Saltar al contenido
Fisiomorfosis

Una alta ingesta de proteína no perjudica los huesos de los culturistas

Una alta ingesta de proteínas aumenta la cantidad de calcio que el cuerpo elimina con la orina. De modo que una ingesta alta de proteína incrementa el riesgo de osteoporosis, dicen los estudios científicos. ¿Pero esto es válido para los culturistas, la gente que consume más proteína del planeta? Posiblemente no, concluyen investigadores coreanos.

 

 

 

Las proteínas se componen de aminoácidos, que como indica su nombre, son ácidos. Y los aminoácidos que contienen azufre y se hallan en las proteínas animales son especialmente ácidos. Cuando la sangre contiene altas concentraciones de aminoácidos, surge una forma leve de lo que los médicos denominan acidosis metabólica.

Cuando esto sucede el cuerpo tratar de normalizar nos niveles ácidos en sangre haciendo uso de los minerales almacenados en los huesos. Si tienes continuamente altos niveles de aminoácidos en la sangre, tus huesos podrían volverse frágiles con el tiempo. Los nutricionistas han advertido sobre esto desde hace años.

¿Pero esto es cierto para los culturistas? El atletismo, el levantamiento de pesas y otras formas de ejercicio causan tensión en el tejido óseo. Esto a su vez provoca un estímulo de crecimiento, a consecuencia del cual el tejido almacena más minerales. Cuanto más te ejercites, más fuertes serán tus huesos. Mientras que este efecto sea más fuerte que la reacción a la acidosis metabólica, los culturistas no tendrán que preocuparse de la osteoporosis como consecuencia de una alta ingesta de proteína.

Investigadores coreanos de la universidad de Kyiung Hee examinaron a 8 culturistas competitivos, de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años y que consumían cada día una media de 4,3gr de proteína por kg de peso corporal. Los niveles de calcio en su orina eran altos, al límite de lo que los doctores encontrarían aceptable, pero no alarmantemente altos. Ten presente que esos culturistas también consumían grandes cantidades de calcio mediante los suplementos de proteína que empleaban. Sus concentraciones de calcio en sangre estaban en los límites de la normalidad.

 

 

Los culturistas estaban mucho mejor de lo que los investigadores esperaban, a tenor de los precedentes. Concluyeron que creen improbable que los culturistas estén predispuestos a desarrollar osteoporosis:

“Se puede suponer que algunos factores, como el ejercicio intenso y la dieta, jugarían un papel atenuante contra la excreción aumentada de calcio en la orina en estos sujetos” escribieron.

La ingesta de potasio es también un factor dietario. La ingesta de potasio de estos culturistas era alta, posiblemente porque tomaban grandes cantidades de fruta y verduras, que son ricas en potasio. La mayoría del potasio encontrado en los alimentos es parte de compuestos que ayudan a mantener la acidez en sangre baja.

En la tabla de arriba GFR significa tasa de filtración glomerular. Esto es una medida del funcionamiento de los riñones. Esto también indica que los culturistas no parecen tener muchos problemas con sus dietas hiperproteicas.