Saltar al contenido
Fisiomorfosis

La natación como medio para relajarse

La natación es una práctica deportiva que data desde hace mucho tiempo como practica competitiva y alta competencia; en este caso vamos a hacer omisión a este referente.

La idea es exponer la importancia de que el organismo tenga una adaptación al medio acuático (nacemos en un medio acuático, en tiempo de gestación nos encontramos en medio acuático), debido a que a través de éste podemos lograr una relajación de todos los segmentos musculares luego de una práctica deportiva; lo recomendable para personas que entrenan gimnasia de musculación es que luego de habar finalizado una sesión, entrar inmediatamente a una piscina.

Cabe mencionar que la actividad que realizarían en el agua seria netamente relajante, por lo cual no se recomienda hacer piscinas (nadar continuamente de extremo a extremo) debido a que esto podría ocasionar calambres. Lo recomendable en este caso es dejar el cuerpo en decúbito prono (boca arriba) en posición estática o realizar movimientos grandes en el agua de una manera muy lenta y suave, esto ayuda revitalizar los grandes grupos musculares a la vez que brinda una sensación de placer general.

Es importante que esta recomendación sea aplicada de una manera óptima, realizar estiramientos antes de entrar al agua para evitar calambres, en lo posible el cuerpo debe hacer poca o nula actividad ya que con el hecho de estar en la piscina ya los músculos logran una pequeña sensación de bienestar y descanso.