7 beneficios de la insulina y 2 efectos adversos

Insulina

La insulina regula el azúcar en sangre. La incapacidad de las células para aumentar la ingesta de sangre por diabetes (resistencia a la insulina) predice la diabetes. Obtenga más información sobre la función de la insulina y el riesgo de niveles anormalmente altos o bajos aquí.

¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona secretada por el páncreas. La insulina es responsable de reducir la sangre La glucosa y este azúcar se almacena en los tejidos corporales como en los músculos y el hígado. [1, 2].

La insulina puede engordar. Aumenta la síntesis de grasas y previene la degradación del tejido adiposo. Además, promueve la absorción de glucosa y su uso para producir energía en las células. [3].

La insulina también juega un papel en suprimir la conversión de glucógeno en glucosa, que se libera en el torrente sanguíneo, el hígado y los músculos [3].

Beneficios de la salud

Eficaz

Reducir la glucosa en sangre

Se permite que la insulina inyectable reduzca la glucosa en sangre en personas con diabetes tipo 1 (que producen poca o ninguna insulina), así como en aquellas con diabetes tipo 2 (que normalmente no producen ni usan insulina) que no se puede controlar con medicamentos orales. Se inyecta debajo de la piel del abdomen, las piernas, la parte posterior de los brazos o las nalgas 30 minutos antes de una comida.

Múltiples estudios confirman su efectividad [4, 5, 6].

Potencial eficaz

1) Función cerebral y nerviosa

La insulina puede ingresar al cerebro a través del barrera hematoencefálica y sus efectos del ejercicio a través de los receptores de insulina del cerebro [7].

En numerosos ensayos clínicos, la insulina intranasal ha mejorado la función cognitiva (especialmente la reversión) en personas con Alzheimer y deterioro cognitivo leve. También redujo el marcador de Alzheimer (y disminuyó el marcador de esta enfermedad (tau-P181 / Aβ42) [8, 9, 10, 11, 12].

La insulina mejoró la memoria y la función cerebral en 2 ensayos clínicos en 40 personas sanas [8, 13].

La hormona similar a la insulina (IGF-1) está asociada con la función cognitiva en los ancianos y parece mediar los efectos beneficiosos del ejercicio en el cerebro. [14, 15].

En ratas diabéticas, la función nerviosa que conserva la insulina conservó un marcador sobre la salud de los nervios (mioinositol) [16].

En tubos de ensayo, la insulina y las proteínas similares del factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF1) y 2 (IGF2) estimuló el crecimiento de células nerviosas y cerebrales. En ratas, IGF2 promovió la regeneración de nervios motores dañados [17, 18, 19].

En conjunto, la evidencia sugiere que la insulina puede mejorar la función cerebral, especialmente en personas con Alzheimer o deterioro cognitivo leve. Debido a que no está aprobado por la FDA, solo puede usarlo como aditivo si su médico lo recomienda.

2) Función cardíaca

La resistencia a la insulina se asocia con una mayor incidencia de hipertensión arterial y enfermedad coronaria. [20, 21].

En numerosos ensayos clínicos en personas con insuficiencia cardíaca, la infusión de insulina, glucosa y potasio ha mejorado la función de bombeo cardíaco. [22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29].

Sin embargo, 2 metanálisis concluyeron que esta combinación no reduce la tasa de muerte por ataque cardíaco o suministro de sangre inadecuado (síndrome coronario agudo) [30, 31].

La insulina fuerza a los músculos de las paredes de las arterias a relajarse, lo que aumenta el flujo sanguíneo. Varios estudios en humanos han observado un aumento del flujo sanguíneo en el músculo cardíaco después de la administración de insulina. [32, 33, 34].

La insulina aumentó la producción y secreción del factor de crecimiento conocido por crear nuevos vasos sanguíneos (VEGF) en un estudio basado en células [35].

Esta hormona inhibió la formación de plaquetas aumentando el compuesto específico (cGMP) y posiblemente reduciendo el riesgo de coágulos sanguíneos. [36].

Aunque algo limitada, la evidencia sugiere que la insulina puede ayudar a mejorar la función de bombeo y el flujo sanguíneo. Puede discutir con su médico si puede ayudarlo a prevenir o mejorar una afección cardíaca. Es importante destacar que nunca use insulina en lugar de lo que su médico recomienda o prescribe.

Evidencia insuficiente

1) Desarrollar músculo

El metanálisis encontró que la insulina aumenta la ingesta de aminoácidos y, por lo tanto, la síntesis de proteínas en los músculos, y reduce la degradación de las proteínas musculares, razón por la cual a los culturistas les gusta aumentar la insulina con glucosa. Sin embargo, otro metaanálisis encontró que su administración no solo podía promover el desarrollo muscular a niveles muy altos, sino que era ineficaz a dosis normales en jóvenes sanos. [37, 38].

