Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Cómo combatir la Resequedad en los Labios

La resequedad de los labios es una condición donde los labios se resecan pudiendo llegar incluso a agrietarse.

El cuerpo produce de forma natural un capa de grasa que recubre y mantiene los labios en buenas condiciones, pero bajo algunas circunstancias, esa capa de aceite es removida (algunas personas incluso carecen de ella) lo que conlleva a la aparición de los labios agrietados.

La clave de unos labios bonitos está en la hidratación

La principal causa de este problema es la ausencia de humedad en los labios, lo cual hace que éstos se resequen y se agrieten rápidamente. Esta condición es muy común en invierno, debido a que el aire seco de esta temporada absorbe la humedad de los labios haciendo que éstos se resequen. De forma natural, los labios producen una película muy delgada de aceite que se encarga de mantener la humedad de los labios. Sin embargo esta capa de grasa puede desaparecer, ya sea por la ingesta de algún alimento o de alguna bebida, lo que hace que los labios se agrieten.

Una adecuada hidratación es fundamental para mantener unos labios saludables, pero en caso de sufrir de labios resecos, podemos hacer uso de los siguientes consejos:

Qué se debe hacer

  • La vaselina es ideal para combatir el escozor que producen los labios agrietados, sin embargo el uso de esta solo produce alivio temporal.
  • La miel tiene propiedades antibacterianas, por lo que untarse un poco de miel en los labios puede ayudar a acelerar el proceso de curación a la vez que alivia la sensación de ardor.
  • El aceite de coco puede proveerle de forma temporal esa delgada película de grasa que tanto necesita para conservar la humedad de los labios.
  • La manteca de cacao ha sido usada durante mucho tiempo en los productos de belleza por sus propiedades de antioxidante. Ésta le ayudará a calmar el dolor, y acelerará el proceso de cicatrización de los labios.