Saltar al contenido
Fisiomorfosis

La motivación nos da alas

En estos días en que todo lo vi gris, en que la tormenta me parecía eterna, decidí buscar palabras de aliento, y encontré un sitio muy recomendado, dicho sitio se llama Tus Buenos Momentos. Por lo que me permito tomar la reflexión de esta semana de mencionado sitio:

La motivación es ese impulso que nos ayuda a avanzar ante una situación. Son las ganas, las razones, los MOTIVOS que alimentan nuestra energía y determinación para seguir adelante.

Cuando tomamos conciencia de esa fuerza que se genera en nosotros, nos sentimos muy, muy bien. La característica principal de alguien que esté atravesando una depresión o un período en el que sus ánimos están por los suelos, no es tanto la tristeza o la melancolía, sino la falta de motivación. Esa apatía ante la vida, la abulia, el vacío de objetivos son enemigos mucho mayores que las lágrimas. La motivación está antes de cualquier cosa. Buscar el porqué de aquello que hacemos (o que dejamos de hacer) es un buen camino hacia la seguridad y el bienestar que esta conlleva. Pongamos énfasis en la sensación que experimentamos cuando nos decimos para nuestros adentros porqué vale la pena luchar.

Cuando los motivos son sólidos para nosotros, se genera una fuerza interior que a veces nos hace sentir imparables. Sostener la lucha en el tiempo puede ser difícil cuando vemos que nuestro esfuerzo no tiene su fruto. Ahí hay que tener cuidado de no perder las alas de la motivación; recordar porqué hacemos lo que hacemos; parar y volver a llenarse de la energía positiva necesaria para continuar el camino.

Busca las razones. ¿Por qué te mueves? Los motivos son el alimento del guerrero que hay dentro de ti, del que te ayuda a abrirte camino. Hazlo fuerte.