Saltar al contenido
Fisiomorfosis

¿Dientes sensibles?

La sensibilidad dental, conocida también como hipersensibilidad en los dientes, es una condición donde se presenta una sensación dolorosa aguda, pero leve, cuando el diente es sometido a diferentes estímulos que pueden ser térmicos, como tomar bebidas calientes o frías, químicos, como la ingesta de alimentos ácidos y dulces, y mecánicos, como el cepillado.

Según los expertos, el dolor presentado por la sensibilidad dental es una de las principales causas de visita al odontólogo en personas adultas y, debido a que el origen de la hipersensibilidad dental varía según el paciente, el odontólogo o un endodoncista determinará a través de un examen minucioso las causas del dolor, descartando en el acto cualquier dolor pulpar o periodontal.

Causas de la sensibilidad dental

La hipersensibilidad en los dientes puede aparecer bajo ciertas condiciones generadas, en la mayoría de los casos, por el mismo paciente. Entre las más comunes están el hecho de cepillarse los dientes muy fuerte cuando se presenta recesión gingival, cuando se ha llevado a cabo un tratamiento periodontal, cuando el paciente padece de bulimia o xerostomía. Aquellas personas que se han realizado algún tipo de blanqueamiento dental son muy susceptibles a sufrir de sensibilidad en los dientes debido a que durante el proceso de blanqueamiento es posible que se presente una ligera irritación pulpar producida por el paso de peróxido de hidrógeno a través del esmalte y de la dentina.

Otra de las posibles causas de la sensibilidad dental es el hecho de tener una dieta donde se incluyan demasiados alimentos ácidos. Este tipo de dietas puede causar la erosión y la desmineralización de la superficie del esmalte del diente. Aquellas personas que ingieren de manera excesiva bebidas ácidas, frutas cítricas, bebidas de soda y caramelos aumentan de forma considerable el riesgo de desarrollar este padecimiento.

¿Qué produce el dolor en la sensibilidad dental?

En la hipersensibilidad dental el dolor se produce cuando la dentina queda expuesta sin esmalte a nivel del cuello de los dientes quedando los túbulos totalmente abiertos (los túbulos son una especie de conductos microscópicos que tienen la función de llevar las sensaciones a través de la pulpa).

Tratamientos para la sensibilidad dental

Debido a que el dolor es producido por los túbulos abiertos, el tratamiento más común consiste en sellarlos para impedir la trasmisión del dolor. Esto puede ser logrado de varias formas. Lo que usualmente recomiendan los odontólogos es utilizar pastas dentales para dientes sensibles. Si esto no mejora la condición, se procede a utilizar sustancias desensibilizantes que son estrictamente aplicadas por un profesional de la salud dental. Bajo algunas condiciones y según la gravedad y la naturaleza de la sensibilidad dental, se pueden colocar resinas, barnices o ionómetros para reducir el dolor.

Aún así, prevenir es mejor que curar y en la hipersensibilidad dental este dicho también es aplicable. Cepillarse correctamente, utilizar un cepillo de cerdas suaves o semiduras, utilizar hilo dental todos los días y evitar el exceso de bebidas alcohólicas, carbonatadas, ácidas o con demasiado azúcar evitarán los problemas dentales causantes de la hipersensibilidad en los dientes.