Cómo aprovechar al máximo la comida y ahorrar

¡Descubra cómo aprovechar al máximo la comida que compró, sin desperdiciar, y así ahorrar y aún ayudar a su salud!

La crisis pandémica del nuevo coronavirus ha golpeado duramente al sector sanitario, pero también ha afectado al sector económico.

Entonces, mientras seguimos todas las medidas preventivas contra el virus, debemos ser cautelosos financieramente y evitar gastar dinero innecesariamente.

Una forma de controlar el gasto y ahorrar dinero es aprovechar al máximo los alimentos que compramos y hacerlos más rentables para que nada o prácticamente nada se desperdicie.

Aprender a hacer esto es especialmente importante para aquellos que han comprado grandes cantidades de verduras, frutas y verduras como una forma de reducir el número de salidas durante la pandemia.

Además de minimizar el desperdicio que es excelente para el bolsillo, esto también hace mucho por la sostenibilidad del planeta. Y si hay un momento en el que necesitamos pensar de manera más colectiva, ese momento es ahora, ¿no es así?

Pero, ¿cómo aprovechar al máximo la comida y evitar el desperdicio? Quédese con nosotros porque esto es exactamente lo que aprenderemos de los siguientes consejos:

1. Almacene los alimentos correctamente

Disfruta de la comida en la nevera

El frigorífico es el lugar donde se debe almacenar mucha comida para que no se eche a perder antes de su consumo.

Sin embargo, algunos alimentos no pueden ir al refrigerador porque el ambiente con menos humedad y una temperatura más baja del electrodoméstico puede hacer que se echen a perder más rápidamente de lo que lo harían si estuvieran afuera. Por ejemplo, dentro de un frutero.

Pero, ¿qué son estos alimentos? La lista incluye tomates, ajo, pepinos, cebollas y patatas. Deben permanecer fuera del refrigerador mientras estén en buenas condiciones.

Cuando te das cuenta de que estas verduras están empezando a pasar el punto, la recomendación es utilizarlas en algún tipo de receta. Por ejemplo, cuando el tomate empieza a pasar la punta y no es tan bueno para la ensalada, no lo tires, sino prepara una salsa de tomate casera.

La porción de salsa que no usas en este momento debe estar congelada. Las verduras se pueden utilizar en una receta rápida de pastel de verduras, por ejemplo.

2. Conservación de alimentos

Al darse cuenta de que algunos alimentos envejecen demasiado y se ven feos, algunas personas (especialmente los niños) pueden negarse a consumirlos.

Entonces, cuando te des cuenta de que ha pasado un tiempo y la comida empieza a verse un poco extraña, haz algo para conservarla y mantener su consumo atractivo y viable por más tiempo.

Por ejemplo, para el repollo, puede hacer chucrut, que es un repollo fermentado enlatado. En el caso de los tomates, además de la salsa casera, puedes hacer tomates secos y guardarlos en macetas.

A su vez, las frutas que ya pasaron el punto pueden aparecer en recetas de mermeladas sin azúcar. Simplemente lleve la fruta con agua en la sartén al fuego hasta que se gelifique. Luego, guárdelo en un frasco de vidrio con tapa en el refrigerador.

Además de los pasteles, puedes disfrutar de las verduras en recetas de sopa. Pero también es posible congelar, para evitar una apariencia estropeada y evitar que se eche a perder en el refrigerador oa temperatura ambiente antes de su consumo.

En el congelador, las verduras duran aproximadamente tres meses. La técnica de congelación de alimentos es especialmente útil para verduras que suelen echarse a perder rápidamente como el brócoli, calabacín, coliflor, entre otros.

3. Sea menos exigente con la apariencia de los alimentos

Otro punto que ayuda a disfrutar de la comida es intentar no ser tan perfeccionista y exigente con el aspecto de la comida. Esto se debe a que el hecho de que un alimento se vea diferente al que tenía cuando estaba fresco no significa necesariamente que se haya echado a perder.

Por ejemplo, una manzana arrugada no necesariamente se echa a perder, solo está madurando. Si se deja como está, la fruta se echará a perder con el tiempo. Sin embargo, en esta etapa, aún no es necesario desechar la fruta.

Por ejemplo, puedes usarlo en una compota como la anterior o en una receta de jugo verde. Otra opción es cortarlo en cubos y llevar al fuego con canela en la sartén o microondas para hacer un postre sin azúcar.

Lo mismo se puede hacer con el plátano con manchas negras por maduración. Además de utilizar la fruta en la mermelada sin azúcar, puedes amasarla bien y mezclarla con avena. También existe la alternativa de hacer saludables galletas de plátano o tortas de plátano.

En resumen, la regla es: ¿la comida se ve fea? En lugar de tirarlo y desperdiciar comida y dinero, utilícelo en una preparación que enmascare la apariencia desagradable.

