Saltar al contenido
Fisiomorfosis

La bebida de recuperación óptima

Los suplementos dietarios y otras ayudas ergogénicas son populares entre los atletas. Estudios recientes han mostrado que las mezclas nutricionales que contienen hidrolizados de proteína, leucina añadida, y carbohidratos de alto índice glucémico aumentan notablemente la secreción de insulina comparado con solo carbohidratos de alto IG.

p860

Cuando la hiperinsulinemia es apoyada por hiperaminoacidemia inducida por la ingesta de hidrolizado de proteína y leucina, la deposición neta de proteína en el músculo debe ocurrir.

Así, consumir bebidas de recuperación post-ejercicio conteniendo este conjunto de nutrientes con un ejercicio apropiado de resistencia puede conducir al incremento de la hipertrofia del músculo esquelético y la fuerza. Sin embargo, los efectos a largo plazo en la composición corporal y el rendimiento del ejercicio no han sido determinados.

“La importancia de la nutrición después del entrenamiento inducido por alteración homeostática se remonta a nuestros escritos más antiguos. Esaú, el primogénito de Isaac, en el año 1800DC parecía haber tenido una genética increíble. Sus sesiones de entrenamiento, sin embargo, no se daban en el gimnasio, sino más bien en el campo donde cazaba las más feroces bestias. Tan vital era la comida post-entrenamiento con el padre de los Endomitas que vendió su primogenitura a su hermano Jacob por ella”.

El ejercicio apropiado de resistencia conduce a una hipertrofia significativa del músculo esquelético, que puede ocurrir a través de un aumento de la síntesis proteica, un decrecimiento en la degradación de la misma, o ambos.

Aunque la estimulación- eso es, ejercicio de resistencia- es importante para la hipertrofia muscular, la disponibilidad de nutrientes parece ser un factor crítico para regular el grado de hipertrofia. Obviamente, el medio hormonal del músculo también tiene un mayor impacto en la síntesis proteica.

Ahora es evidente que tanto un incremento en la insulina como un incremento en la disponibilidad de aminoácidos son importantes para maximizar el anabolismo proteico del músculo. Si la hiperinsulinemia no se apoya con un suplemento exógeno de aminoácidos, plasma así como las concentraciones de aminoácidos libres en el músculo decrecen debido a la liberación esplánica.

En la otra mano, si las concentraciones de aminoácidos se mantienen en concentraciones normales o superiores, la disposición neta de proteína en el músculo ocurrirá debido a la estimulación de la síntesis y, posiblemente, a causa de una disminución simultánea de la degradación.

La importancia de la disponibilidad de aminoácidos para los efectos estimulantes de la insulina es evidente como demostró Bennet et al, 3, el cual reportó que la insulina, administrada con suficientes aminoácidos, podía estimular el balance de una pierna y del cuerpo completo mediante mecanismos incluyendo la estimulación de la síntesis proteica y la inhibición del desglose proteico.

Esto está en línea con los datos recientes obtenidos por Borsheim et al, 4 que mostró que el balance de proteína en el músculo sigue siendo negativo tras el ejercicio de resistencia si solo se consumen carbohidratos. En contraste, la ingesta de aminoácidos solos, incrementan significativamente el anabolismo proteico en el músculo tras el ejercicio de resistencia5.

Sin embargo, consumir ambos (aminoácidos de CHS) tiene resultados mucho mejores en el anabolismo de la proteína muscular, 6 sugiriendo un efecto interactivo entre la insulina, la disponibilidad de aminoácidos y el ejercicio de resistencia.

Además, está bien establecido que el efecto estimulante de los aminoácidos en la síntesis de la proteína muscular es mucho mayor tras el ejercicio que en descanso 7. Así, la sincronización de nutrientes es también una consideración importante. 8, 9, 10, 11.

Teniendo en cuenta el hecho de que el aumento de la concentración plasmática de insulina es la llave para estimular la síntesis de proteína muscular y limitar el catabolismo tras el ejercicio, 12 no es de extrañar que algunos atletas abusen un poco de la insulina para incrementar la hipertrofia del músculo esquelético.

