Saltar al contenido
Fisiomorfosis

La importancia del desayuno

Estudios varios y una reciente investigación australiana muestran que quienes no comen nada por la mañana también suelen mantener otros hábitos poco saludables como el tabaquismo o el sedentarismo. Y se detectó una asociación de esta situación con el colesterol elevado.

He conocido muchos casos cercanos de personas que no desayunan por diferentes razones: algunos lo hacen como dieta para perder peso, porque les da pereza prepararse algo para comer antes de salir al trabajo o al estudio, e incluso en algunos casos llegando a considerar como desayuno una taza de café. De acuerdo con los datos de una reciente investigación australiana, omitir el desayuno e incluso desayunar incorrectamente puede representar a futuro problemas para la salud.

Basándose en numerosos estudios anteriores, las conclusiones de la investigación liderada por la Dra. Kylie Smith muestran que las personas que durante su infancia y adultez no desayunaban tuvieron mayor propensión a sufrir enfermedad cardíaca, en comparación con aquellas que comían al levantarse.

Efectivamente, se ve que las personas que no desayunan habitualmente tienen otras conductas nocivas o perjudiciales para la salud, entre las que se cuentan el tabaquismo y el sedentarismo. También se observa una mayor prevalencia de trastornos alimentarios, admitió el Dr. Sergio Baratta, médico del staff de cardiología del Hospital Universitario Austral.

De igual forma, es probable que el ayuno prologado modifique el consumo metabólico basal siendo más habitual el depósito graso. Este riesgo es igual para todos. Sin embargo en las personas que además tienen otros factores de riesgo, la posibilidad de sufrir una patología cardíaca es mayor, añadió.

Entre las cuestiones que hay que cuidar para mantener una buena salud cardiovascular, el Dr. Baratta enumeró:

  • Es importante mantener una dieta equilibrada compuesta de 4 comidas y 2 colaciones. También hay que tener una baja ingesta de sodio, y es recomendable reducir las grasas y los hidratos de carbono simples (azúcares).
  • Por otro lado es vital realizar ejercicio físico aunque sea 30 minutos 5 veces por semana, así como también ingerir 5 porciones diarias de frutas y verduras.
  • Finalmente, no hay que fumar y es importante realizarse exámenes médicos periódicamente.