Saltar al contenido
Fisiomorfosis

¿Adelgazar con comida chatarra?

Un nutricionista quiso demostrar que la clave para perder peso está en la cantidad y no en el tipo de calorías que se ingieren.

La comida chatarra, como las donas, pasteles, chocolates y caramelos siempre han sido considerados como causantes de obesidad en la mayoría de las personas debido a la alta cantidad de calorías que le aportan al cuerpo, sin embargo un nutricionista de los EU de nombre Mark Haub quiso demostrar que al momento de perder el exceso de peso lo que importa es la cantidad y no el tipo de calorías que se consumen.

Para lograr esto, Haub consumió durante dos meses pura comida que cualquier nutricionista consideraría chatarra, con la diferencia de que consumía pequeñas cantidades. Al final del periodo logró perder mas de 24 libras. Durante los dos meses que duró el experimento, el nutricionista se alimentó solamente a base de comida chatarra cada tres horas, en vez de los típicos alimentos ‘light’ que componen la mayoría de las dietas.

Haub especificó que aunque su dieta estaba basada en barras de chocolate, decidió agregar otra clase de comida chatarra alta en calorías, como doritos, mini budines, golosinas y galletas.

Al momento de iniciar con el experimento, Haub, que tenía un índice de masa corporal de 28,8 (un índice de masa corporal después de 25 es considerado sobrepeso), quería demostrar que al momento de adelgazar lo que realmente importa es la cantidad de alimento que se ingiere y no el valor nutricional de estos. Para esto, diseñó una dieta de 1800 calorías, la cual consistía en su mayoría en chocolates, dulces y azúcares, reduciendo de esta manera sus habituales 2600 calorías diarias.

Al final de los 2 meses que duró el experimento, la balanza indicó que Haub había perdido 24 libras. Lo curioso del asunto es que, en contra de todo pronostico, el colesterol malo (LDL) de Haub se había reducido en un 20% mientras que su colesterol bueno (HDL) había aumentado esa misma cantidad. De la misma forma, el nivel de sus triglicéridos habían disminuido un 39%. El nutricionista aclaró que, aunque su dieta había consistido en su mayoría en comida chatarra, durante el transcurso del experimento había tomado vitaminas, un batido de proteínas por día y algo de apio y habichuelas.

Sin embargo, y a pesar de los excelentes resultados que obtuvo durante su experimento, Haub desaconsejó intentar perder peso de esta manera, alegando que hay mejores formas de reducir el peso corporal.

Fuente: Clarin.com