Saltar al contenido
Fisiomorfosis

El oído

El oído, uno de los 5 sentidos principales del ser humano, es el responsable de mantener el equilibrio y de permitirnos la audición. Todas las personas al llegar a determinada edad, empiezan a perder la capacidad auditiva como proceso natural del cuerpo, sin embargo, debido al estrés auditivo al que nos vemos sometidos y a unas malas prácticas de higiene, la perdida auditiva se puede presentar a edades mucho mas tempranas.

La contaminación auditiva y otros problemas

La contaminación auditiva, conocida también como contaminación acústica o contaminación sonora, es el exceso de ruido presente en el ambiente de una determinada zona, siendo éste provocado por actividades humanas como el tráfico, la industria, construcciones, etc..

Según la organización mundial de la salud (OMS), la contaminación auditiva no solo puede conllevar a una perdida temprana de la audición, sino que también pueden provocar problemas psicológicos (generalmente estrés) y fisiológicos en aquellas personas que son expuestas de forma constante a ambientes con una excesiva contaminación acústica. Según la OMS, los sonidos por encima de los 90dB producen dolor de oído y por encima de los 130dB pueden causar sordera. De hecho, esta entidad asegura que cualquier ambiente con una contaminación sonora por encima de los 50dB es perjudicial para el cuerpo.

Efectos fisiológicos

  1. A más de 60 dB:Dilatación de las pupilas.Taquicardias.Aumento de la presión arterial.Dolor de cabeza.Menor irrigación sanguínea.