Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Aprender a escuchar

‘Muchas veces me he arrepentido de haber hablado, nunca de haber escuchado’

El mundo esta habitado por dos clases de personas, las que saben escuchar y las que no. Las personas que no saben escuchar son aquellas que sienten la necesidad inherente de expresar todo lo que les pasa por la cabeza sin importar lo que los demás tengan que decir. Lo triste es que la mayoría de las palabras que salen de sus bocas son poco menos que tonterías.

Las personas que no saben escuchar son aquellas que tienen un ego demasiado grande y piensan que aquello que los demás tienen que decir no es importante. Lo triste es que tamaño del ego de una persona es inversamente proporcional al valor de su corazón. ALEJATE DE ESTA CLASE DE PERSONAS.

Las personas que saben escuchar son aquellas que lo hacen con el corazón, con cuidado y mucha atención. Aprender a escuchar es todo un arte, casi romántico, donde demostramos el interés y el profundo respeto que sentimos por alguien.

Siempre que escuches hazlo mirando a los ojos, leyendo los gestos, tratando de ver el alma de la persona a través de aquello que quiere decirte. Mira siempre mas allá de las apariencias pero sobre todo, busca la verdad escondida entre las palabras. Valora todo lo que te dicen, sin imponer juicios ni condiciones a aquello que te es revelado. Escucha con humildad y paciencia, abierto siempre a la dureza y crueldad que pueden venir con las palabras.