Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Tu no eres el único

Tu no eres el único que esa persona va a amar, aunque ésta te lo haya dicho. Cuando una persona está ‘enamorada’ dice muchas tonterías, prometer el amor eterno es una de ellas.

Tu no eres el único que tiene determinada habilidad, aunque de momento no hayas visto a nadie mas realizarla. Es común que cuando descubrimos poseer un talento especial, creamos que somos los únicos con ese don. El mundo es muy grande, y hay demasiada gente habitándolo, por lo que es mas que probable que eso que te haga especial, haga especial a otra persona en otro lugar.

Tu no eres el único que no sabe que hacer con su vida. La incertidumbre del futuro es algo que siempre acompañará al hombre a lo largo de su existencia, por lo que no te sientas mal por ello. De eso se trata vivir, de ingeniarnos como usar nuestras habilidades para poder llegar al mañana.

Tu no eres el único al que se le ha ocurrido esa maravillosa idea. Muy seguramente a alguien mas se le ha ocurrido antes, pero por miedo al qué dirán, nunca la llevó a cabo. Si tu idea te parece algo novedoso, ¿qué esperas para hacerla realidad?

Tu no eres el único que ha tenido malos pensamientos sobre temas considerados ‘inmorales’ para la sociedad. La naturaleza curiosa del hombre siempre nos mantendrá en la cabeza el interrogante de ¿qué pasaría si ….. ?

Tu no eres el único habitando este planeta, así que recuerda que cada cosa que hagas, de una u otra forma afectará a alguien mas.

Tu no eres el único que se ha sentido el ser mas feo del mundo. La belleza es algo subjetivo y por nuestra naturaleza egoísta e inconforme, siempre vamos a querer ser más de lo que somos.

Tu no eres el único ser con ese ‘defecto’ que tanto desprecias. En algún lugar del mundo habrá alguien mas sacándole provecho a esa ‘característica’ que le hace diferente de los demás.

Nunca te sientas mas que los demás ni menos que los demás, de eso se trata la vida, que después de muchos años de experiencia y sabiduría acumulada podamos darnos cuenta que al final, todos somos semejantes.