Saltar al contenido
Fisiomorfosis

El alcoholismo, ¿mayor en hombres o en mujeres?

Los varones tienen el doble de posibilidades de volverse alcohólicos en comparación con las mujeres, y la causa de este peligro parece estar en un neurotransmisor llamado dopamina.

Según un estudio realizado por la Universidad de Yale en conjunto con la Universidad de Columbia, los varones tienen el doble de posibilidades de volverse alcohólicos en comparación con las mujeres, siendo la causa de esto un neurotransmisor llamado dopamina.

Nina Urban, una de las autoras del estudio dijo, En los varones, el incremento de la liberación de dopamina tiene una mayor implicación en los efectos subjetivamente positivos del alcohol. Esto incrementaría los efectos del alcohol y aumentaría el riesgo de adquirir una adicción.

El alcoholismo es la dependencia que genera el cuerpo al alcohol, siendo esta una dependencia tanto psicológica como física. Lo grave del asunto es que el cuerpo desarrolla una tolerancia progresiva al alcohol, lo que lo obliga a exigir mayores cantidades del mismo para lograr los mismos efectos. El alcoholismo es conocido por generar múltiples problemas físicos, siendo quizá la cirrosis el más conocido.

La investigación se llevó a cabo por medio de jóvenes en edad universitaria que tenían el hábito de tomar alcohol para socializar. Como parte del estudio, cada uno de ellos ingirió alcohol para ser sometido posteriormente a una tomografía de emisión de positrones, la cual es una avanzada técnica que permite determinar la cantidad de dopamina liberada en el cerebro. La dopamina es asociada con el placer generado por experiencias gratificantes, como el mantener relaciones sexuales.

Urban descubrió que tras haber ingerido alcohol, los varones liberan más dopamina que las mujeres, especialmente en una zona del cerebro asociada al placer y a la formación y refuerzo de adicciones.

Anissa Abi-Dargham, otro de los autores, destaco que una observación importante que surge de este estudio es que la liberación de la dopamina inducida por el alcohol disminuye ante el consumo frecuente de este tipo de bebidas. Esta podría ser una clave en el desarrollo de la tolerancia y de la transición hacia la adicción.