Saltar al contenido
Fisiomorfosis

9 Mandamientos de la belleza

En el ámbito de la belleza, del cuidado de la piel y de la cosmetología existen una serie de normas, reglas o mandamientos básicos que se deben seguir para lograr mantener siempre una imagen radiante y armoniosa. Romper alguno de los siguientes mandamientos constituye una herejía imperdonable hacia la diosa de la belleza, venus.

  1. Los hidratantes por encima de todo: suave y tersa, como piel de bebe. Así debe lucir la piel de toda mujer que quiera presumir de su feminidad. El problema surge cuando la piel se ve expuesta a toda clase de suciedad que se encuentra en el ambiente o a malos hábitos que generan una resequedad antinatural en la dermis y el cutis. La prioridad de toda mujer debe ser mantener siempre una piel joven y tersa haciendo uso de una buena hidratación o de productos que fomenten la renovación celular de la dermis como las cremas basadas en colágeno.
  2. No renegarás de los masajes: si alguien se ofrece a hacerle un masaje, no se niegue. Tanto mente como cuerpo se lo agrarecerán. Un masaje es sin duda alguna algo más que un gesto tierno y de preocupación. Un masaje bien aplicado estimula la circulación sanguínea, relaja los músculos, libera la mente y el cuerpo del estrés y ayuda a remover, por medio de la fricción, las células muertas de la piel.
  3. Amarás los sueros: gracias a que los sueros son ricos en diversos tipos de vitaminas que actúan directamente sobre la piel, su uso es más que recomendable cuando la piel se ve expuesta a cambios bruscos de clima (como el cambio de estaciones) o cuando la piel se ve expuesta a ambientes muy cargados de polución. Los principios activos del suero se encargan de redefinir, reafirmar, tensar y prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.
  4. Santificarás los protectores solares: tomar el sol es indispensable para poder disfrutar de los beneficios de la vitamina D, sin embargo una incorrecta exposición al astro mayor puede generar mutaciones en el ADN alterando en el proceso la división celular, lo que genera el temido cáncer de piel. Es por ello que se recomienda el uso de protector solar, ya sea en forma de cremas, emulsiones, aceites o geles.
  5. Honrarás los alimentos: ni los atracones de comida ni aguantar hambre pueden convertirse en el estilo alimenticio de las mujeres. Los extremos siempre son malos, por ello se recomienda comer de forma balanceada y saludable buscando siempre un equilibrio entre mantener un correcto peso y un cuerpo adecuadamente nutrido. Consulte con un nutricionista para determinar qué tipo de alimentación es la más adecuada.
  6. No perjudicarás tu cabello: la carta de presentación de una mujer es su cabello. No hay nada más hermoso que poder observar un cabello sedoso, con volumen y con un adecuado brillo, y aunque hoy en día existen multitud de productos para el pelo con los que conseguir todo esto, el abuso de tintes, de silicona o del planchado puede convertir el más hermoso de los cabellos en una auténtica pesadilla. Para conservar un cabello hermoso es indispensable evitar a toda costa los tintes con amoniaco, mantener una correcta alimentación y realizar de forma regular masajes en el cuero cabelludo.
  7. No robarás horas de sueño: creo que no es un secreto para nadie los estragos que pueden causar en el rostro el hecho de no dormir bien. Ojeras, piel reseca o grasosa son algunas de las consecuencias de no respetar las horas de sueño. Recuerda que mientras se duerme es cuando sucede la máxima oxigenación celular, razón por la que deben respetarse a cabalidad las horas de sueño.
  8. No permitirás la flacidez: cuando el cuerpo humano empieza a envejecer decae de forma precipitosa la producción de colágeno y de elastina, así como una reducción de los fibroblastos, hechos que generan la temida flacidez o caída de la piel. Para combatir el paso natural de los años en la piel la ciencia y la cosmetología nos ofrecen un catálogo completo que van desde productos a base de colágeno hasta tratamientos y cirugías menores como la radiofrecuencia, la mesoterapia y la electroterapia muscular.
  9. No desearás cosméticos ajenos: un error muy común es el “tráfico” o el intercambio de cosméticos entre madres, hijas, amigas, etc. Hecho que, aunque puede significar un gesto de amistad o de confianza, genera resultados desastrosos en la piel, como manchas o granitos. Cada piel es diferente y por ende necesita de productos y cosméticos especificos.