Saltar al contenido
Fisiomorfosis

La leche de vaca

Si bien la leche de vaca es la fuente de calcio mas conocida para el público en general, aquellas personas que sufren de algún tipo de intolerancia a la leche de vaca deben buscar fuentes alternativas de este elemento, cosa bastante recomendable si tenemos en cuenta los riesgos que conlleva la ingesta de leche de vaca.

El calcio cuenta con funciones vitales para el cuerpo humano, el mas conocido es quizá mantener huesos y dientes en un estado saludable. Además el calcio juega un rol importante en el metabolismo corporal, añadiendo además que una deficiencia de este elemento en el organismo puede traer consigo enfermedades tales como deformidades óseas, hacer a las personas propensas a sufrir de espasmos musculares (también conocidos como calambres), hipertensión arterial, hipercolesterolemia, cáncer de colon y de recto.

El calcio puede ser encontrado principalmente en los productos lácteos y sus derivados (queso, leche, yogur), en vegetales como el brócoli, los nabos, la col y en productos como las sardinas, almejas y el salmón.

Otra forma de suministrarle calcio al cuerpo es por medio de suplementos, aunque al momento de recurrir a estos es recomendable hacerlo bajo supervisión médica.

Una alternativa excelente a la leche de vaca como fuente de calcio es la leche de cabra y todos sus derivados, llegando a ser incluso una alternativa válida para personas con intolerancia a la lactosa. La leche de cabra es además una fuente excelente de proteínas, calcio, vitaminas A, D, B1, B2, B12 y provee un gran número de aminoácidos esenciales.