Hiperpigmentación: qué puede ser y qué hacer

Ver lo que es hiperpigmentación, diferentes tipos, qué causa y cuándo ocurre esta afección en la piel y qué hacer para tratarla.

La hiperpigmentación está representada por un oscurecimiento parcial o total de la piel y puede deberse a diferentes motivos. El término hiperpigmentación es genérico y puede utilizarse para caracterizar una serie de eventos, desde el bronceado promovido por la exposición solar, hasta las manchas conocidas como melasma o por procesos inflamatorios en la piel.

A continuación, puede obtener más información sobre el tema y averiguar qué reflexionan los dermatólogos y otros especialistas al respecto. Revisa:

¿Qué es la hiperpigmentación?

LA hiperpigmentación ocurre cuando la piel produce más melanina de lo normal. La melanina, a su vez, es el nombre que se le da al pigmento encargado de colorear la piel.

La hiperpigmentación es una afección cutánea común que afecta a personas de todo tipo de piel. Sin embargo, es más probable que algunas formas, como el melasma y las manchas solares, afecten las áreas de la piel que enfrentan una mayor exposición al sol, incluida la cara, los brazos y las piernas.

Otros tipos de hiperpigmentación pueden formarse después de una lesión o inflamación de la piel, como cortes, quemaduras, acné o por lupus. Estos pueden occurir en cualquier parte del cuerpo.

Aunque en la mayoría de los casos tener hiperpigmentación en ciertas regiones de la piel es inofensivo, en otros casos puede ser indicativo de una afección más grave.

¿Qué causa la hiperpigmentación?

La principal causa de hiperpigmentación es exceso de producción de melanina. La melanina es un pigmento producido por células de la piel llamadas melanocitos. Existen varios factores que pueden alterar la producción de melanina en el cuerpo.

El uso de ciertos medicamentos puede desencadenar hiperpigmentación como efecto secundario. Algunos de los medicamentos que hacen que la piel sea más susceptible a la aparición de imperfecciones incluyen antibióticos de tetraciclina, hidroquinona (ver su relación con el melasma), fenotiazinas, ciertos antidepresivos tricíclicos, amiodarona y algunos medicamentos usados ​​en la quimioterapia del cáncer.

Además, el embarazo y el uso de algunos anticonceptivos, al cambiar los niveles hormonales, pueden afectar la producción de melanina.

También existe una enfermedad endocrina conocida como Addison, que puede provocar hiperpigmentación en zonas de mayor exposición al sol, como cara, cuello y manos, además de zonas expuestas a fricciones, como codos y rodillas.

La hiperpigmentación es el resultado directo de un aumento en el nivel de una hormona que resulta en una mayor síntesis de melanina. Además, la exposición excesiva al sol también puede provocar un aumento de la melanina.

Tipos de hiperpigmentación

Al ser un término genérico aplicado a distintos casos, cuando hablamos de hiperpigmentación es necesario considerar su variedad, ya que cada tipo tiene sus propias especificidades.

Vea a continuación los principales tipos de hiperpigmentación y los tratamientos disponibles para revertir o mitigar esta condición:

1. Melasma

También conocido como cloasma o «máscara del embarazo», el melasma es mucho más común en mujeres que en hombres, aunque los hombres también pueden tenerlo. Según la Academia Estadounidense de Dermatología, el 90% de las personas que desarrollan melasma son mujeres.

El melasma causa manchas más oscuras que el color de la piel del individuo. Suele manifestarse en el rostro y las manchas tienen formas simétricas, con las correspondientes marcas en ambos lados del rostro. Otras áreas de su cuerpo que a menudo están expuestas al sol también pueden desarrollar melasma.

Además, estas manchas también pueden manifestarse en el cuello y antebrazos y no representan ningún daño físico. Sin embargo, las personas buscan diferentes formas de tratar las manchas debido al compromiso estético y al daño a la autoestima que pueden desencadenar.

Tratamientos de melasma

En muchos casos, el melasma aparece y desaparece por sí solo, especialmente cuando las imperfecciones ocurren durante el embarazo o como resultado del consumo de ciertas píldoras anticonceptivas.

Además, un dermatólogo, tras realizar la valoración adecuada, puede prescribir tratamientos a base de cremas, ungüentos, ácidos u otras sustancias químicas capaces de aclarar las manchas, así como tratamientos que se pueden realizar con láser, luz pulsada u otro tipo de fototerapias. . Las exfoliaciones químicas, la dermoabrasión y la microdermoabrasión son otras opciones disponibles. Estos tratamientos eliminan las capas superficiales de la piel y ayudan a aclarar las manchas oscuras.

Sin embargo, estos procedimientos no garantizan que el melasma no regrese y algunos casos de melasma no se pueden eliminar por completo. En los casos más graves, puede ser necesario realizar un seguimiento médico y seguir ciertas prácticas de tratamiento de la piel para reducir el riesgo de recurrencia del melasma, además de seguir esquemas de tratamiento a largo plazo. Uno de los protocolos recomendados para todos los pacientes con melasma incluye minimizar la exposición al sol y usar protector solar a diario.

2. Manchas solares

Las manchas solares son similares al melasma, pero necesariamente ocurren como resultado de la exposición al sol. Las personas blancas mayores de cuarenta años son las más afectadas.

Esta afección implica la aparición de manchas marrones cuyo tono puede ser claro u oscuro, que también se pueden identificar como manchas hepáticas o manchas de la edad. Estas manchas no tienen relieve y generalmente tienen forma ovalada. También pueden tener una apariencia grisácea.

Puede ser interesante  ¿El té de manzanilla en tu cabello es bueno? ¿Aligerar? Hidrata?

