Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Obesidad en los Bebés

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos niños tienden a desarrollar obesidad más fácilmente que otros?. Un grupo de investigadores parece haber dado con parte de la respuesta.

Según un reciente estudio, los infantes que comienzan a recibir alimentos sólidos antes de los 4 meses de edad tienen mayor probabilidad de ser obesos que aquellos que fueron alimentados durante los primeros cuatro meses exclusivamente con leche materna. Esta conclusión es el resultado de una investigación llevada a cabo durante 36 meses, donde participaron 850 bebés y sus madres y la cual fue publicada en la reciente edición del Journal Pediatrics.

Para poder llegar a estas conclusiones, los miembros del esquipo de investigación trabajaron con 850 bebés cuyas madres debieron responder, al sexto mes de vida, en que momento habían comenzado a darles lácteos, frutas y cereales. De la misma forma, el equipo de investigación les midió el peso y la altura cuando los infantes tenían tres años de edad, para determinar si eran obesos considerando para ello el índice de masa corporal en infantes.

En los resultados se encontró que en aquellos bebés alimentados con leche materna durante los primeros cuatro meses de vida, la posterior introducción de alimentos sólidos en la dieta no tuvo repercusión alguna en la probabilidad de desarrollar obesidad. Pero aquellos infantes que desde antes o a los 4 meses de vida comenzaron a recibir alimentos solidos tuvieron cuatro veces más posibilidades de desarrollar sobrepeso infantil.

Según la doctora Sussana Huh, una de las líderes de la investigación, los padres deben comenzar a introducir alimentos sólidos recién después del cuarto mes de vida ya que esto sin suda alguna contribuirá a reducir las cifras de obesidad infantil.