueva dieta, el protocolo de Ferruggia es una elección ideal.

Traducido y adaptado para Fisiomorfosis.net por Álvaro