Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Alimentación minimalista, lo nuevo en nutrición

Hay una nueva tendencia en la alimentación que se ha estado abriendo paso en el mundo del fitness gracias a la cantidad de comentarios positivos que ha recibido por parte de expertos en el área de la nutrición. Esta nueva tendencia se conoce como alimentación minimalista.

¿En qué consiste una dieta sana?

Una dieta sana consiste básicamente en consumir aquellos alimentos que le aporten los suficientes nutrientes al organismo para que éste se pueda desempeñar de forma óptima, previniendo así la aparición de diversas enfermedades causadas por una mala nutrición. Incluso, una dieta sana puede servir de coadyuvante en el tratamiento de diversas enfermedades.

A muchas personas les prima el gusto sobre la necesidad al momento de elegir los alimentos que va a consumir. Es por ello que se observan muchos casos de personas que, a pesar de comer relativamente bien, presentan deficiencia de nutrientes en el cuerpo. La clave al momento de elegir los alimentos que componen la dieta es “balancear” lo que nos gusta con aquello que nos beneficia.

Alimentación minimalista, la nueva tendencia en nutrición

Hasta hace poco se empezó a hablar de un tipo de dieta que ha recibido el visto bueno de los expertos en nutrición. La alimentación minimalista promueve la selección de alimentos ricos en nutrientes, descartando de plano aquellos que no le aporten nada bueno al organismo, que lo intoxiquen, o faciliten el aumento de peso. Este tipo de alimentación incita a tener un especial cuidado en el equilibrio entre proteínas, grasas insaturadas, y alimentos ricos en fibra, como el arroz o la harina integral.

Cabe mencionar que la alimentación minimalista promueve abiertamente una correcta alimentación, esto es, consumir entre 4 y 5 comidas al día. Recuerde que aguantar hambre no es la mejor solución ni lo recomendable para adelgazar.

Principios de la alimentación minimalista

  • Al momento de preparar carnes o verduras, cocine a la plancha, al vapor, al baño maría, al horno y recurra siempre a aceites vegetales como el aceite de oliva o de canola.
  • Incluya en la dieta el consumo de pescado al menos dos veces por semana. Es importante darle preferencia a aquellos que le aportan al cuerpo ácidos grasos poli-insaturados, los cuales limpian las arterias y mantienen a raya el colesterol malo (ldl). Entre los pescados más recomendables están el atún, el arenque y el salmón.
  • Al momento de aderezar las ensaladas no utilice salsas. En vez de ello recurra al vinagre, al aceite de oliva y al limón.
  • De ser posible, sustituya los endulzantes refinados por versiones naturales como la miel, la estevia o la fructuosa.
  • Al momento de condimentar los alimentos evite los condimentos de manufactura artificial. Recurra a la pimienta, comino, cebolla, ajo, pimentón, chile y apio en rama.