¿Qué pasa si como ajo todos los días?

No, no estamos hablando de comer ajo solo y crudo. Pero, de su uso en alimentos cotidianos. Es muy difícil encontrar una cocina que no contenga ajo en tu despensa.

Después de todo, la comida es muy versátil y se puede utilizar en varias recetas. Por ejemplo, especias, sopas, salsas de ajo, pan de ajo y té de ajo. Además, está la clásica y sabrosa pasta con ajo y aceite.

Así, para muchas personas puede ser bastante común consumir ajo todos los días o casi todos los días sin siquiera darse cuenta, ya que puede esconderse en las especias de los platos principales.

Pero, ¿alguna vez se ha detenido a pensar en lo que puede suceder cuando alguien consume alimentos con tanta frecuencia? Esto es exactamente lo que aprenderemos a continuación:

1. Inmunidad

Inmunidad

El ajo es parte de una familia de verduras llamada Allium, que también se compone de otros alimentos como cebollas, puerros y cebolletas. Los componentes de esta familia son muy nutritivos e interesantes para la inmunidad.

Los estudios ya han demostrado que consumir ajo todos los días provoca un aumento de la inmunidad. El efecto se atribuye a la presencia de la sustancia alicina en los alimentos.

Para aprovechar los beneficios de inmunidad del ajo, se recomienda triturar el ajo 15 minutos antes de usarlo. De esta forma, mejora la disponibilidad de alicina para el organismo. Luego, una vez hecho esto, puedes consumir ajo crudo o saltearlo.

Por lo tanto, un truco muy interesante a favor de la inmunidad puede ser condimentar los alimentos que se sabe que aumentan la inmunidad con ajo machacado.

2. Frío

Una encuesta que tenía como objetivo analizar las cápsulas de ajo encontró que los participantes que las tomaron tenían hasta un 63% menos de resfriados en comparación con otros que no tomaron el suplemento.

Como resultado, se observó que entre los participantes que cogieron un resfriado, los que tomaron las cápsulas de ajo, tuvieron síntomas menores.

Mientras que en el grupo de personas que no tomaron el suplemento la duración del resfriado fue de cinco días, para quienes ingirieron las cápsulas de ajo el resfriado persistió solo de un día a un día y medio.

Sin embargo, es necesario destacar que la investigación utilizó cápsulas de ajo y no ajo en forma de alimento.

3. Presión arterial

Presión arterial

Se cree que el consumo diario de ajo también puede contribuir a reducir la presión arterial. Algunos estudios ya han señalado que el ajo promueve un efecto relajante en las paredes de los vasos sanguíneos, colaborando así con el control de la presión.

Es decir, el ajo puede ser un complemento muy saludable para la dieta hipertensiva cuando el paciente consume el alimento 15 minutos después del amasado. La cantidad debe ser de aproximadamente cuatro dientes de ajo al día.

4. Colesterol

Algunos estudios ya han demostrado que el consumo diario de ajo contribuye a la disminución de los niveles de colesterol total y de los niveles de colesterol malo, también llamado LDL.

Puede ser interesante  Lobélia - Qué es, beneficios y peligros

Sin embargo, aunque la evidencia más confiable en realidad señala que el ajo puede reducir el colesterol total y el LDL en personas con colesterol alto, no todas las investigaciones están de acuerdo con esto.

Además, es probable que cualquier beneficio que se produzca sea pequeño. Sin mencionar que el ajo no contribuye a la elevación del colesterol bueno (HDL)

Por lo tanto, las personas que padecen problemas de colesterol no deben cambiar los medicamentos y el tratamiento prescrito por el médico solo por el uso de ajo.

5. Cerebro

El ajo se considera un buen alimento para la parte neurológica y para el cerebro debido a una combinación de factores.

El hecho de mejorar la inmunidad, su efecto de bajar la presión arterial, su acción de reducir el colesterol malo y favorecer que los antioxidantes lo circulen mejor y se regeneren en el organismo.

De hecho, algunos estudios ya han apuntado que la ingesta diaria de ajo puede ayudar a prevenir la aparición de demencia y pérdida de memoria o al menos retrasar la aparición de estos procesos.

Pero eso no significa que solo necesites comer ajo para no sufrir nunca demencia porque existen factores de riesgo asociados a la enfermedad que no pueden cambiar, como la edad, los antecedentes familiares y el síndrome de Down.

6. Huesos

Finalmente, se cree que el ajo puede contribuir a mejorar la salud ósea, especialmente en mujeres que ya han pasado por la menopausia.

Algunos estudios ya han indicado que cuando una mujer consume al menos dos dientes de ajo frescos hay una mejora en sus niveles de estrógeno. Esto tiene la consecuencia de mejorar la cantidad de calcio disponible para acumularse en los huesos.

Además, puede favorecer la densidad ósea y contribuir a la prevención de la osteoporosis y osteopenia (pérdida de masa ósea) a medio y largo plazo.

Nuevamente, aunque el ajo puede contribuir, no resolverá el problema por sí solo y la mujer que está pasando por la menopausia necesita un seguimiento médico para protegerse de los problemas óseos.

En el video a continuación, nuestro nutricionista también explica qué sucede cuando alguien come ajo todos los días. Así que no te pierdas:

Fuentes y referencias adicionales
  • WebMD – ¿Qué es la presión arterial?
  • Mayo Clinic – Presión arterial alta (hipertensión)
  • WebMD – Ajo
  • Mayo Clinic – Colesterol alto
  • Mayo Clinic – Demencia

¿Consumes ajo a menudo? ¿Crees que es bueno para tu salud? ¡Dinos en los comentarios!

Deja un comentario