Los informes sobre las inyecciones de insulina dicen que puede producir » crecimiento rápido y notorio (músculo)… casi inmediatamente después de comenzar una terapia con este producto».

La mayoría de los atletas eligen administrarse insulina inmediatamente tras el ejercicio , ya que se dieron cuenta aparentemente que es el momento más anabólico para usar esta hormona. Sin embargo, un abuso de la insulina es extremadamente arriesgado– un error en la dosis o en la dieta puede ser fatal. Afortunadamente, estudios recientes se han centrado en mezclas insulinotrópicas seguras conteniendo hidrolizados de proteínas, ciertos aminoácidos añadidos (especialmente leucina) y carbohidratos de alto índice glucémico– por ejemplo, dextrosa y maltodextrina.

En este resumen, propongo que la hiperinsulinemia post-ejercicio apoyada con tomas de hidrolizado de proteína y leucina inducen la hiperaminoacidemia incrementando la deposición neta de proteína en el músculo, permitiendo incrementar la hipertrofia del músculo esquelético y la fuerza, cuando se combina con entrenamiento apropiado de resistencia. En primer lugar, esta revisión proporciona alguna información (1) sobre la estimulación de aminoácidos por la secreción de insulina, (2) los efectos de la leucina en la síntesis de proteína muscular post-ejercicio, y (3) los hidrolizados de proteína. Entonces se revisan estudios que examinan los efectos de las mezclas insulinotrópicas en la secreción de insulina, la utilización de nitrógeno, y el anabolismo de la proteína muscular tras el ejercicio. Finalmente, se discuten los efectos de la hiperinsulinemia post-ejercicio en la oxidación de grasa y la lipogénesis de novo.

Estimulación de aminoácidos por la secreción insulínica

Anteriormente, se creía que la secreción de insulina era controlada casi en su totalidad por las concentraciones sanguíneas de glucosa. Sin embargo, más tarde se ha puesto de manifiesto que los aminoácidos también juegan un papel muy importante en el control de la secreción de insulina. Algunos aminoácidos causan la liberación de insulina en humanos incluso en condiciones donde el azúcar sanguíneo varía un poco de su nivel basal.

Sin embargo, los cambios en el azúcar sanguíneo influyen en la respuesta de las células beta en los aminoácidos individuales.

Los estudios de aislados llevados a cabo en el páncreas de ratas han mostrado que las mezclas fisiológicas de aminoácidos e incluso las concentraciones farmacológicas de aminoácidos individuales requieren la presencia de unas concentraciones de glucosa permisivas (2,5-5.0mM) para que sea efectiva la estimulación de las células beta 19. Sin embargo, la leucina es una excepción 20.

Contrariamente a la creencia popular, la arginina oral no es un secretor efectivo de insulina.

 

EFECTOS DE LA LEUCINA EN LA SÍNTESIS PROTEICA POST-ENTRENO

La leucina es la clave de la cadena ramificada de aminoácidos, actúa como una señal de nutrientes para estimular el anabolismo de las proteínas musculares.

La leucina afecta al metabolismo de las proteínas musculares decreciendo el ratio de la degradación proteica, 21 probablemente incrementando la circulación de insulina.

Además, la leucina afecta a la fosforilación de las proteínas envueltas en la regulación de la síntesis proteica, lo que ha sido mostrado que ocurría incluso con la ausencia de un incremento en la circulación de insulina .

Tras el ejercicio, la recuperación de la síntesis de la proteína muscular requiere proteína dietaria o aminoácidos ramificados para incrementar las concentraciones de leucina en los tejidos.

El punto importante es que la insulina y la leucina permiten al músculo esquelético coordinar la síntesis proteica con un estado fisiológico y un consumo dietario. Para revisiones más detalladas, vea los documentos más recientes de Norton y Layman, 24 Blostrand et al 25 y Garlick 26.

HIDROLIZADOS DE PROTEÍNA

Los hidrolizados de proteína se producen a partir de fuentes de proteína purificadas mediante el calentamiento con ácidos o, preferiblemente, con la adición de enzimas proteolíticas, seguidas de un proceso de purificación .

