Saltar al contenido
Fisiomorfosis

¿Pies cansados?, alívielos en casa

Si eres de esas personas que después de un arduo día de trabajo terminan con los pies cansados, estás en el lugar indicado.

¿Qué haríamos nosotros sin nuestros pies?. Aunque muy rara vez nos ponemos a pensar en ellos, nuestros pies forman un delicado mecanismo que se compone principalmente de músculos, huesos, piel, tendones, nervios y vasos sanguíneos. El cansancio de los pies se produce debido a que sobre éstos reposa el peso de todo el cuerpo. Es por ello que los pies cansados y el dolor de pies se producen principalmente en aquellas personas que, debido a su profesión, deben permanecer demasiado tiempo de pie o deben levantar cargas pesadas.

Antes de pensar en aliviar o curar, debemos pensar primero en prevenir. Para disminuir la probabilidad y la intensidad de sufrir de cansancio de los pies es importantísimo llevar una higiene adecuada y utilizar siempre un calzado cómodo, de preferencia aquellos que son elaborados con materiales naturales. Si aún así el cansancio de los pies es algo con lo que tiene que convivir todos los días, Cuerpo Armonioso te invita a que intentes los siguientes consejos:

Relaja los pies por medio de una infusión de hierbas: para nadie es un secreto que uno de los lugares donde más se ve reflejado el cansancio al final del día es en los pies y en nuestras manos está la obligación de relajarlos. Para ello realice una infusión con 1 litro de agua, 1 puñado de flores de manzanilla, 1 puñado de hojas de menta y 2 cucharadas de bicarbonato de sodio. Para realizar la infusión ponga a hervir el agua y cuando ésta ya esté hirviendo, agregue las hierbas y las cucharadas de bicarbonato. Deje que la infusión se entibie e introduzca los pies en ella durante el tiempo que quiera.

Dedícale una sesión de masajes a tus pies: no hay nada más agradable (¿o si?) que sentir el placer que produce un buen masaje en los pies. Aunque es recomendable que dicho masaje sea realizado por un tercero, puede ser auto realizado. Todo lo que necesitaremos es sentarnos de tal forma que tengamos acceso total a nuestro pie y con un poco de crema para manos realizar suaves masajes circulares y transversales a lo largo de la planta de los pies. Unos cuantos minutos de estos masajes nos calmarán cualquier molestia producida a lo largo del día.