Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Tips para controlar el estrés

El estrés se ha convertido en el común denominador de la vida de muchas personas, en un padecimiento que deben sufrir gracias al ritmo con el que se mueve el mundo hoy en día. Aunque el estrés no es algo que se pueda evitar en su totalidad, si existen métodos para controlar el estrés.

Todos en algún momento de la vida tendremos que lidiar contra el estrés y sus efectos, y es por ello que pretendo enseñar algunas pautas y consejos que nos permitirán lidiar contra situaciones cargadas de estrés.

Relájate. Relajarnos nos permitirá calmar los síntomas principales del estrés, tales como los dolores de cabeza, los dolores musculares y problemas a la hora de dormir. Escuchar música ambiental, la aromaterapia, la meditación y el yoga son buenos métodos para lograr un estado de relajación.

Planifica lo que tienes que hacer en el día. Una persona que organice su tiempo por medio de una lista de las tareas que debe realizar en el día obtendrá una sensación de control que reducirá de gran forma los episodios de estrés.

No olvides tu vida social. Es de vital importancia no relegar a los familiares y amigos a un segundo plano por darle mayor interés a compromisos laborales o familiares. Para evitar el estrés es necesario desarrollar intereses diferentes a la familia y al trabajo.

Despeja la mente luego de un gran esfuerzo. Una forma de paliar los efectos del estrés es tomar un pequeño descanso luego de haber realizado alguna actividad que exigiera un gran esfuerzo físico o mental. De esta forma no te sentirás frustrado ni te sentirás bajo presión al momento de proseguir con las tareas pendientes.

Evita hacer demasiados cambios repentinos. Siempre que hacemos un cambio importante en nuestra vida éste viene acompañado por la sensación de incertidumbre y duda. Evita hacer muchos cambios repentinos de un momento a otro, estos resultan más fáciles de sobrellevar si no se agrupan.

Ejercítate de forma regular. Practicar actividad física reduce las tensiones, nos ayuda a liberar las emociones reprimidas, aleja nuestra mente de los problemas y de las preocupaciones y nos ayuda a dormir mejor. Es importante no elegir actividades cuyo principal objetivo sea la de competir.

Se realista. A veces por querer abarcar demasiado no somos capaces de hacer nada, por lo que generalmente terminamos cansados y frustrados. Intenta no proponerte demasiadas actividades.

Cuéntale tus problemas a alguien. Cuando no exteriorizamos nuestros problemas y preocupaciones estos se van acumulando dentro de nosotros de tal forma que pueden estallar de un momento a otro. Habla de tus problemas, ya sea con tu pareja, un amigo o un familiar, de esta forma estarás liberando la mente.