4. Organización de la fruta en el frutero

Fruta

A medida que maduran, algunas frutas como plátanos, aguacates, tomates, melones y melocotones liberan el llamado gas etileno, que hace que también maduren otras frutas.

Puede ser interesante  Jarabe de arce (arce): que es y como se usa

Por ejemplo, cuando agrega un plátano muy maduro, que tiene muchas manchas negras, junto a una manzana en el frutero, esa manzana probablemente se pudrirá más rápido.

Por tanto, lo ideal es dejar juntas las frutas que liberan gas etileno en la parte superior del frutero y colocar el resto de frutas alejadas de ellas, en la parte inferior.

Esto es para tratar de evitar que el gas etileno afecte el tiempo de maduración de otras frutas, haciendo que se echen a perder más rápidamente.

5. Mantenga el frigorífico muy limpio y organizado.

Cuando el frigorífico está desordenado, con diferentes tipos de alimentos juntos, es difícil notar todos los alimentos que hay cuando abres el frigorífico para comer. Como resultado, puede olvidar algunos alimentos y dejar que se pudran antes de usarlos.

Por otro lado, a la hora de limpiar el frigorífico, separar los alimentos por tipos y organizarlos para que puedas verlos todos, no hay riesgo de que se olvide uno u otro perdido en el desorden.

Por ejemplo, guardas los alimentos en el frigorífico en frascos o bolsas transparentes y pegas etiquetas con el nombre del producto en cada uno.

6.Hacer que las verduras y los condimentos rindan más

A diferencia de las verduras, no se pueden congelar las verduras y las especias porque tienden a volverse deliciosas cuando van al congelador. Pero hay otro truco que les hace pagar más.

Después de desinfectar las hojas en la solución con hipoclorito de sodio (u otro desinfectante de alimentos) y secarlas bien, tome una olla grande de comida y cubra con toallas de papel.

Luego, coloque las hojas, agregue más toallas de papel encima, cubra y guarde en el refrigerador. Esto mantendrá las hojas frescas hasta aproximadamente 10 días.

7. Disfruta la comida en su totalidad

Cuando se trata del uso pleno de los alimentos, se trata de consumir todo lo posible de ellos. Incluso aquellas partes que no se utilizan como semillas y cáscaras.

Por ejemplo, la calabaza. Después de lavarlo bien y llevarlo al horno para asarlo, puede consumir la piel de la verdura. Sus semillas pueden aparecer en recetas de vitaminas, jugos y snacks. Aprenda más recetas saludables con semillas de calabaza.

Aunque algunas cáscaras de frutas y verduras son comestibles, algunas las pelan y tiran las cáscaras de estos alimentos a la basura.

Hacer esto es una mala idea no solo en términos de desperdicio de comida y dinero, sino también en términos de salud, ya que las cáscaras contienen muchas fibras, vitaminas, antioxidantes y minerales.

Vale la pena buscar recetas de jugos naturales y pasteles saludables con cáscaras alimenticias. Por ejemplo, la cáscara de piña se puede utilizar para hacer jugo con cáscara de piña.

Con la cebolla y el ajo, la punta es desinfectar bien y añadir las cáscaras en el frigorífico hasta tener una buena cantidad. Hecho esto, llévalos a ebullición y agrégalos con otras partes de otras verduras para hacer un caldo de verduras.

El resultado es un caldo mucho más sabroso y saludable que el industrializado. Con la ventaja de disfrutar de la comida hasta el final, no tires nada y ahorra dinero.

8. Guarde siempre las sobras

A veces, al preparar una comida, podemos hacer más comida de la necesaria. Así, inevitablemente, queda una cierta cantidad de comida.

Cuando eso suceda, no tire la comida ni la deje en la estufa durante horas, donde se puede echar a perder.

Para aprovechar al máximo su comida, lo ideal es que tan pronto como termine su comida, debe guardar todos los alimentos sobrantes en ollas pequeñas con tapa y guardarlas en el refrigerador.

Puede consumir la comida sobrante en la próxima comida o en las comidas del día siguiente. Otra opción es utilizar los alimentos restantes en diferentes recetas.

El arroz del día anterior puede convertirse en una bola de arroz integral y ligeramente tostado y los frijoles pueden aparecer en una sopa ligera de frijoles. Mientras tanto, las verduras sobrantes pueden dar lugar a recetas de sopa sencillas y ligeras.

Sin embargo, si el uso de las sobras no se da en el mismo día o en los siguientes, para no correr el riesgo de que se estropeen, la solución es guardarlas en el congelador. Independientemente de su elección, lo importante es no tirar la comida.

En el siguiente video, nuestra nutricionista también presenta consejos sobre cómo aprovechar al máximo los alimentos para ahorrar:

¿Has seguido alguno de estos trucos para disfrutar de la comida? ¿Conoces a otros que puedan ser útiles? ¡Dinos en los comentarios!

Deja un comentario