8 consejos para controlar tus antojos de dulces

No es precisamente una novedad que consumir demasiados dulces no sea muy bueno para la salud. Todo por el azúcar que se agrega en la preparación de estos manjares.

Uno de los problemas más conocidos es que el exceso de azúcar tiene una relación directa con el aumento de peso. Comer muchos dulces llenos de azúcar también ha demostrado ser uno de los hábitos diarios que pueden envejecer.

Pero esos no son los únicos problemas. Los efectos de ingerir azúcar agregada también incluyen aumento de la presión arterial, inflamación crónica elevada, diabetes y enfermedad del hígado graso.

Lo peor es que estos factores están relacionados con los riesgos de enfermedad cardíaca, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

El caso es que, aunque son conscientes de los problemas físicos y de salud que puede traerles comer demasiados dulces, algunas personas tienen dificultades para resistir el deseo por ellos.

La buena noticia es que existen estrategias que ayudan a controlar la necesidad de comer dulces, como los consejos que conoceremos en el artículo de hoy.

Pero primero, comprenda el mecanismo detrás del deseo por los dulces.

El mecanismo detrás del impulso o compulsión incontrolable por los dulces es ligeramente diferente del mecanismo asociado con los antojos de alimentos salados.

El deseo por los dulces está mucho más asociado con la búsqueda de recompensa y una sensación de placer y bienestar que con el hambre en sí.

8 consejos para controlar tus antojos de dulces

Vea algunos consejos para controlar esta voluntad y ganar esta batalla.

1. Beba agua cada vez que le apetezca lo dulce

El consejo de tomar un vaso de agua siempre que te apetezca atacar un caramelo puede funcionar porque normalmente las personas más deshidratadas tienen un mayor deseo de consumir golosinas o algo diferente de comer.

Además, beber agua puede ayudar a aumentar la señal de saciedad que llega al cerebro. No es raro confundir el hambre (que muchos tratan de matar comiendo dulces) con la sed, ya que las dos señales están próximas entre sí en el cerebro.

Es decir, una persona puede recurrir a los dulces para matar el hambre que pensó que tenía cuando en realidad tenía sed y necesitaba beber agua.

Mientras bebe agua antes de correr tras un dulce, le dará al cuerpo la oportunidad de comprender que realmente tenía sed y estar satisfecho con el líquido.

2. Come una fruta

Sandía

La fruta es un alimento saludable reconocido y, al mismo tiempo, es dulce. Por lo tanto, puede ayudar a aliviar el antojo por los dulces sin dañar la salud.

Aunque las frutas contienen su azúcar natural, este azúcar es diferente del azúcar de mesa que se usa en los postres. O el azúcar que se agrega a las golosinas y dulces industrializados.

Sin mencionar que las frutas son alimentos nutritivos, que aportan elementos importantes para la salud del organismo como vitaminas, minerales y fibras.

De hecho, la presencia de fibras hace que la liberación de azúcar de las frutas se produzca más lentamente, lo que evita los picos indeseables y dañinos de azúcar (glucosa) en la sangre. Obtenga más información sobre el azúcar de frutas y en qué se diferencia el azúcar de frutas del azúcar dulce.

En definitiva, es mucho más saludable matar las ganas de golosinas consumiendo una pieza de fruta que comerse una golosina o postre como helado, pudín o golosina, por ejemplo.

Una buena opción de sustitución para acabar con este deseo por los dulces es hornear un trozo de plátano o manzana con canela en el horno o microondas.

¡Fruta sí, jugo no!

Pero ten cuidado. Es la fruta en su versión natural la que se recomienda, no el jugo natural de la fruta. Porque en forma de jugo, el azúcar de la fruta puede estar muy concentrado. Incluso si no se agrega azúcar de mesa a la preparación.

Cuando preparas un jugo de fruta en una centrifugadora o licuadora con una porción muy grande de la fruta y luego lo cuelas, el resultado es una bebida con una gran cantidad de carbohidratos con un índice glucémico alto y muy poca fibra.

Esto genera el llamado pico de insulina, que está asociado con el almacenamiento de grasa.

3. No use edulcorantes artificiales

Consumir demasiada azúcar es malo. Entonces, una opción para engañar a los golosos es llenar los alimentos y bebidas que consume durante el día con edulcorante artificial sin calorías, ¿verdad?

Incorrecto: al hacerlo, el tiro sale por la culata porque estos edulcorantes estimulan aún más el deseo de consumir algo dulce en el cerebro.

Por otro lado, un truco eficaz es intentar disminuir el uso de estos edulcorantes, utilizándolos sólo de forma esporádica cuando sea realmente necesario. Además, entrenando el paladar para que se satisfaga con dulces naturales como las frutas.

4. Consume más proteínas durante el día.

Las personas suelen consumir más proteínas para el almuerzo y la cena a través de alimentos como pollo, pescado, ternera, lentejas, frijoles o garbanzos, por ejemplo.

Por otro lado, generalmente se consumen más carbohidratos en comidas más pequeñas como el desayuno y los refrigerios elaborados a lo largo del día. Sin embargo, incluso en estas comidas pequeñas puedes agregar fuentes saludables de proteínas como huevo, yogur o leche.

