Fractura de cabeza de radio | |

Esta fractura se suele producir por una caída en la que se apoya la mano con el brazo extendido. Ello provoca un efecto de compresión del húmero sobre la cabeza del radio y, como consecuencia, la rotura de ésta. Se trata de una lesión que, frecuentemente, pasa inadvertida en los exámenes radiológicos menos minuciosos, pero debe detectarse lo más pronto posible y tratarse adecuadamente para evitar que se pierda movilidad.

Una de las clasificaciones más conocidas de esta fractura es la elaborada por Mason:

– Tipo I à Fractura no desplazada o con desplazamiento inferior a 2mm.

– Tipo II à Fractura desplazada de más de 2mm.

– Tipo III à Fractura conminuta.

– Tipo IV à Cualquiera de las anteriores asociada a otra fractura de codo.

A menudo vienen asociadas a otro tipo de lesiones que complican todavía más el diagnóstico y el tratamiento. Daños en la muñeca, fractura de paleta humeral y roturas o arrancamientos óseos del ligamento lateral interno, entre otras, formarían parte de esas patologías asociadas.

Para su diagnóstico, en ocasiones la prueba radiológica puede no delatar la fractura. En ese caso, habría que recurrir a determinados signos como tumefacción en la región y dolor a la palpación y al hacer el gesto de pronación o supinación del antebrazo. Una resonancia magnética nos servirá para certificar las fracturas menos visibles y una tomografía computerizada nos permitirá observar con mayor precisión los trazos y el tipo de fractura.

El tratamiento de la lesión vendrá determinado por la gravedad de la misma. Para las fracturas no desplazadas y estables puede utilizarse el método funcional que consiste en movilizar el codo del sujeto inmediatamente, usando para ello antiinflamatorios y analgésicos. Para otros tipos de fracturas es más recomendable la aplicación de una férula de yeso braquiopalmar durante el menor tiempo posible, es decir, en cuanto comience a cesar el dolor, se comenzará a movilizar la articulación para evitar la pérdida de movilidad.

Puede ser interesante  No entrenas la fuerza si no te pones más fuerte (Jason Ferruggia)

Por último, si la fractura presenta mayores complicaciones, se puede recurrir a un tratamiento quirúrgico que puede pasar desde la reconstrucción de la cabeza del radio y fijación con tornillos (osteosíntesis) hasta la ablación (extirpar la zona afectada). Aparte hay otros métodos como la ablación parcial o el implante de prótesis de silicona (artroplastia) que no tienen resultados tan satisfactorios.

Durante el tratamiento pueden surgir diversas complicaciones dependiendo del sistema que se haya utilizado. En el método funcional pueden aparecer dolores y las típicas de una inmovilización incorrecta; en la osteosíntesis, los contratiempos son mayores y pueden incluirlas a nivel de distrofias, infecciones, necrosis, etc.; en la artroplastia las complicaciones pueden ser por infecciones, inestabilidad en la articulación, neuroapraxias…

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de |

Digg ThisReddit ThisStumble Now!Buzz ThisVote on DZoneShare on FacebookBookmark this on DeliciousKick It on DotNetKicks.comShout itShare on LinkedInBookmark this on TechnoratiPost on TwitterGoogle Buzz (aka. Google Reader)

Deja un comentario