Saltar al contenido
Fisiomorfosis

¿Sufres de procrastinación?

¿Cuántas veces has dejado para “mas tarde” algo que tenías que hacer?. Somos muchos (me incluyo) los que desafortunadamente hacemos caso omiso del conocido refrán que dice “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, y esto es precisamente procrastinar, el dejar para después las cosas.

¿Qué es procrastinar?

La procrastinación es una alteración del comportamiento que se caracteriza por la postergación de determinadas actividades, con la excusa de hacer otras mas agradables y sin importancia alguna. Un ejemplo bastante ilustrativo sería el caso de una persona que deba estudiar para un examen, y éste, con la excusa de “lo hago después”, se dedica a actividades menos fructíferas como ver tv, chatear o salir a dar un paseo. La adicción al trabajo puede ser un síntoma de procrastinación en algunas personas, ya que éstas suelen pasar mas tiempo en el trabajo con tal de no tener que realizar esa actividad que tanto lo martiriza.

¿Por qué procrastinamos?

La procrastinación se da cuando el acto de realizar determinada actividad produce algún tipo de sensación desagradable, casi siempre ligadas con la ansiedad. Es por ello que aquellas tareas que de alguna forma sean percibidas por nosotros como abrumadoras (estudiar, realizar quehaceres domésticos, asistir a una cita médica, etc) son inevitablemente aplazadas por aquellas personas que sufren de procrastinación.

Aunque la procrastinación es un término relativamente nuevo al que no se le ha dedicado mucha investigación, hay expertos que sugieren que una forma eficaz de combatir este tipo de comportamiento es organizando nuestro tiempo y las actividades que debemos hacer en él (como un tipo de agenda), priorizando las más importantes sobre las menos importantes y auto premiándonos cuando cumplimos a cabalidad una agenda ya programada.