El sabor marcadamente amargo es un atributo negativo de la mayoría de hidrolizados de proteína. Afortunadamente, algunas estrategias se han centrado en la aplicación de exopeptidasas y endopeptidasas específicas de la prolina, con el objeto de reducir este gusto amargo, dada la contribución de los residuos de prolina al amargor de los hidrolizados

El proceso hidrolítico imita nuestras propias acciones digestivas; así parece una forma ideal para procesar la proteína dietaria. Proteínas completamente hidrolizadas que contengan principalmente péptidos y tripéptidos son absorbidas más rápido que las proteínas intactas (no hidrolizadas).

Hay una absorción considerablemente mejor de una mayor tasa de aminoácidos de dipéptidos y tripéptidos que por una mezcla de aminoácidos parece ser el resultado de la captación por un sistema el cual tiene la capacidad de transporte mayor que el sistema portador del aminoácido, minimizando así la competencia entre sus substratos.

Cada hidrolizado de proteína es una mezcla compleja de péptidos de cadenas de distinta longitud con aminoácidos libres, que pueden ser definidos por un valor global conocido como grado e hidrólisis, que es la fracción de los enlaces peptídicos que han sido troceados en la proteína inicial.

 

Sin embargo, dos hidrolizados de proteínas realizados por diferentes métodos– por ejemplo, oligopéptidos/ una cantidad significante de aminoácidos libres VERSUS principalmente dipéptidos y tripéptidos– pueden tener un grado similar de hidrólisis incluso a pesar de que su absorción cinética es probablemente muy diferente.

Por consiguiente, se ha sugerido que es mejor usar el término » longitud de la cadena del perfil péptico».

 

 

Parece ser que solo los dipéptidos y tripéptidos, que permanecen después de la digestión peptidasa numinal, se absorben intactos.

Los terapéptidos y péptidos superiores parecen requerir antes la » bush-border» hidrólisis antes de que sus productos de hidrólisis puedan ser absorbidos.

Aunque la proteína inicial y el método de hidrólisis afecta a las características absortivas, la longitud de la cadena de péptidos es la variable más importante.

Los hidrolizados de proteína producidos de varias fuentes demuestran un incremento en la absorción de aminoácidos en los humanos cuando la proporción de dipéptidos y tripéptidos fue incrementada.34 Así, para maximizar el ratio de absorción, el hidrolizado de proteína ideal debería contener mayoritariamente dipéptidos y tripéptidos.

Un hidrolizado de proteína parece producir la hiperaminoacidemia más inmediata… En general, es la cinética de la absorción (en lugar de la neta absorción de aminoácidos) lo que determina el mayor valor nutricional de los hidrolizados de proteínas.

El uso de un hidrolizado de proteína en la bebida post-entreno es preferible a causa de que esto resulta en un incremento más rápido en las concentraciones de aminoácidos en el plasma durante un periodo de 2h mas que solo proteína intacta,  ya a su vez las concentraciones de los aminoácidos esenciales en sangre regulan la síntesis de la proteína muscular.

Una ventaja práctica es que uno puede ingerir un hidrolizado de proteínas inmediatamente tras el ejercicio sin sentirse excesivamente hinchado y sin suprimir el apetito, por lo que uno puede comer otra comida antes, posiblemente optimizando «la ventana anabólica». Además, la ingesta de hidrolizados de proteína tiene un fuerte efecto insulinotrópico. 14-18

Es evidente que la proteína de suero hidrolizada es el hidrolizado de proteína más conocido entre los atletas. La proteína de suero ha sido señalada como una fuente fundamental de proteína a partir de un excelente perfil de aminoácidos.  El suero puede ofrecer otros beneficios también.

El hidrolizado de caseína también es usado en algunas mezclas comerciales de proteína. Debe tenerse en cuenta que el valor biológico del hidrolizado de colágeno (también conocido como gelatina) es cero, así, no se recomienda la suplementación con colágeno como una fuente proteica.

Sin embargo, se ha demostrado que el hidrolizado de colágeno puede ser útil en la lucha contra enfermedades degenerativas de las articulaciones.

