Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Después de toda tempestad viene la calma

En los momentos más difíciles, cuando todo parezca ir mal, cuando la relación con tu pareja esté en un mal momento o cuando los problemas económicos te agobien, recuerda que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que los resista, y que después de la noche llega el día. Por encima de esas nubes negras que oscurecen todo abajo, siempre está brillando el sol. Recuerda que tarde o temprano pasará la tormenta y llegará la calma.

La base del sufrimiento es el apego, el deseo. En cuanto deseas compulsivamente una cosa y pones todas tus ansias de felicidad en ella, te expones a la desilusión de no conseguirla. De no haber deseado tanto que tu amigo te acoja, te contemple y te tenga en cuenta, no te importaría su indiferencia ni su rechazo.

Donde no hay deseo ni apego, no hay tampoco miedo a perderlo. Si no tienes deseos de algo que dependa del otro, nadie te puede intimidar, ni controlar ni robar.

Aprende a vivir solo cuando de pedir se trata, pero comparte con todos tu amor, tu sonrisa, tu bondad, tu cariño y hasta el dinero, si puedes permitírtelo. Recuerda que la clave de la felicidad y del éxito está en no esperar nada de nadie.