Saltar al contenido
Fisiomorfosis

La bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa es un trastorno frecuente en mujeres adultas, en su gran mayoría jóvenes, que han superado una anorexia nerviosa y que a su vez han desarrollado una constante ansiedad por comer, con el inconveniente de que siguen teniendo miedo a engordar. Cuando esto sucede, estas personas devoran cantidades enormes de comida para aliviar la ansiedad, provocándose posteriormente el vómito o haciendo uso de diuréticos y laxantes.

¿Cómo detectar a una persona bulímica?

En muchas ocasiones puede resultar un poco difícil distinguir si una persona está haciendo una dieta de adelgazamiento o es víctima de un trastorno alimentario como la bulimia nerviosa, ya que en ambos casos se va perdiendo peso. Existen diversas señales que pueden ser reconocidas en aquellas personas que son víctimas de la bulimia nerviosa, una de ellas es que a diferencia de las personas que se someten a dietas de adelgazamiento, las cuales usan ropa ajustada para presumir el peso que van perdiendo, las personas anoréxicas o bulímicas tratarán de disimular dicha perdida usando ropa demasiado holgada.

Entre otras de las señales que existen para reconocer a una persona víctima de un trastorno alimentario, se encuentran las de índole físico, como la fatiga excesiva, la dificultad para conciliar el sueño, el estreñimiento, la resequedad en la piel, las uñas quebradizas, la aparición de un fino vello sobre las mejillas, el cuello, los antebrazos y las piernas, y específicamente en las mujeres, la amenorrea. Entre los síntomas psicológicos están la preocupación por la comida, el desarrollo de una obsesión por practicar actividades físicas y una conducta siempre a la defensiva.

¿Cómo se trata a una persona con bulimia nerviosa?

El tratamiento médico de una persona que padezca bulimia nerviosa consiste en poner bajo estrecha vigilancia médica sus hábitos alimenticios, y en casos más graves, se aplican sesiones de psicoterapia o se medican antidepresivos. Aunque la gran mayoría de mujeres bulímicas poseen un peso normal, los trastornos propios de la bulimia nerviosa (como purgarse o comer grandes cantidades de comida) pueden causar una serie de trastornos que pueden afectar seriamente la salud, entre los más comunes están:

  • Deshidratación.
  • Calambres musculares y debilidad general a causa de la pérdida de potasio.
  • Corrosión del esmalte debido a los ácidos estomacales presentes en los continuos vómitos.
  • Trastornos mentales causados por la ingestión compulsiva de alimentos.