Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan

¿Sabes qué son los anticoagulantes? Vea aquí para qué sirven y cómo utilizar este tipo de medicamentos.

A veces, necesitamos usar medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre. Aunque los coágulos sanguíneos son beneficiosos a la hora de detener el sangrado, en otras ocasiones pueden provocar complicaciones de salud como la obstrucción de los vasos sanguíneos, por ejemplo.

Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan 2 Continúa después de la publicidad Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan 4


Para evitar situaciones potencialmente mortales causadas por un coágulo de sangre, algunos médicos indican el uso de anticoagulantes no solo en situaciones de emergencia, sino también en la vida cotidiana.

Anticoagulantes: qué son

sangre

Los anticoagulantes son medicamentos que diluyen los coágulos de sangre y también previenen la formación de nuevos coágulos (o trombos).

Es decir, actúan bloqueando la acción de compuestos que permiten que la sangre se coagule, previniendo el desarrollo de coágulos.

Los medicamentos con acción anticoagulante afectan las proteínas de la sangre que están vinculadas al proceso de coagulación, inhibiendo este mecanismo.

En algunos casos, los coágulos muy grandes o en grupos pueden afectar la correcta circulación de la sangre y provocar graves consecuencias, como:

  • Carrera;
  • Trombosis;
  • Embolia pulmonar.

Por eso los anticoagulantes son tan importantes, ya que previenen complicaciones que pueden llevar a la muerte.

Para que valen

En resumen, el anticoagulante sirve para evitar la formación de coágulos de sangre. Desde un punto de vista práctico, esto reduce el riesgo de problemas de salud graves como derrames cerebrales y ataques cardíacos.

Además, el anticoagulante se usa para tratar la trombosis, para prevenir complicaciones durante o después de un ataque cardíaco y para prevenir la obstrucción de los vasos sanguíneos.

Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan 2 Continúa después de la publicidad Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan 4


Mucha gente tiene la idea de que los anticoagulantes diluyen la sangre, pero eso no es cierto. La sangre no se adelgaza debido al anticoagulante. Solo los coágulos de sangre serán más difíciles de emerger.

Cómo usar un anticoagulante

inyección de anticoagulante

En general, el anticoagulante debe tomarse una o dos veces al día con un poco de agua. Sin embargo, es fundamental comprobar la dosis correcta en el prospecto y, por supuesto, con su médico.

Recuerde que la dosis es individual y la elección del uso oral o inyectable debe ser realizada por un profesional en función de la gravedad del cuadro clínico.

El tiempo de tratamiento también varía según el motivo del uso.

Algunos ejemplos de anticoagulantes son la warfarina y la heparina, siendo la warfarina la más recetada por los médicos porque está disponible en forma de píldora. Por otro lado, la heparina se administra mediante una inyección.

Además, otros anticoagulantes disponibles son:

  • Rivaroxaban;
  • Apixabana;
  • Edoxabán;
  • Dabigatrán.

Aunque la aspirina funciona de manera similar, no es un anticoagulante, sino un antiplaquetario.

Es decir, los fármacos antiplaquetarios también previenen los coágulos de sangre, pero por otro mecanismo. En este caso, el medicamento actúa sobre la unión de las plaquetas, evitando así que comience a formarse el coágulo.

Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan 2 Continúa después de la publicidad Anticoagulantes: para qué sirven y cómo se usan 4


Indicaciones

El anticoagulante está indicado en los siguientes casos:

  • Pacientes con riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos por cualquier motivo;
  • Personas que han sufrido un derrame cerebral, ataque cardíaco, trombosis o embolia pulmonar;
  • Personas que tienen arritmia cardíaca;
  • Personas que utilizan prótesis cardíacas;
  • Pacientes que tienen problemas cardíacos congénitos.
Puede ser interesante  El consumo de alimentos muy procesados ​​casi se duplicó en el grupo de riesgo de pandemia

Efectos adversos

El uso de un anticoagulante puede provocar efectos secundarios como:

  • Aparición de hematomas en la piel;
  • Orina rosada o roja;
  • Heces con signos de sangre;
  • Flujo menstrual mayor de lo normal;
  • Dedos morados;
  • Cambio de temperatura en los dedos de manos o pies.
  • Sangrado excesivo.

Además, el uso incorrecto puede provocar hemorragias graves.

Por este motivo, es muy importante informar al equipo médico siempre que se realice un procedimiento sobre el uso de anticoagulantes. ¡Eso incluye a su dentista!

Es esencial que sepa que está usando un anticoagulante, especialmente si va a someterse a una cirugía para evitar el riesgo de sangrado y sangrado.

Además, las personas con problemas como diabetes, cambios significativos en la presión arterial, función hepática deficiente o problemas renales deben hablar con su médico antes de comenzar el tratamiento.

Por último, las mujeres embarazadas no deben utilizar algunos anticoagulantes. Por lo tanto, informe a su médico si sospecha de un embarazo para que no haya ningún daño a su salud ni a la salud del feto.

Cuidado con anticoagulantes

Otra precaución se refiere al uso de hierbas o medicinas a base de hierbas. Esto se debe a que muchos de estos compuestos tienen propiedades anticoagulantes que pueden potenciar la acción del medicamento.

Por lo tanto, evite usar los siguientes suplementos o hierbas sin consultar primero a un médico:

  • Ginkgo biloba;
  • Ginseng;
  • Arándano;
  • Polvo de guaraná;
  • Árnica;
  • Dong que;
  • Sabio;
  • Cápsula de ajo.

Además, es importante realizar algunos ajustes en la dieta para asegurar la correcta acción del anticoagulante en tu organismo.

Esto se debe a que algunos alimentos que contienen un alto contenido en vitamina K pueden afectar la acción de algunos anticoagulantes. Por lo tanto, pregúntele a su médico si necesita reducir su consumo de alimentos ricos en vitamina K, como el brócoli y el repollo.

Además de tomar su anticoagulante, es esencial tomar decisiones más saludables en su vida diaria para reducir aún más el riesgo de enfermedad cardíaca u otras complicaciones.

Por eso, come bien, practica actividad física e intenta mantener un peso saludable.

Fuentes y referencias adicionales
  • MedlinePlus – Anticoagulantes
  • The Lancet – Anticoagulantes orales directos: evidencia y problemas no resueltos
  • Western Journal of Emergency Medicine – Terapia con medicamentos anticoagulantes: una revisión
  • NHS – Medicamentos anticoagulantes
  • Web MD – ¿Cuáles son los tipos de anticoagulantes?
  • Web MD – Conceptos básicos sobre los anticoagulantes

¿Utiliza algún anticoagulante como warfarina a diario? Entonces, ¡comenta a continuación!

Deja un comentario