Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Cómo lograr unos pies bonitos

No es un secreto para nadie que los pies suelen ser la parte más descuidada del cuerpo, incluso cuando estos deben soportar el peso corporal de forma constante. Peor aún, la mayoría de mujeres someten los pies a vejámenes y torturas casi de forma continua al utilizar calzado inadecuado. Por ello no es de extrañar que un gran porcentaje de mujeres se quejen de problemas en los pies, como incómodos callos, antiestéticos juanetes o desagradables olores.

Un uso abusivo de calzado en combinación con un descuido en la higiene de los pies provocan problemas y enfermedades como hongos, pie de atleta, sudoración excesiva, hinchazón, sensación de cansancio y, en el peor de los casos, dolor agudo.

Muchos de los problemas que se presentan en los pies tienen como solución poner en práctica unos cuidados básicos como la utilización de calzado cómodo, abierto y que permita una buena ventilación. Si bien es cierto que los tacones pueden hacer milagros en la figura de una mujer, la utilización de estos conlleva problemas para la columna y, según algunos expertos, para algunos órganos del cuerpo.

Para conseguir unos pies hermosos, sin atentar contra los mismos en el intento, proponemos tener en cuenta los siguientes cuidados básicos:

  1. Utiliza cremas: gran parte del éxito de mantener unos pies hermosos consiste en brindarles a estos una correcta hidratación. Para ello se recomienda aplicar crema en los pies por la mañana y por la noche.
  2. Aplica desodorante para pies: no hay nada más desagradable que estar cerca de alguien con mal olor en los pies. Para darle solución a este oloroso mal basta con utilizar desodorante en aerosol para pies o, siendo más natural, remojar los pies durante diez minutos en una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de ciprés y dos litros de agua al clima.
  3. Evita el pie de atleta: el pie de atleta es una afección donde lo mejor que se puede hacer es evitarlo. Para ello es importante evitar andar descalzo en piscinas públicas o en sitios donde haya agua estancada.
  4. Camina descalzo: una forma de aliviar el malestar en los pies es caminar descalzo durante un par de minutos para liberar a tierra toda la energía eléctrica acumulada. Aunque lo ideal es caminar sobre tierra o pasto, es importante revisar cuidadosamente que la superficie que vayamos a pisar esté limpia y libre de basura, como vidrios o clavos.
  5. La clave está en los zapatos: la gran mayoría de malformaciones en los pies, como los famosos y desagradables juanetes, son causadas por utilizar zapatos demasiado cerrados o puntiagudos. Por ello se recomienda utilizar zapatos de suela ancha, que sean anchos en las puntas y, en caso de querer utilizar zapatos de tacón, procure que toda la suela sea alta.