Saltar al contenido
Fisiomorfosis

El termino workahólico

El termino workahólico viene del término en inglés ‘Workaholic’ y aunque no está médicamente reconocido se utiliza para hacer referencia a la adicción al trabajo, la cual se puede dar cuando se disfruta del trabajo, pero también cuando se siente necesidad de hacerlo así no guste.

El adicto al trabajo descuida los demás aspectos de su vida y se puede ver reflejado en su salud, relaciones sociales, familiares y en no tener tiempo libre para otras actividades. Sin embargo, hay que tener en cuenta que trabajar duro y arduo no es lo mismo que ser adicto al trabajo.

Según Bryan Robinson, Ph.D, uno de los principales investigadores de este trastorno, “la adicción al trabajo es un trastorno obsesivo-compulsivo, y no es lo mismo que trabajar duro”, el adicto al trabajo es obsesivo con el trabajo y todo el tiempo lo ocupa en el, lo que impide mantener relaciones sanas, intereses externos e incluso tomar algunas medidas para conservar su salud. Al igual que las otras adicciones, el adicto al trabajo es incapaz de reconocer que tiene un problema psicológico, que se refleja en una adicción.

El hecho de que una persona sea adicta al trabajo y que como síntoma trabaje más tiempo de las horas establecidas, no implica que haga bien su trabajo, pues su adicción se ve reflejada en estrés, falta de concentración, dificultad para delegar, falta de planificación e irritabilidad, entre otros factores, que afectan directamente la productividad. Además, el adicto al trabajo tiene que estar ocupado trabajando, hasta el punto que realiza tareas a veces innecesarias, es decir, se centran en estar ocupados y no en ser productivos.

Hay algunos patrones de conductas que ayudan a determinar si una persona está sufriendo de adicción al trabajo, entre los cuales se encuentran: trabajar más tiempo de las horas establecidas, llevarse trabajo para la casa, no descansar, ni compartir tiempo con la familia, evitar tomar vacaciones por preferir trabajar. A veces, con la adicción se presentan síntomas más graves como sentimiento de culpa, temor o tensión, si no están trabajando, a pesar de estar en horas de descanso.