Se cree que incluir más proteínas en las comidas a lo largo del día también puede ayudar a controlar los antojos de dulces, ya que el nutriente aporta saciedad al organismo. Con el estómago lleno, la propensión a ir tras algún tipo de comida es menor.

Puede ser interesante  6 alimentos versátiles que te ayudarán a perder peso y desinflar en casa

5. Duerme bien

Dormir

Tener un sueño adecuado, que se traduce en dormir una cantidad suficiente de horas por noche y tener un sueño de buena calidad, hace que sea menos probable que tenga episodios de cualquier tipo de compulsión. Incluida la compulsión por los dulces.

La recomendación es intentar dormir al menos siete horas de buena calidad por noche. Se sabe que quienes duermen menos o no duermen bien tienen un metabolismo más lento y se despiertan con más cansancio.

Además, la persona está más dispuesta a consumir comida chatarra y tonterías tontas y llenas de calorías, azúcares, grasas malas y / o sodio.

Una teoría es que las personas que duermen poco tienden a comer más bocadillos y a comer más en general. La falta de sueño también puede afectar los sistemas de recompensa del cerebro.

Es decir, una buena noche de sueño es fundamental para controlar los antojos de dulces y consumir menos azúcar.

¿Tiene dificultades para tener un sueño de calidad que dure una cantidad suficiente de horas? Así que conoce estos valiosos consejos para dormir bien. Si ninguna de estas u otras estrategias para dormir bien funciona, busque ayuda médica.

6. No pases hambre

Algunas personas tienen ocho u ochenta años. Después de pasar algún tiempo comiendo mal y abusando de dulces, golosinas, postres y otro tipo de comida chatarra, sentirse culpable y resuelto y decidido a adoptar una dieta súper restrictiva con pocas calorías.

El problema es que al hacerlo, el organismo entra en un estado de privación, en el que el cerebro está bastante confundido. Dado que desea suplir las necesidades de calorías del cuerpo, envía señales de hambre.

Entonces, la persona tiene mucha hambre, en un momento u otro no puede soportar tal privación y tiene una gran posibilidad de saltar por completo de la dieta restrictiva.

Es decir, mucho mejor que adherirse a una dieta llena de restricciones es adoptar una reeducación dietética. Compuesto por alimentos naturales y nutritivos, libres de alimentos procesados ​​y formado por comidas completas, saludables y controladas, con un contenido calórico suficiente.

Estas comidas deben ingerirse a intervalos regulares, para que el cuerpo no pase largos períodos sin comer.

Un consejo que puede ayudar a no caer en la tentación de recurrir a los dulces cuando el hambre grita al entrar en una comida y otro es armar bocadillos saludables en un momento de descanso y dejarlo en tu mochila o cajón de trabajo para comer cuando tengas hambre.

7. Reducir el estrés

La tarea de reducir el estrés no es fácil. Pero es muy importante para la salud de muchas maneras, incluso para controlar los antojos de dulces y, en consecuencia, para disminuir la ingesta de azúcar.

Esto se debe a que ya se sabe que las personas que están más estresadas tienen más probabilidades de tener atracones, que pueden incluir atracones.

¿Quién nunca ha recurrido, o conoce a alguien que haya recurrido, a una golosina o postre como recompensa por sentirse bien y aliviar las emociones tras un momento estresante?

Por eso es muy importante encontrar formas saludables de manejar el estrés y relajarse. Por ejemplo, tomarse 15 minutos del día para hacer meditación puede ayudar a aliviar el estrés.

¿No conoces ninguna técnica de meditación? Deténgase y siéntese en un lugar tranquilo, cómodo, silencioso y apartado. Luego, preste atención al aire que entra y sale durante su respiración durante 15 minutos. Esta es una forma de meditar.

Tomar un baño tibio o caliente también puede ayudarlo a relajarse. Al igual que escuchar música agradable que te calma y te recuerda los momentos felices, puede ayudarte a aliviar el estrés. Conozca otras estrategias que pueden ayudar a controlar el estrés y la ansiedad.

8. Habla con personas que quieren tu bien

Cuando estés en un momento difícil o durante una crisis, que te haya generado ansiedad, nerviosismo o estrés, no corras tras un caramelo relleno de azúcar para sentirte mejor.

En su lugar, llame o envíe un mensaje de texto a un amigo o familiar con quien pueda hablar sobre lo sucedido.

Pero es importante que sea una persona que usted sepa que quiere su bien para lidiar racionalmente con el problema en cuestión.

En muchos casos, desahogarse y escuchar palabras de consuelo ya ayuda a contener las emociones negativas, incluso si no puede resolver el problema en ese momento. De esta forma, se reduce el impulso de buscar dulces para descontar las emociones.

Disfruta del video de nuestra nutricionista con algunos consejos más sobre cómo controlar los antojos de dulces:

Fuentes y referencias adicionales
  • Harvard Health Publishing – El dulce peligro del azúcar
  • Clínica Cleveland – ¿Puede comer demasiada proteína?
  • Harvard Health Publishing – Una buena noche de sueño: consejos para tomar en serio

¿Tiene problemas para controlar sus antojos de dulces? ¿Seguirás alguno de nuestros consejos? ¿Cual? ¡Dinos en los comentarios!

Deja un comentario