Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Las manifestaciones de la fuerza – .

Las manifestaciones de la fuerza según la cantidad producida

La fuerza es una capacidad física básica que se define, según las perspectivas fisiológicas, como la facultad para producir tensión que tiene un músculo al activarse. A pesar de que comúnmente se habla de ella sin realizar ningún tipo de distinción, es un término muy amplio que puede clasificarse de distintas formas: según el tipo de activación muscular, según el número de ciclos de trabajo, en función a la producción de fuerza en el tiempo y en función a la cantidad de producción de fuerza. En este caso nos centraremos en esta última clasificación.

Según la magnitud de fuerza producida distinguimos dos tipos: la fuerza absoluta y el pico máximo de fuerza. La fuerza absoluta es el límite máximo de fuerza que, teóricamente, podemos alcanzar. Sólo tiene lugar en condiciones especiales como en situaciones psicológicas extremas, dopaje o electroestimulación. En el ámbito deportivo sólo podemos acercarnos a ella cuando logramos un nivel de concentración muy alto.

Por otra parte, el pico máximo de fuerza es el límite de fuerza que alcanzamos tras una activación muscular. Éste puede ser distinto según el tipo de activación, por lo que diferenciamos la fuerza isométrica máxima, la fuerza excéntrica máxima y la fuerza dinámica máxima. En el ámbito del ciclismo, la tercera es la que más nos interesa.

La fuerza dinámica máxima

La fuerza dinámica máxima tiene lugar en contracciones concéntricas, es decir, cuando el gesto se produce en la misma dirección que la contracción. Dentro de ésta hay tres variantes más:

  • Fuerza dinámica máxima absoluta: Se alcanza la máxima capacidad de contracción, por lo que sólo se puede vencer una vez la resistencia que se le opone. También se conoce como fuerza máxima o 1RM (repetición máxima).
  • Fuerza dinámica máxima relativa: Expresión máxima de fuerza medida contra resistencias inferiores respecto a la fuerza dinámica máxima absoluta. Por tanto, el límite de repeticiones que se podrá ejecutar con esta resistencia será mayor que 1. A cada fuerza dinámica máxima relativa le corresponde un porcentaje respecto a la absoluta y que será el que utilicemos a la hora de prescribir la intensidad de los ejercicios en entrenamientos con pesas.
  • Fuerza útil o fuerza relativa máxima específica: Es el valor de la fuerza dinámica máxima relativa aplicado al gesto de competición. Este concepto es más aplicable a deportes de fuerza, puesto que en deportes cíclicos es más complicado registrarla y se habla, más a menudo, de potencia.

El déficit de fuerza

Este concepto indica la diferencia existente entre un valor de fuerza dinámica máxima relativa y el nivel de fuerza máxima. En el caso de la fuerza útil, es conveniente que se sitúe lo más cercana posible a la fuerza máxima, es decir, que el déficit de fuerza sea bajo porque estaremos aplicando una cantidad de fuerza cercana al límite potencial.

La periodización del trabajo de fuerza

Aplicando todo lo anterior al ciclismo, el trabajo de fuerza, en relación con las manifestaciones vistas (dejando de lado, por el momento, otras como la fuerza-resistencia), debe centrarse en dos vías principalmente: el aumento de la fuerza máxima y la reducción del déficit de fuerza.

A la hora de planificar este trabajo, en primer lugar se deberá entrenar la fuerza máxima para poder aumentar los límites funcionales y, posteriormente, se entrenará a nivel neuromuscular para transformar las ganancias en fuerza máxima en un incremento de la fuerza útil. En artículos posteriores veremos cómo y cuándo se trabaja cada una de ellas.

Si necesitas más información o tienes cualquier duda, pincha aquí para contactar con nosotros!!!

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de |