Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Beneficios de los Cereales Integrales

Cuando de bajar de peso o mejorar el estado de la salud se trata, es importante tener en cuenta los alimentos que consumimos y el equilibrio azúcares/calorías que mantenemos en nuestra dieta. Es precisamente en estos casos donde los cereales integrales pueden llegar a convertirse en nuestro mejor aliado.

Según recientes estudios científicos, gran parte de las enfermedades que aquejan la población mundial moderna van estrechamente relacionadas con la alimentación diaria y el desbalance que existe en las dietas.

En una sociedad donde la comida chatarra ha pasado a ser parte del menú de muchas personas, cabe destacar que los cereales refinados son una buena alternativa para desayunos o cenas debido a su facilidad de preparación. Sin embargo su consumo demasiado frecuente puede desatar diversas patologías, como la diabetes, en personas con predisposición a ello, esto debido a su alto contenido en azucares y a los cambios nutricionales que sufren durante su proceso de refinamiento. Por ello quiero recalcar la importancia de sustituir en nuestra dieta aquellos cereales refinados por cereales integrales.

Debido a que los cereales integrales no sufren procesos de refinamiento, estos conservan todas las propiedades nutricionales, lo que ayuda a eliminar la acidez manteniendo la alcalinidad del organismo.

Una de las grandes ventajas de esta clase de cereales es su moderado contenido de calorías, lo cual ayuda a mantener el peso corporal equilibrado, ya que las calorías que desarrollan sobrepeso son las que contienen las grasas y los azucares. Caso contrario a las calorías que aportan los cereales integrales.

Los cereales integrales ayudan a mejorar la flora intestinal y previenen el estreñimiento, sumándole a esto la sensación de saciedad que deja el consumir alimentos ricos en fibra evitando de esta forma la ingesta de otros alimentos con alto contenido calórico, factor fundamental en las dietas de adelgazamiento. Además estos cereales ayudan a reducir los niveles de colesterol y el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.