Finalmente, algunos productos comerciales son enriquecidos con hidrolizado de gluten de trigo– es decir, «péptidos de glutamina».

El gluten de trigo tiene un perfil de aminoácidos único: los residuos de la glutamina representan alrededor de un 40% de los aminoácidos.

La glutamina es un combustible importante para algunas células del sistema inmunológico y puede tener efectos inmunoestimulatorios específicos.

Vale la pena señalar que el modelo «clásico» del metabolismo proteico, el cal considera la ingesta de nitrógeno en términos del flujo de aminoácidos libres de la proteína dietaria y su intercambio entre el plasma y los compartimentos intracelulares y entre los aminoácidos libres y ramificados, es engañoso ya que ignora el flujo de aminoácidos desde pequeños grupos intermedios de péptidos.

 

LOS EFECTOS DE MEZCLAS INSULINOTRÓPICAS EN LA SECRECCIÓN DE INSULINA Y LA UTILIZACIÓN DE NITRÓGENO

En un estudio hecho por Calbet y MacLean 44 se determinaron los efectos de diferentes disoluciones con proteínas en la respuesta insulínica y la disponibilidad de aminoácidos en humanos saludables. Se usaron cuatro disoluciones diferentes de 600ml. La disolución de glucosa (control) contenía solo glucosa (25g/l), y las tres disoluciones adicionarles contenían la misma cantidad de glucosa + proteína (0,25 g/kg de masa corporal) pero las proteínas eran derivadas de diferentes fuentes: hidrolizado de suero, hidrolizado de guisante, y una disolución completa de leche de vaca. Esto estudio indicó que:

La ingesta de glucosa y el hidrolizado de proteína originó un aumento sinérgico de más rápido de la insulina plasmática. De hecho,

los hidrolizados de proteínas estimularon un incremento en la insulina plasmática que fue dos y cuatro veces mayor que el producido por la disolución intacta de leche de vaca y la glucosa, respectivamente.

Los hidrolizados de proteínas son absorbidos en un ratio más rápido en el intestino delgado que las proteínas intactas de leche, como se refleja por el rápido incremento en la concentración plasmática de aminoácidos ramificados en la sangre periférica.

El hidrolizado de suero demostró la mayo

r disponibilidad de aminoácidos durante un periodo de 3 horas postprandial. Los autores atribuyeron esta diferencia al rápido incremento de los aminoácidos plasmáticos evocados durante los primeros 40 min del periodo digestivo, durante el cual el aumento fue de aproximadamente un 37% mayor tras la ingesta de la disolución de hidrolizado de suero que tras la ingesta de la disolución intacta de proteína de leche.

Si has aguantado la chapa hasta aquí, mereces alguna recompensa desde ahora.

Es probable que las concentraciones altas de aminoácidos plasmáticos y el incremento de insulina expliquen la superioridad de los hidrolizados de proteína sobre las proteínas intactas en términos de promover la utilización de nitrógeno. La co-ingestión de carbohidratos parece afectar la absorción cinética, como un estudio mostró, las proteínas de suero y caseína y sus respectivos hidrolizados administrados solo, producen ratios similares de absorción intestinal de aminoácidos45. Alternativamente, es posible que ese estudio se haya usado hidrolizados de proteína conteniendo principalmente oligopéptidos.

Más recientemente, Kaastra et al 17 determinó el grado en que la combinación de la ingesta de Chs de alto índice glucémico y un hidrolizado de caseína con o sin leucina libre adicional podía incrementar las concentraciones de insulina durante la recuperación post-ejercicio. Catorce atletas masculinos participaron en tres ensayos cruzados aleatorios en los cuales hicieron 2h de ejercicio.

Posteriormente, los sujetos fueron estudiados en un periodo de 3.5h durante el cual ingirieron solo Chs (0,8 gr/kg/h), Chs + hidrolizado de proteína (0,8 y 0,4 g/kg/h respectivamente), o CHs + hidrolizado de proteínas + leucina libre (0,8, 0,4 y 0,1 g/kg/h, respectivamente). Los resultados revelaron que la respuesta de la insulina plasmática eran de 108% y 190% mas grades en el grupo de CHs + hidrolizado de proteínas y CHs + hidrolizado de proteínas + leucina libre, respectivamente, comparado con el grupo de solo CHS. Este estudio también indicó que añadir fenilanina libre, tal como se aplica en estudios más recientes, 15-16, no obtiene necesariamente dichos niveles altos en la respuesta insulínica.

