Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Los objetivos lo primero

De nada nos sirve hacer ejercicio si no sabemos exactamente qué queremos lograr con éste. Tener claro el por qué va a practicar una rutina de ejercicio evitará que cometas errores que pueden ir desde una simple decepción por no ver los resultados que esperas, hasta alguna lesión en el cuerpo por una mala realización de las rutinas de ejercicio.

Una vez tengas en claro la meta al momento de querer empezar a ejercitar el cuerpo, deberas aprender qué ejercicios vas a realizar y cómo debes realizarlos. Por ello quiero presentarte unos Tips a tener en cuenta antes de iniciarte en el fitness.

  • Determina qué quieres lograr con el ejercicio: este primer punto es muy importante ya que la elección de una rutina de ejercicio a practicar depende exclusivamente de lo que quieras conseguir con éste. Es por ello que debes estar completamente seguro si lo que deseas es perder peso, tonificar el cuerpo o ganar masa muscular. Recuerda que si empiezas a realizar una rutina de ejercicio inadecuada para lo que buscas puedes no conseguir los resultados que esperas.
  • Ten cuidado con la intensidad del entrenamiento: posiblemente eres de las personas que piensa que entre más ejercicios hagas mas rápido conseguiras resultados. Exigirle al cuerpo el 100% de esfuerzo en una sola rutina de ejercicio no es para nada producente, por lo contrario, vas a retrasar los resultados que esperas conseguir y a la vez que vas a maltratar el cuerpo. Cuando una persona empieza a ejercitarse por primera vez, debe tener en cuenta que el cuerpo debe acondicionarse a los nuevos niveles de exigencia a los que lo está sometiendo con las rutinas de ejercicio. Lo recomendable es empezar con pocas series y pocas repeticiones del ejercicio que esté practicando, y con el paso de las semanas ir aumentando progresivamente la intensidad de las rutinas con las que está trabajando. –Aquí quiero recalcar lo siguiente, cuando el cuerpo empieza a acondicionarse al ejercicio al que lo estamos sometiendo, le tomará mas tiempo llegar al nivel de fatiga, el cual generalmente indica el número de repeticiones que debemos practicar de una rutina para realizar correctamente el ejercicio. Cuando esto suceda, aumente el número de series y repeticiones que realiza de dicho ejercicio. Si por ejemplo estamos practicando flexiones de brazo, la primera semana podemos practicar con 3 series de 8 repeticiones, seguramente a la semana de estar practicando esta rutina de ejercicio vamos a notar que con 8 repeticiones no alcanzamos el nivel de fatiga que conseguíamos antes, cuando esto suceda, aumente el numero de series que practica, esto es, 4 series de 10 repeticiones.
  • No descuides la alimentación: he sido testigo de como muchas personas por querer perder peso empiezan a “aguantar hambre” a la vez que realizan rutinas exageradas de ejercicio. Practicar un ejercicio es someter al cuerpo a niveles de exigencia mas allá de los que está acostumbrado. Si sumado a esto le quitamos el suministro permanente de energía con el que se supone el cuerpo debería contar todos los días, vamos seguramente a perder algo de peso, pero a costa de enfermarnos severamente. Es posible que al empezar a practicar algún tipo de ejercicio empieces a sentir mas hambre de lo acostumbrado, de ser así no te preocupes, es normal que el cuerpo reaccione de esta manera ya que para desempeñarse correctamente va a necesitar algo de energía extra.
  • Permítele a tu cuerpo descansar: no abuses de tu cuerpo, si quieres conseguir resultados con el ejercicio que estás realizando dale al cuerpo un descanso adecuado, vas a ver como consigues resultados mas rápido de lo que piensas.
  • Y por último, Se paciente: No esperes conseguir resultados la primera semana de haber empezado. Cuando empiezas a someter al cuerpo a rutinas de ejercicio, éste debe pasar por una etapa de adaptación que generalmente lleva unos tres meses antes de que empieces a notar resultados visibles. Se puede decir que a partir del tercer mes todo el ejercicio que hagas se va a empezar a notar en tu apariencia física, por lo tanto, no vayas a darte por vencido apenas al empezar.