¿Ashwagandha podría ayudar contra COVID-19?

¿Ashwagandha podría ayudar contra COVID-19? 2

Este artículo es solo para fines informativos. El brote actual de coronavirus es un evento continuo y algunos detalles pueden cambiar a medida que haya nueva información disponible. Actualmente no hay productos efectivos o aprobados por la FDA disponibles para tratar el nuevo coronavirus (también conocido como SARS-CoV-2 o 2019-nCoV), aunque la investigación aún está en curso.

Ashwagandha es un remedio tradicional para el estrés; se está investigando por su capacidad para estimular la función inmunológica.

Función pulmonar

En un ensayo clínico en 40 ciclistas de élite, un suplemento de 8 semanas con ashwagandha mejoró la estabilidad respiratoria. [1].

En un estudio de 133 personas que tenían tuberculosis, ashwagandha y otras hierbas en combinación con antibióticos aliviaron la tos y la fiebre mejor que los antibióticos solos. En otro estudio de 99 personas con tuberculosis, ashwagandha mejoró los síntomas, la inflamación y el peso corporal [2, 3].

Los polisacáridos extraídos de ashwagandha suprimieron la tos en los conejillos de indias tan eficazmente como la codeína [4, 5].

En las crías de rata, la ferina A protegió los pulmones contra la inflamación y el estrés oxidativo causado por lipopolisacáridos bacterianos tóxicos (LPS). [6].

Ashwagandha puede apoyar la función pulmonar y reducir la tos, la fiebre y la inflamación.

Infecciones virales

Un medicamento a base de plantas que contiene ashwagandha rehabilitado de la hepatitis viral en 29 pacientes [7].

En las células T (CD8 +) aisladas de 38 personas con infección por VIH, el extracto de ashwagandha redujo la producción del marcador de progresión de la enfermedad (CD38 producción) [8].

En pollos infectados con el virus de la bursitis infecciosa, la suplementación dietética con ashwagandha redujo la carga viral y aumentó la actividad de las células T. [9].

Ashwagandha ha demostrado actividad antiviral contra el VIH, el herpes y la bursitis infecciosa en estudios basados ​​en células. [10, 11, 12, 13].

Puede ser interesante  ¿Puede la miel ayudar a COVID-19?

Un estudio de simulación computacional encontró que la ferina A tiene la capacidad de bloquear una enzima requerida por el virus que provocó la propagación de la pandemia de gripe porcina de 2009 (H1N1) (neuraminidasa). [14].

Curiosamente, un estudio de simulación reciente sugirió que con una sola puede ayudar a prevenir que el virus SARS-Cov-2 se una al ACE2 receptor, y así entrar en las células [15].

Ashwagandha mostró actividad antiviral y, quizás lo más interesante, podría evitar que el virus SARS-CoV-2 ingrese a las células.

Asma

En ratones asmáticos, el pretratamiento con ferina A redujo la inflamación, las lesiones y las cicatrices de las vías respiratorias. Este compuesto también tuvo efectos antiinflamatorios en células humanas aisladas del revestimiento de las vías respiratorias. [16, 17].

Exención

En una pequeña prueba de 5 personas, el extracto de ashwagandha mejoró la respuesta inmunológica activando los glóbulos blancos. En dos ensayos más en 142 personas, una mezcla de hierbas que contenía ashwagandha aumentó la actividad de las células asesinas naturales. [18, 19].

En ratones, ashwagandha suprime la inmunidad mejorada al activar las células de la médula ósea, los macrófagos y los linfocitos. [20, 21].

También aumentó los niveles de citocinas Th1 y previno el agotamiento de los glóbulos blancos en ratones estresados. [22].

Finalmente, en un estudio combinado de ratones y células, la ferina A inhibió la actividad de las células supresoras derivadas de mieloides (MDSC). Estas células inmunes disfuncionales pueden estimular el crecimiento tumoral y evitar que el sistema inmunológico ataque las células cancerosas. [23, 24].

Ashwagandha recibe una respuesta inmune mejorada en ensayos clínicos y con animales.

Deja un comentario