De manera similar, Manders et al 18 examinó las respuestas de la insulina plasmática tras una ingesta de hidrolizado de caseína con y sin leucina libre adicional con un único bolo de CH’s de alto índice glucémico. Otra vez, los sujetos que participaron en los tres ensayos en los que se determinó la respuesta de la insulina en sangre tras la ingesta de los brebajes: Solo CH’s (0c7 gr /kg), CH’s + hidrolizado de proteína (0,7 y 0,3 gr (kg, respectivamente) o CH’s + hidrolizado de proteína + leucina libre (0,7-0,3 y 0,1 gr/kg, respectivamente).

El resultado indicó que las respuestas plasmáticas de la insulina fueron de 66 % y 221% mayores en los sujetos saludables del grupo CH’s + hidrolizado de proteína y CHO + hidrolizado de proteína + leucina libre, respectivamente, comparado con los sujetos del grupo correspondiente a solo CH’s. En otras palabras, este estudio también mostró que la ingesta de un hidrolizado de proteínas con leucina adicional aumenta fuertemente la secreción de insulina tras la consumición de un solo bolo de CH’s.

Esto está en la línea de los datos de Calbet y Holst, 45 que reportaron que los hidrolizados de suero y caseína provocaron una secreción gástrica de un 50 % mayor que en las soluciones intactas de proteína, lo que fue acompañado por concentraciones plasmáticas más altas de polipéptidos insulinotrópicas glucoso-dependientes durante los primeros 20 min de proceso de vaciado gástrico.

Además de conocidos efectos sobre las células beta pancreáticas, este polipéptido también tiene un efecto metabólico directo en otros tejidos y órganos, como el músculo, hepático y el tejido adiposo; la mayoría de sus funciones tiende a aumentar el anabolismo.

La noción de que los hidrolizados de proteína tienen fuertes propiedades insulinotrópicas también es apoyada por los estudios que examinan los efectos de bebidas post-entreno con proteína intacta. Ivy et al46 comparó los efectos de los CH’s + proteína intacta (80 g CH’s, 28 g de proteína, 6 g de grasa); bajos CH’s (80gr CH’s, 6 gr de grasa), o CH’S altos (108 gr CH’s, 6 gr de grasa) y reportó que las concentraciones plasmáticas de insulina no fueron diferentes en cualquier momento de los grupos.

Sin embargo, Zawadzki et al47 observó que las concentraciones plasmáticas de insulina para el grupo de CH’s + proteína intacta (112 y 40,7 gr, respectivamente) fueron algo mayores que en el grupo de CH’s (112gr de CH’s).

Una bebida post-entreno que contenga una mezcla de aminoácidos libres también tiene un efecto potente en la secreción insulínica.6 Sin embargo, una gran dosis de amino4s puede causar malestar gastrointestinal. Esto puede tener algo que ver con la osmolaridad de la bebida. Un hidrolizado de proteína que contenga dipéptidos y tripéptidos reduce la osmolaridad debido a el balance entre dipéptidos y tripéptidos tienen la misma y un tercio de la osmolaridad de los aminoácidos libres, respectivamente 34.

