Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Las proteínas | | – Tu Preparador de Ciclismo en Alicante

Las proteínas son moléculas de un tamaño bastante grande compuestas por unidades mínimas llamadas aminoácidos. De entre todos esos aminoácidos, hay algunos de ellos que nuestro cuerpo sintetiza (aminoácidos no esenciales) y otros que no puede crear y tener que aportar mediante la dieta (aminoácidos esenciales).

Tal y como todo el mundo conoce, las proteínas tienen una importancia vital en el organismo. La razón de dicha importancia procede de la inmensa cantidad de funciones que tienen, no sólo la popularmente conocida de la construcción de tejidos. Las proteínas también transportan sustancias por la sangre, algunas son hormonas que regulan determinadas funciones, regulan el pH sanguíneo, sostienen el sistema inmune… Es, pues, indispensable incluir en nuestra dieta la cantidad aconsejada de dicho nutriente, entre un 10 y un 15% del total de la ingesta energética, para evitar posibles alteraciones en nuestro organismo.

Las proteínas, durante la digestión, son reducidas a aminoácidos y éstos son transportados al hígado por la sangre. El hígado absorberá un 20% de los mismos para crear sus propias proteínas y otras sustancias y el resto se encargará de dirigirlos a las distintas partes del cuerpo según la función que vayan a cumplir y las necesidades.

Las creencias populares tienden a sobrevalorar el papel de las proteínas en la síntesis de masa muscular, por lo que es muy común encontrar sujetos que ingieren una cantidad muy por encima de lo aconsejado. Esto, en primer lugar, es totalmente innecesario puesto que con un 15% de aporte de proteínas en el total de la ingesta energética se cumplen todas las necesidades, incluyendo las destinadas para esa finalidad, porque el hígado modifica la distribución de aquéllas y destina más hacia la producción de masa muscular. Si se sobrepasa ese límite, el organismo las utilizará con otras finalidades o, simplemente, las expulsará. Por otra parte, puede resultar peligroso porque un exceso de proteínas puede sobrecargar el hígado y tener repercusiones negativas en el futuro.

Además, las personas que realizan ejercicio físico requieren una mayor ingesta de energía. Por tanto la cantidad de proteínas que consume un sujeto que toma un total de 3.500 kilocalorías diarias es mayor que para un sujeto que toma 2.500kcal, ya que para ambos debe suponer entre un 10 y un 15%.

En la comida anterior y posterior a una carga física alta es necesario incluir un aporte de proteínas destacable, no centrarnos solamente en los hidratos de carbono, ya que las proteínas contribuirán a reparar los tejidos desgastados durante dicha práctica y, por tanto, la recuperación será más rápida y más efectiva.

De entre todos los alimentos, las proteínas de origen animal son las más completas y las que contienen un mayor número de los aminoácidos esenciales. No obstante, desde las asociaciones de nutricionistas se aconseja que las proteínas ingeridas sean en un 50% de origen animal y en un 50% de origen vegetal, ya que así evitaremos comer productos animales en demasía porque su contenido en grasas saturadas es importante.

En resumen, las proteínas tienen mucho valor para nuestro cuerpo, pero hay que evitar la idea de que una ingesta mayor de proteínas equivale a una mayor síntesis de masa muscular ya que podemos provocar una serie de desórdenes que pueden acabar derivando, tarde o temprano, en enfermedades.

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de |

Compartir en FacebookPublicar en TwitterDigg ThisReddit ThisStumble Now!Buzz ThisVote on DZoneBookmark this on DeliciousKick It on DotNetKicks.comShout itCompartir en LinkedInBookmark this on TechnoratiGoogle Buzz (aka. Google Reader)