Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Cómo evitar el estreñimiento

Prevenir el estreñimiento básicamente se resume en cambiar muchos de los hábitos que algunas personas adquieren a lo largo de la vida. El sedentarismo, comer desordenadamente, hacernos acérrimos enemigos de las frutas y verduras, aguantar hambre, aguantar las ganas de ir al baño, beber poca agua durante el día y el no practicar ninguna clase de actividad física son algunas de las causas por las que las personas sufren este padecimiento.

A parte de las “obvias” molestias que el estreñimiento causa, este mal puede hacernos subir de peso, enfermarnos del colon y prácticamente seremos propensos a enfermarnos mas ya que el cuerpo no está expulsando correctamente todos las toxinas que nuestro organismo produce.

Para evitar todo esto debemos cambiar de manera permanente cosas tan simples como; comer siempre a las mismas horas, evitar la comida chatarra, comer 5 veces en vez de 3, beber al menos 2 litros de agua al día (no tener en cuenta tés, cafés, jugos), dormir lo suficiente (al menos 7 horas todos los días), evitar situaciones de estrés y por último aunque no menos importante, practicar algún ejercicio de manera regular, preferiblemente cardiovascular.

Una persona que ya esté sufriendo de estreñimiento debe cambiar todos los malos hábitos descritos anteriormente, sin embargo un desayuno digestivo hará el proceso de recuperación muchísimo mas llevadero.

Desayuno digestivo: indicado especialmente para personas que padecen de estreñimiento crónico, el siguiente desayuno permitirá ‘iniciar bien’ el día y facilitar en el proceso la desaparición de las molestias intestinales.

Para prepararlo necesitara:

  • 4 cucharadas de hojuelas de avena integral.
  • 1 cucharada de semillas de linaza amarilla.
  • 3 ciruelas pasas, sin hueso.
  • 1 manzana dulce.
  • Un recipiente con agua caliente.