Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Mi primer tatuaje

Un Tatuaje o Tattoo es la creación de dibujos y/o formas sobre la piel humana utilizando comúnmente para ello tinta. El acto de tatuarse es tan antiguo como la humanidad misma y siempre se ha hecho por diferentes razones: como arte, como protecciones mágicas, para marcar criminales.

En los días de hoy, tatuarse la piel ha dejado de ser un tema ‘tabú’ y ha llegado a convertirse en un ‘accesorio’ de moda muy popular entre las adolecentes (puede comprobarlo mirando la zona lumbar de cualquier chica). Es muy común ver como tanto hombres como mujeres empiezan a tatuarse desde edades muy tempranas solo por cambiar de estilo pero, ¿es esto algo malo?

Tatuarse per se no es algo que vaya a deteriorar de manera significativa la calidad de vida de alguien, pero el tatuaje, al ser una herida que se le realiza a la piel por medio de una aguja para inyectar la tinta bajo la epidermis, es susceptible a infecciones si no se realiza en condiciones higiénicas adecuadas. Un ejemplo de ello es la hepatitis C, la cual es una enfermedad infecciosa que puede ser adquirida fácilmente si a una persona le realizan un tatuaje con una aguja infectada. Es por ello que es de vital importancia que al momento de realizarse un tatuaje, se haga en establecimientos autorizados.

Actualmente existen 2 tipos de tatuaje:

  • Tatuajes Temporales: esta clase de tatuaje suelen desaparecer al poco tiempo de haberse realizado (aproximadamente a la semana) y desaparece porque, a diferencia de los tatuajes permanentes, se realizan sobre la capa externa de la piel.
  • Tatuajes Permanentes: es el tatuaje tradicional y su durabilidad es permanente debido a que la tinta se asienta en la capa inferior de la piel. Es de vital importancia que una persona no se realice un tatuaje permanente por capricho o impulso, ya que la eliminación de esta clase de tatuajes es MUY COSTOSA, dolorosa y en la mayoría de los casos, la eliminación del tatuaje no se da por completo ya que generalmente quedan manchas sobre la piel. Varios sondeos indican que el 80% de las personas que se han realizado alguna clase de tatuaje, en algún momento de su vida se han arrepentido de haberlo hecho, manifestando de esta forma deseos de querer eliminarlo.