Las manchas solares son más comunes en las partes del cuerpo que reciben una mayor exposición al sol, como la cara, las manos, los brazos, los antebrazos, el empeine, la espalda y los hombros. Esta variedad de hiperpigmentación es inofensiva.

Tratamientos para las manchas solares

Al igual que el melasma, las manchas solares no son perjudiciales para la salud y no comprometen ninguna función del organismo. Sin embargo, pueden tratarse con fines estéticos, ya que pueden resultar molestos.

El tratamiento para blanquear estas manchas debe ser prescrito por un dermatólogo o esteticista y puede incluir desde el uso de esteroides tópicos, hasta peelings, ácidos y otros dermocosméticos capaces de combatir la hiperpigmentación provocada por la exposición solar.

Sin embargo, para que sea más probable que los efectos sean satisfactorios, es necesario use protector solar a menudo. Además, una medida interesante para equiparse es intentar reducir la exposición al sol, o optar por salir de casa en los momentos en que el sol está más fresco, si es posible.

3. Hiperpigmentación posinflamatoria

A diferencia del melasma y las manchas solares, la hiperpigmentación posinflamatoria, como su nombre indica, ocurre como resultado de condiciones inflamatorias y es especialmente común en quienes tienen problemas crónicos de acné, que pueden afectar a todo el cuerpo, pero es especialmente más recurrente en la cara y en la espalda.

La coloración de este tipo de mancha puede ser rosa, rojiza o marrón. En los casos más graves, pueden ser grisáceos o incluso negros. Esto dependerá de factores como el tono de la piel y la profundidad de la mancha.

Si bien el acné es el principal factor desencadenante, este tipo de manchas pueden manifestarse debido a otras afecciones inflamatorias / cutáneas, como psoriasis, dermatitis atópica o incluso lesiones causadas por peelings químicos y dermoabrasión.

Todos los tipos de piel pueden verse afectados por el HPI, pero las pieles más oscuras son más susceptibles. Hombres y mujeres tienen los mismos riesgos con respecto a la aparición de manchas posinflamatorias.

Tratamientos para la hiperpigmentación posinflamatoria

Los tratamientos disponibles para eliminar las imperfecciones manifestadas como consecuencia de afecciones inflamatorias pueden variar según la intensidad del caso. Las manchas más leves se pueden tratar con ciertos dermocosméticos que ayudan al blanqueamiento y que deben administrarse regularmente en casa.

Sin embargo, existen opciones más abrasivas, que incluyen peeling, terapias basadas en láser y luz pulsada que funcionan destruyendo las células hiperpigmentadas, eliminando así las manchas. Esto hará que se generen nuevas celdas. Sin embargo, como estos procedimientos hacen que la piel sea más sensible, se recomienda que se realicen durante el invierno y con una estricta aplicación de protector solar.

Además, los tratamientos a base de ácido glicólico, retinoico, kójico y vitamina C se prescriben ampliamente para tratamientos caseros.

Factores de riesgo de hiperpigmentación

Como regla general, los mayores factores de riesgo de hiperpigmentación son la exposición al sol y la inflamación, ya que ambas situaciones pueden aumentar la producción de melanina. Cuanto mayor sea su exposición al sol, mayor será el riesgo de aumento de la pigmentación de la piel.

Sin embargo, otros factores que pueden desencadenar la aparición de manchas hiperpigmentadas incluyen el uso de anticonceptivos orales, el embarazo, estos dos son algunos de los principales factores para la aparición del melasma.

Además, otros fenómenos que aumentan la probabilidad de aparición de manchas oscuras son los medicamentos que aumentan la sensibilidad a la luz solar y traumas cutáneos, como una herida o quemaduras superficiales.

Prevenir la hiperpigmentación

No siempre es posible prevenir la hiperpigmentación, especialmente cuando se manifiesta como efecto secundario de medicamentos o procesos inflamatorios.

Sin embargo, es posible adoptar ciertos hábitos que ayudan a atenuar sus señales y, en algunos casos, previenen su aparición. Estos hábitos incluyen el uso de protector solar con al menos SPF 30. Además, el uso de gorras, sombreros y ropa ayuda a bloquear los rayos dañinos de la piel.

Por último, si es posible, evita tener contacto con el sol de 10 a 16 h, ya que es cuando es más fuerte y su daño puede ser más nocivo.

Si has sido afectado por manchas hiperpigmentadas, puedes recurrir a la asistencia dermatológica o de esteticista, quien identificará el tipo de manchas y averiguará si existe una afección subyacente. Luego, recibirá la prescripción adecuada de qué procedimientos pueden ser más útiles en su caso.

Fuentes y referencias adicionales:
  • https://www.aocd.org/page/Hyperpigmentation
  • https://int.eucerin.com/skin-concerns/uneven-skin/hyperpigmentation
  • https://www.sbd.org.br/dermatologia/pele/procedimentos/hiperpigmentacao/24/
  • https://www.tese.usp.br/tese/disponiveis/5/5133/tde-04042007-130543/publico/Nataliaccymbalista.pdf
  • https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/jdv.14411
  • https://rarediseases.org/rare-diseases/addisons-disease/
  • https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/phpp.12086
  • https://my.clevelandclinic.org/health/articles/11014-pigmentation-abnormal-pigmentation
  • https://www.dermnetnz.org/topics/skin-toxicity-of-chemotherapy-drugs/

¿Ha notado algún signo de hiperpigmentación en la piel? ¿Fuiste alguna vez a un dermatólogo para averiguar de qué tipo era y realizar el tratamiento? ¡Comenta abajo!

Deja un comentario