LOS EFECTOS DE MEZCLAS NUTRICIONALES INSULINOTRÓPICAS EN AL ANABOLISMO MNUSCULAR POST-EJERCICIO

Un estudio sofisticado por Koopman et al16 investigó la síntesis muscular post-entreno y el balance total de proteína tras la ingesta de una combinación de CH’s de alto índice glucémico con o sin hidrolizado de proteína de suero y / o leucina. Su protocolo nutricional fue bastante riguroso; los sujetos recibieron una bebida con un volumen de 3ml/kg cada 30 min para asegurar completar la dosis de 0,3 gr de CH’s de alto IG/kg y 0,2 del hidrolizado de proteína / kg cada hora, con o sin añadir de 0,1 gr/kg de leucina libre. MEDICIONES FUERON TOMADAS CADA 30 min hasta llegar a los 330 min tras el ejercicio. Los resultados revelaron que el ratio total de síntesis proteica fue mayor en el grupo de CH’s + hidrolizado de proteína + leucina: 95,6 (0,1) % vs 92.0 (0,4) % y 94,2 (0,4) % en los grupos de CH’s y CH’s + hidrolizados de proteína, respectivamente. Similarmente, la tasa fraccional sintética en el vasto lateral (músculo) fue significativamente más alta en el grupo de CH’s + hidrolizado proteico + leucina con respecto al grupo de CH’s (0,095(0,006) %/h vs 0,061(0,008) %/h, respectivamente), con valores intermedios en el grupo de CH’s + hidrolizado proteico (0,0820(0,0104) %/h).

Además, los investigadores encontraron que la respuesta plasmática de la insulina tenía una correlación negativa con la degradación total de la proteína corporal, mientras que la síntesis de proteína total tenía una correlación positiva con la respuesta insulínica en el plasma. Sin embargo, la tasa sintética fraccional no se correspondía con la respuesta insulínica en el plasma, mientras que la tasa sintética mixta de proteína muscular se correspondió con la cantidad de leucina que fue ingerida, Es difícil interpretar estos resultados debido a la suplementación masiva. Sin embargo, los autores concluyeron que, “la ingesta adicional de leucina libre en combinación con proteína y CH’s representa probablemente una estrategia efectiva para incrementar el anabolismo muscular tras un ejercicio de resistencia”. Otros estudios recientes han mostrado que dosis relativamente pequeñas de leucina pueden mejorar el rendimiento48 del ejercicio y aumentar las ganancias de fuerza. 49

 

Aunque el estudio de Koopman indica que la suplementación dietaria inducida tras el ejercicio hiperinsulinemia mas hiperaminoacidemia puede tener efectos favorables sobre la respuesta de la fase aguda al entrenamiento de resistencia, los efectos de una suplementación repetida, en las adaptaciones a largo plazo en el ejercicio de resistencia son actualmente poco claras. Para arrojar algo de luz sobre esta cuestión, Bird et al50 examinó los efectos de suplementación crónica de CH’s de alto IG y/o aminoácidos esenciales en las respuestas hormonales y musculares en hombres jóvenes sin no entrenados. Todos los sujetos siguieron la misma supervisión, un protocolo de entrenamiento de resistencia dos veces por semana durante 12 semanas. Tras el ejercicio de resistencia, los sujetos consumieron un suplemento de CH’s de alto IG, y otro de aminoácidos esenciales (6g), una combinación de carbohidratos de alto IG + aminoácidos esenciales, o un placebo que contenía solo aspartamo y aromas cítricos. Los resultados revelaron que la suplementación con CH’s + aminoácidos esenciales mejora las adaptaciones hormonales y musculares en un grado mayor que tanto CH’s como aminoácidos esenciales consumidos independientemente. Específicamente, la ingesta de CH’S + aminoácidos esenciales produjo relativamente el mayor incremento en las fibras de tipo 1 del área de la sección transversal. Los cambios en las fibras musculares de tipo II mostraron una tendencia similar.

Aunque más allá del alcance de este documento, es muy probable que las reducciones crónicas en la respuesta inducida del cortisol asociadas con la ingesta post-ejercicio de CH’s y aminoácidos también afecte positivamente a la adaptación hipertrófica del músculo esquelético al ejercicio de resistencia mediante una reducción de la hormona que media en la degradación proteica. Para una revisión, véase los documentos recientes de Volek y Kraemer, 21 Ratamess, 52 y Crewther et al53.

