Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Los antebrazos olvidados

En el proceso de trabajar para tonificar nuestro cuerpo por medio de rutinas de ejercicios, muchas veces nos olvidamos de ejercitar los antebrazos. Si bien es cierto que al realizar rutinas de mancuernas, ejercicios de barras o simplemente flexiones de brazo estamos trabajando indirectamente los antebrazos, el impacto del ejercicio en esa zona no es muy grande por lo que tardaríamos mucho tiempo en darle la fortaleza y la definición necesarias para alcanzar un cuerpo armonioso.

Existen diversas formas de trabajar los antebrazos, siendo muchas de estas, tareas que las personas realizan todos los días. Para el caso, vamos a recurrir a una goma anti estrés. El ejercicio es bastante simple, consiste en realizar y contar la primera vez todas las repeticiones que sea capaz de hacer, teniendo presente que una repetición consiste en cerrar y abrir la goma. Cuando sienta que su antebrazo se está quemando, es porque la resistencia de esa zona ya ha llegado al límite, y es justo aquí cuando debe parar y anotar el número de repeticiones que fue capaz de realizar.

Con el paso de los días, intente lograr esa cantidad de repeticiones en el menor tiempo posible, intentando siempre batir ese récord de tiempo. De la misma forma aumente la cantidad de repeticiones que realiza, sin olvidar tratar de hacerlas lo mas rápido posible.

Cuando llegue el momento en que, por mas que realice repeticiones, no logra que su antebrazo alcance el estado de fatiga, es porque ya es hora de cambiar la goma por una de mayor grosor (no de mayor tamaño, ya que si esta es demasiado grande, sus dedos no tendrán la longitud suficiente para lograr un correcto agarre).

La ventaja de este ejercicio es que puede ser realizado en cualquier sitio y en cualquier momento, lo único que necesita es una mano desocupada para ello. Como recomendación final, trate siempre de trabajar ambas manos con la misma intensidad, ya que si le dedica mas esfuerzo a un antebrazo que al otro, el tamaño de ambos será desproporcionado, causando quizás una impresión errónea en las demás personas.