6 formas de mejorar la autoestima, tener más confianza, más resultados y sentirse mejor

Si no podemos confundir la autoestima con el orgullo o la arrogancia de sentirnos mejor que los demás o lo que realmente es, no podemos minimizar la importancia de la autoestima y la influencia que tiene en diferentes aspectos de la vida, incluso en términos de bienestar. forma y buenos resultados con el entrenamiento.

En el diccionario encontramos la autoestima definida como “la cualidad de quien se valora a sí mismo, está satisfecho con su forma de ser, con su forma de pensar o con su apariencia física, expresando confianza en sus acciones y opiniones”. En otras palabras, la autoestima no se trata de tener una ventaja o de jactarse, sino de aprender a quererse y respetarse a sí mismo, incluso con sus defectos y defectos.

Tener una autoestima saludable es beneficioso porque hace que la persona se sienta segura, ayuda a tener relaciones buenas y saludables con los demás y a estar abierto a aprender y recibir sugerencias, lo cual es genial para adquirir nuevas habilidades y mejorar las que ya tienes. .

Además, una persona con una autoestima saludable es asertiva al expresar sus necesidades y opiniones, confiada en sus habilidades para la toma de decisiones, realista en relación con sus expectativas, más resiliente y capaz de lidiar con el estrés y la adversidad y tiene menos probabilidades de ser un crítica exagerada de sí misma y de otras personas.

Pero, ¿cómo puede ayudarme la autoestima a tener buenos resultados?

En primer lugar, una persona con una autoestima sana, es decir, con una visión realista y honesta, pero positiva de sí misma, puede encontrar más fácil lidiar con ese miedo que puede surgir cuando alguien piensa en comenzar a practicar ejercicios físicos o seguir un ejercicio físico. Dieta equilibrada para adelgazar y mejorar la salud.

Hablamos de ese miedo de empezar a ir al gimnasio por miedo a lo que pensarán los demás o por no estar tan en forma como los que llevan un tiempo trabajando ahí fuera. O las bromas o las burlas que puede escuchar al comenzar una dieta y la presión de no rechazar alimentos llenos de grasas malas o cargados de azúcar y calorías, por ejemplo, al comer una comida grupal.

Quienes tienen una autoestima sana generalmente entienden que respetar y gustar su cuerpo pasa por cuidarlo bien, lo que incluye la práctica de actividades físicas y una alimentación saludable, por lo que la supuesta opinión de los demás no importa tanto. Sobre todo porque, en muchos casos, la gente ni siquiera juzga tan mal como se imagina el comienzo de un cambio de estilo de vida; de hecho, esta es una actitud muy admirable.

Además, los dueños de una autoestima saludable están más abiertos a recibir orientación sobre su ejercicio y dieta. Entienden que una corrección por parte del educador físico o nutricionista no es un enfrentamiento o juicio personal y que el hecho de que estén cometiendo errores no significa que no tengan ningún valor, solo que aún no dominan el entrenamiento y la dieta.

Entonces, al escuchar la recomendación, la ponen en práctica y la ven como un estímulo para arreglar, mejorar y tener resultados más ventajosos y no como un indicio de que no va a funcionar o que deben darse por vencidos.

Asimismo, quienes tienen una autoestima sana confían en lo aprendido y saben cuándo decir que no y rechazar opiniones bien intencionadas, pero laicas y equivocadas, que podrían entorpecer sus objetivos. Por otro lado, alguien con baja autoestima podría dudar de sí mismo o escuchar estas opiniones para no disgustar al otro.

6 formas de mejorar la autoestima

1. No te compares con los demás

Compararse con los demás no es buena idea porque suele generar infelicidad, fruto de la impresión de que la vida o el cuerpo de las personas son mucho mejores. Pero es necesario recordar que lo que las personas muestran es una parte filtrada de su vida, especialmente cuando se trata de redes sociales. Además, compararse con otras personas es conocido como uno de los hábitos supuestamente inofensivos que dañan el cerebro.

Todas las personas pasan por altibajos y enfrentan problemas y dificultades en sus vidas y la mayoría de ellos no suelen plantear estos problemas a los demás, y ni siquiera necesitan hacerlo, ¿verdad? Con eso, lo que vemos (y lo que mostramos) suele ser lo bueno de la vida.

Por ejemplo, es probable que cualquier persona que publique una imagen de un buen día de formación se enfrente a días en los que no pueda entrenar bien o no pueda asistir a la formación. Asimismo, quienes publican una imagen de un platillo súper saludable también pueden pasar por momentos en los que se mueren de ganas de comerse un caramelo lleno de azúcar e incluso cuando sucumben a esta tentación.

Así que no puedes castigarte por pensar que todos hacen todo bien y que eres el único que no puede porque eso no es cierto. Concéntrese en usted mismo y haga lo mejor que pueda para lograr sus objetivos.