TAMBIÉN PUEDE LLEVAR SU BATIDO DE PROTEÍNAS Y BEBERLO

Contrario a la creencia popular, una ingesta alta de proteína no tiene efectos adversos en riñones sanos, 54,55 el estado líquido, 56 o los huesos.57-60 De hecho, las proteínas parecen tener efectos positivos en la salud ósea, al igual que incrementan la circulación de la insulina similar al factor de crecimiento I (IFG-I), el cual juega un papel importante en la formación ósea.58 Por ejemplo, Ballard et al 60 reportó que la suplementación proteica durante un programa de fuerza y acondicionamiento permitía un incremento plasmático de las concentraciones de IGF-I en los sujetos comparado con las concentraciones en un grupo que también entrenaba pero consumía un suplemento isocalórico de CH’S. Además, las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina en el hueso aumentaron con el tiempo en el grupo de la proteína con respecto al otro grupo, indicando un incremento en la formación ósea.

Además, el IGF-I juega un papel fundamental en el desarrollo, crecimiento, reparación, y mantenimiento del músculo esquelético.61 Así, puede ser parcialmente explicado porque muchos atletas de fuerza/potencia (especialmente culturistas) sienten que una ingesta muy alta de proteína es beneficiosa para la hipertrofia del músculo esquelético. De hecho, los estudios indican un incremento positivo en el balance de nitrógeno cuando se incrementa la ingesta proteíca.62; sin embargo, se necesitan claramente más estudios ante el misterio de las necesidades proteicas de aquellos que intentan aumentar masa muscular se resuelvan. Tradicionalmente, el término “requerimiento proteico” ha significado la cantidad de proteína dietaria que debe ser consumida para proveer los aminoácidos necesarios para la síntesis de esas proteínas irreversiblemente catabolizadas en el curso del metabolismo corporal. Debemos decir, sin embargo, que los atletas de fuerza/ potencia no están concernidos con la mínima cantidad de proteína necesaria para mantener las funciones corporales normales, sino, más bien, sus ganancias absolutas en masa y fuerza. Otros beneficios potenciales de tomas altas de proteína deberían ser considerados también. 66-70

 

Curiosamente, un estudio con placebo controlado por Falkoll etal071 mostró que la suplementación post-ejercicio con proteína/CH’s (1) reduce las infecciones bacterianas/ virales, (2) decrece el número de visitas médicas por problemas de articulaciones, (3) disminuye los episodios de agotamiento por el calor, (4) reduce el dolor muscular, y (5) mejora las puntuaciones de rifle en marines norteamericanos reclutados durante un entrenamiento básico.

EFECTOS DE LA HIPERINSULINEMIA POST-EJERCICIO EN LA OXIDACIÓN DE GRASA Y LA LIPOGÉNESIS DE NOVO

Las relaciones principales con los lípidos de la insulina son la inhibición de la lipasas y la oxidación de lípidos (at 33 y 44 μU/ml, respectivamente).72 Cuando las concentraciones de insulina decrecen por debajo de 13 μU/ml, la lipólisis es poderosamente y exponencialmente estimulada. 72 Volek et al73 reportó que una dieta muy baja en CH’s decrece significativamente la insulina en suero (-34%) y sobre un 70 % de variabilidad en la pérdida de grasa se explica por un decrecimiento en las concentraciones de insulina en suero. Además, la insulina exógena promueve la acumulación de grasa corporal, 74 entonces se puede especular que los suplementos insulinotrópicas tienen efectos similares. Sin embargo, creo que esto no es una preocupación para los atletas saludables cuando estos suplementos son ingeridos inmediatamente tras un ejercicio riguroso cuando las células musculares son muy receptivas a la insulina 75 y piden un nuevo combustible. El estado fisiológico de una persona sedentaria y la de un atleta bien entrenado tras un ejercicio son polos opuestos. La activación de AMP proteína quinasa actúa como un “interruptor metabólico” en múltiples tejidos tras el ejercicio; el efecto neto de su activación es incrementar la oxidación de ácidos grasos y disminuir la síntesis glicerolipídica. 76

