Tipo de grasa dietaria y ganancia muscular

 

Al ganar peso, el tipo de grasa que predomine en tu dieta determinará la cantidad de grasa y la cantidad de músculo ganado. Los ácidos grasos insaturados del aceite de girasol estimulan el crecimiento de nuevo músculo; los ácidos grasos saturados del aceite de palma –existente en muchos alimentos procesados- produce un incremento de la grasa corporal. Así lo afirman investigadores de la Universidad sueca de Uppsala.

El estudio

Si engordas animales de laboratorio, el tipo de grasa empleada crea diferencias. Si empleas aceite vegetal, que contiene una gran cantidad de ácidos grasos insaturados, los animales producirán una cantidad relativa mayor de músculo que si emplearas productos ricos en ácidos grasos saturados. Los investigadores suecos sentían curiosidad por conocer si estos resultados eran aplicables a los seres humanos, de modo que realizaron un experimento con 39 sujetos sanos de 20-38 años de edad.

Los investigadores dieron a los sujetos 3 muffins al día durante 7 semanas junto a su dieta habitual (el muffin es una especie de magdalena). Los muffins proporcionaron un total de 750kcal, de las cuales la mitad procedían de la grasa.

La mitad de los sujetos recibieron muffins elaborados con aceite de girasol, fuente del ácido graso poliinsaturado conocido como ácido linoleico. La otra mitad recibieron muffins realizados con aceite de palma, fuente de ácido graso saturado conocido como ácido palmítico.

Los sujetos no realizaron deportes ni consumieron suplementos.

Resultados

Al final de las 7 semanas los sujetos de ambos grupos ganaron en torno a 1,5kg de peso. Pero aquellos que recibieron ácidos grasos insaturados (PUFA) habían ganado 3 veces más masa muscular que los sujetos del otro grupo (SFA).

 

El tipo de ácido graso también tuvo efecto sobre el lugar donde se depositaban las capas de grasa. Los sujetos que comieron los muffins ricos en aceite de palma depositaron relativamente más grasa en la región abdominal que aquellos que tomaron los muffins elaborados con aceite de girasol. La grasa abdominal o visceral es menos saludable que la subcutánea, e incrementa el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo-2 y algunos tipos de cáncer.

 

Conclusión

“Aunque la ganancia de peso tras 49 días fue comparable, esta prueba con doble ciego mostró que un exceso de energía procedente de ácidos grasos poliinsaturados previene la deposición total de grasa y de grasa visceral en particular, en comparación con los ácidos grasos saturados” escriben los investigadores.

“Aún más, el efecto inhibitorio de los ácidos grasos poliinsaturados sobre la grasa ectópica se acompañó de un aumento en el tejido magro y una menor deposición de grasa corporal en comparación los ácidos grasos saturados. Por ello, el tipo de grasa dietaria parece ser un factor determinante en la acumulación de la grasa hepática, la distribución de la grasa, y la composición corporal durante una dieta para la ganancia de peso.”

Fuente del estudio:
Diabetes. 2014 Jul;63(7):2356-68.

Calificación