Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Lo mejor del Limon

Uno de los alimentos más utilizados en la comida tradicional y al que quizá se le han atribuido más propiedades benéficas para la salud es al limón. Para los menos cultos el limón puede que sea solamente una excelente fruta con la cual se puede preparar una refrescante bebida en esos soleados días de verano, pero sin duda alguna para la mayoría de personas el limón es mayormente conocido por ser una fuente rica en vitamina C.

El secreto del limón

Lo que pone al limón por encima de otras frutas similares, como la naranja o la mandarina, es su bajo contenido energético, su nivel equilibrado en sodio y potasio y su alto contenido de vitamina C. El limón posee un pequeño número de hidratos de carbono, lo que convierte a esta fruta en algo ideal para las dietas de adelgazamiento, en pocas palabras, comer limón representa proporcionarle al organismo vitamina C sin calorías adicionales.

Gracias a que el limón posee un elevado nivel de potasio y muy poco contenido de sodio, esta fruta es ideal para combatir la hipertensión arterial. De hecho, aquellas personas que tengan problemas de hipertensión arterial y debido a esto deban evitar la sal, el limón les servirá como aderezo en las comidas. De igual forma el limón es ideal para las personas diabéticas que quieran tomar jugo (o quieran una fuente natural de vitamina C) gracias a su bajo contenido de azúcares.

El limón en la belleza

Los beneficios del limón no se limitan solamente a la salud. Esta fruta ha sido usada durante mucho tiempo en tratamientos de belleza, generalmente en aquellos relacionados con el exceso de grasa. Un ejemplo de esto es un tratamiento tradicional para la piel grasa el cual consiste en friccionar suavemente la piel del rostro con un algodón empapado en el jugo de un limón y dejarlo secar. Una mascarilla muy usada para el cuidado de la piel consiste en mezclar almidón de maíz o de almendra y zumo de limón. Extender esta mascarilla por el rostro y luego de dejarla actuar, retirarla con un algodón y agua tibia.

El limón se puede utilizar como acondicionador del cabello, para ello se debe añadir el zumo de un limón al agua del aclarado luego de haberse lavado el cabello con champú. Gracias a sus propiedades antisépticas, el limón puede ser usado como desodorante directamente sobre la piel para de esta forma neutralizar el mal olor.