La coliflor, el brócoli y los culturistas

Los culturistas, power lifters y otros deportistas podrían ser capaces de construir más músculo si tomaran una porción de verduras de la familia de la col. Verduras de la familia brassica como la coliflor, el brócoli y la col contienen sulforafano, que científicos moleculares de la Universidad de Bonn han descubierto que desactiva la miostatina, un inhibidor de crecimiento muscular en las células satélite- y por ello podría poseer un efecto anabólico. Los resultados de su estudio han sido publicados en Epigenetics.

 

No es novedad que el sulforafano resulta interesante para los deportistas de fuerza. Ya hace tiempo que científicos italianos descubrieron que el sulforafano mejora las probabilidades de supervivencia de un tipo de celular vástago que es capaz de convertirse en células musculares.

El descubrimiento italiano era inesperado. Los nutricionistas habían prestado atención al sulforafano desde hace tiempo, pero se habían concentrado en un efecto sobre la salud diferente: su capacidad para potencia la desintoxicación y su posible efecto anticancerígeno.

En cualquier caso, los investigadores de Bonn realizaron experimentos sobre células satélite extraídas de los músculos del cerdo. Las células del cerdo poseen un destacable parecido con las células humanas. Las células satélites se encuentran en el tejido muscular y se convierten en células musculares adultas cuando reciben el estímulo adecuado.

Los investigadores expusieron al sulforafano las células satélites de cerdo [SFN] en tubos de ensayo, usando concentraciones de 5, 10 y 15 micromoles, y observaron que la dosis más baja [SFN 5] incrementa la vitalidad celular y reduce la síntesis de proteínas suicidas como la caspasa-3 y 9. Esto es interesante, porque el sulforafano posee el efecto completamente opuesto sobre las células cancerígenas: el sulforafano reduce la vitalidad de las células cancerígenas y activa el mecanismo suicida.

 

El sulforafano redujo dramáticamente la producción de miostatina [MSTN] en las células satélite, como se muestra arriba. Los investigadores no están seguros de la causa. Comprobaron si el sulforafano potenció la síntesis de folistatina [FST], una proteína que puede desactivar la miostatina, pero no era el caso.

Los investigadores tienen altas expectativas del efecto para el fortalecimiento muscular del sulforafano.

“Si sus efectos son verificados y aplicados a modelos in vivo, el sulforafano podría poseer beneficios terapéuticos en el tratamiento de dolencias del músculo esquelético humano y valor práctico en la producción de carne”

Las mejores fuentes naturales de sulforafano son el brócoli fresco y las coles de Bruselas. El repollo enlatado o la col envasada en plástico no contienen demasiado sulforafano. Los culturistas que desean experimentar con el sulforafano podrían optar también por suplementos.

Estrictamente hablando, las verduras tipo col no contienen sulforafano, pero contienen glucorafanina. Abreviando, masticar y digerir verduras tipo col convierte la glucorafanina en sulforafano.

Calificación