Puede ser interesante  Modelo que sufría de anorexia y pesaba 26 kg cuenta cómo se recuperó

La comparación solo es beneficiosa cuando la persona se compara consigo misma: compararse con quien fue en el pasado y darse cuenta de toda la evolución que ha tenido en una o más áreas sin duda lo hará feliz y motivado para seguir adelante y lograr nuevos logros. .

2. Reducir el tiempo en las redes sociales

Son las que suelen dar lugar a tantas comparaciones infructuosas, ya que es en las redes sociales donde la gente publica reportajes e imágenes de sus mejores momentos, que en muchos casos pueden ser editados y no tan espontáneos cuando parecen serlo.

Entonces, ¿qué tal cortar el mal de raíz y disminuir el tiempo que se pasa en Instagram o Facebook? No necesitas dejar las redes sociales para siempre y nunca volver a acceder a ellas, la idea es simplemente acortar ese tiempo e intercambiarlo por cosas que te hagan sentir bien contigo mismo.

Otra estrategia que puede resultar bastante útil es dejar de seguir aquellos perfiles que fomentan la comparación y que te hacen sentir incómodo contigo mismo.

3. Comprenda que todos cometemos errores

Una cosa es cierta: todas las personas cometen errores. Algunos pueden ser mejores que otros para esconderlos, pero es un hecho que todos están equivocados, no hay una sola persona en el mundo que sea perfecta.

Entonces, si comete un error, no piense en lo que haría otra persona o se quedaría paralizado por la culpa. Del mismo modo, no se victimice ni se arroje al suelo. La receta es reconocer el error, aprender de él para no volver a repetirlo y seguir adelante con tu vida y tus metas.

4. Haz más de lo que te hace feliz

Reflexione sobre lo que le brinda placer en la vida cotidiana. Es hablar con un amigo, pasar tiempo con su ser querido, jugar con sus hijos, leer un libro, hacer trabajo voluntario, dar un paseo o correr al aire libre, escuchar música, bailar, cantar o ver una película o serie en ¿fin de la noche? ¡Así que busca algo de tiempo para eso!

Por mucho que las obligaciones del día a día con el trabajo, la familia y los estudios son importantes y no se pueden perder, es importante detenerse unos instantes para hacer lo que te da felicidad.

¿Crees que no puedes encontrar el tiempo para eso? Entonces, ¿qué tal pedir ayuda a su esposo, hijos mayores, padres, hermanos o compañeros de trabajo, delegar deberes y así poder tomarse el tiempo para cuidarse?

5. Ayude a las personas

Se trata de equilibrio. Cuidarte no significa dejar de preocuparte por los demás y viceversa. Es esa vieja máxima: hacer el bien es bueno. Compartir algo bueno con la gente crea un sentimiento muy bueno: es ese sentimiento de ser útil para alguien, de ayudar a alguien a satisfacer una necesidad. Esto también aumenta la autoestima.

Y no tiene por qué ser tan grande. Actitudes como ayudar a un niño a hacer sus deberes, donar ropa y comida a una persona necesitada, visitar a los ancianos en el asilo de ancianos, ayudar a un ciego a cruzar la calle o derivar a alguien a un puesto de trabajo vacante ya pueden traer esta gran sensación.

6. Rodéate de gente positiva

Te guste o no, las personas que te rodean y lo que dicen sobre ellas influyen en la forma en que se ven a sí mismas. Por eso es importante rodearte de personas positivas y bondadosas, que entiendan y verbalicen lo bueno que hay en ti, que te animen y vibren con tu felicidad.

No estamos hablando de estar cerca de personas halagadoras, sino de valorar la amistad de quienes, a pesar de ser sinceros, se preocupan por expresar sus opiniones con amor y cariño, no usan palabras que menosprecian al otro o no hacen críticas destructivas. e innecesario.

Todo en la vida tiene su lado bueno y su lado malo, y estar cerca de personas que pueden ver el lado positivo de las cosas te hará sentir mejor y te contagiará. Mejor aún si a estas personas les gusta abrazar, porque un abrazo es muy bueno para la salud.

¿Tu baja autoestima te hace sentir ansioso? Hay ejercicios para la ansiedad y el nerviosismo que pueden ayudar. Además de experimentarlos, vigila la intensidad de los síntomas de tu ansiedad y busca la ayuda de un psicólogo si persisten, tardan en pasar y trastocan tu día a día.

Con información de Clínica Mayo, organización de servicios médicos e investigación médico-hospitalaria en los Estados Unidos.

Vídeo:

¿Te gustaron los consejos?

Referencias adicionales:

  • https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/self-esteem/art-20047976

¿Tiene la intención de seguir estas formas para mejorar la autoestima? ¿Te sientes a menudo baja en autoestima? ¡Comenta abajo!

Deja un comentario