La producción de glucógeno mediada por insulina en los músculos es el principal mecanismo de utilización de glucosa en diabéticos y personas sanas, pero la diabetes es menos eficaz en la utilización de glucosa debido a la resistencia a la insulina. [39].

Insulina causado por un aumento del flujo sanguíneo (dilatación) sus músculos a través de la vía del óxido nítrico en un pequeño ensayo clínico [40].

En general, la evidencia es contradictoria y no nos permite sacar conclusiones. Se necesitan más ensayos clínicos para arrojar algo de luz sobre el potencial de la insulina para aumentar el desarrollo muscular.

2) Mejora la digestión de proteínas

En un ensayo anterior, la administración de insulina aumentó la secreción de ácido del estómago. Este efecto no pudo replicarse en otro ensayo en 9 personas sanas, pero la insulina mejoró la secreción de la enzima digestiva pepsina. [41, 42].

Está claro que dos pequeños ensayos clínicos no son suficientes para respaldar este beneficio potencial. Se necesitan estudios más amplios y sólidos para arrojar algo de luz sobre este aspecto de la insulina.

Investigación con animales y células (falta de evidencia)

No hay evidencia clínica que respalde el uso de insulina para ninguna de las afecciones enumeradas en esta sección. A continuación se muestra un resumen de la investigación existente en animales y células, que debería orientar los esfuerzos de investigación adicionales. Sin embargo, no se debe demostrar que los estudios respaldan ningún beneficio para la salud.

La salud ósea

La insulina aumentó la actividad de las células formadoras de hueso (osteoblastos) en los tubos de ensayo. [43].

Efectos negativos de la insulina

Las condiciones que discutimos aquí generalmente están asociadas con niveles altos de insulina. Sin embargo, tenga en cuenta que la mayoría de los estudios incluidos en esta sección se refieren únicamente a las asociaciones, lo que significa que no se ha establecido una relación de causa y efecto. Debido a que la obesidad y el cáncer son afecciones complejas, otros factores genéticos y ambientales contribuyen a su desarrollo.

1) peso corporal

La insulina tiene efectos mixtos sobre el peso reduce el apetito, pero puede aumentar la masa grasa. La insulina es una de las 4 hormonas principales que determinan el peso. Obliga a las células grasas a tomar lípidos sanguíneos, los convierte en triglicéridos y promueve el almacenamiento de grasa en las células grasas [44].

En un estudio de 22 hombres sanos, los niveles elevados de insulina se asociaron con una mayor cantidad de grasa alrededor de los órganos (grasa visceral) [45].

En una pequeña prueba en 7 hombres sanos, la infusión de insulina redujo los triglicéridos en sangre en un 22%, APOB 32% y ácidos grasos libres en un 85%, lo que significa que promovió su transporte a las células grasas. [46].

Se ha demostrado que el tejido adiposo libera hormonas (adipocinas) que pueden influir en la resistencia a la insulina. [47].

En estudios basados ​​en células, la insulina estimula la formación de tejido adiposo mediante el uso de glucosa. [48].

2) cáncer

Los niveles altos de glucosa e insulina, así como la resistencia a la insulina, se asociaron con un mayor riesgo de cáncer de páncreas en un estudio de más de 29.000 hombres. Finish [49].

De manera similar, la alta resistencia a la insulina y la insulina en ayunas se asociaron con el cáncer de tiroides y endometrio en 2 metanálisis [50, 51].

Los niveles altos de insulina en sangre se han relacionado con una mayor incidencia de cáncer de colon en múltiples estudios [52, 53].

La terapia con insulina se asocia con un mayor riesgo de cáncer, especialmente cáncer colorrectal, de páncreas y de hígado, en la diabetes. [54, 55]

La insulina aumenta los niveles relacionados con las hormonas (IGF-1). Un estudio de más de 400 personas relacionó los niveles altos de esta hormona con el cáncer de pulmón. Por el contrario, sus niveles son más bajos en mujeres con cáncer de ovario. [56, 57].

Factores que cambian los niveles de insulina

La fibra dietética se asocia con niveles más bajos de insulina en ayunas. [R].

Los alimentos con un índice glucémico alto provocan un pico de insulina (y glucosa) más rápido y más después de la digestión. Por ejemplo, el jugo de fruta tiene un índice glucémico mucho más alto que la fruta debido a la eliminación de fibra. [58].

En un estudio de más de 13.000 hombres y mujeres no diabéticos, la ingesta elevada de alcohol se asoció con niveles bajos de insulina en ayunas. [59].