Para investigar las adaptaciones hormonales y metabólicas que ocurren cuando se consumen CH’s de alto IG tras el ejercicio, Krzentwski et al77 comparó el destino de una carga de 100 gr de glucosa oral y voluntarios saludables tras un ayuno de una noche, ya sea sin realizar ejercicio o tras tres horas de ejercicio ejecutados en una máquina a aproximadamente, el 50% del VO2MAX del individuo. El calorímetro indicó que la ingesta de glucosa en la recuperación muscular era asociada con un decrecimiento en la oxidación de CH’s y un incremento en la oxidación de lípidos comparado con las condiciones del grupo de control. Más recientemente, Folch et al78 reportó que la lipogénesis de novo era totalmente suprimida tras el ejercicio, incluso cuando una carga muy grande de CH’s era ingerida, y que la oxidación de grasa se mantuvo alta en sujetos que se habían ejercitado después tanto de la comida pequeña de CH’s como dela grande. Finalmente, Bird et al50 observó que la ingesta post-ejercicio de CH’s de alto IG no inhibía la inducción de pérdida de grasa corporal en el ejercicio de resistencia.

Ciertamente, este autor no está sugiriendo que los suplementos insulinotrópicos deban ser utilizados mientras vemos la tele. Es posible que la condición hiperinsulinémica prevalente en obesos, resistentes a la insulina sea responsable de una repartición a distancia de ácidos grasos desde la oxidación hasta el almacenamiento. 79

EFECTOS ANTIINNFLAMATORIOS DE LA INSULINA

Recientemente, Dadona et al80 propuso que la insulina es una agente anti-inflamatorio ideal para los pacientes crónicos, ya que normaliza las concentraciones de glucosa sanguínea (la glucosa es pro inflamatoria) mientras ejerce su efecto anti-inflamatorio. Además, la insulina suprime la generación de especies reactivas de oxígeno y la expresión de p47 phox, un componente clave en la oxidación de NADPH, la enzima que genera el superóxido radical.80 Así, la insulina también tiene efectos antioxidantes. Como el ejercicio fuerte produce inflamación muscular 81 e incrementa la producción de especies de oxígeno reactivo, 82 si es posible que la hiperinsulinemia post-ejercicio ofrezca beneficios adicionales más allá de la síntesis de proteína muscular.

CONCLUSIONES

Los estudios examinados aquí indican que las mezclas nutricionales que contienen hidrolizados de proteína, con leucina añadida, y CH’s de alto IG aumentan en mayor medida la secreción de insulina comparado con solo CH’s de alto IG. Cuando la hiperinsulinemia post-entreno es apoyada por un hidrolizado de proteína y leucina, se induce la hiperaminoacidemia, la deposición neta de proteína en el músculo debe ocurrir. Así, las bebidas post-ejercicio que contengan esos nutrientes en conjunto con un ejercicio de resistencia apropiado permiten incrementar la hipertrofia del músculo esquelético y la fuerza. Si es así, estos suplementos para el post-entreno podrían ser considerados beneficiosos no solo para los atletas, sino también para cualquiera que haya perdido función muscular a través de una enfermedad, por ejemplo, la distrofia muscular de Duchenne. Los estudios futuros deben evaluar los efectos a largo plazo sobre la composición corporal y el rendimiento deportivo.

Referencias

  1. Wilson J. Acute & chronic endocrine responses to exercise induced disruptions in homeostasis. Part one. Exercise endocrinology principles and catecholamines. HYPERplasia The Magazine. http://www.abcbodybuilding.com/magazine03/exerciseendocronology1.htm (accessed 7 Sep 2006).
  2. Wolfe RR. Volpi E. Insulin and protein metabolism. In: Jefferson LS, Cherrington AD, eds. The endocrine pancreas and regulation of metabolism New York, Oxford University Press 2001:735–57.
  3. Bennet WM, Connacher AA, Scrimgeour CM, et al. Euglycemic hyperinsulinemia augments amino acid uptake by human leg tissues during hyperaminoacidemia. Am J Physiol 1990;259:E185–94.
  4. Borsheim E, Cree MG, Tipton KD, et al. Effect of carbohydrate intake on net muscle protein synthesis during recovery from resistance exercise. J Appl Physiol 2004;96:674–8. [Abstract/FREE Full text]
  5. Tipton KD, Ferrando AA, Phillips SM, et al. Postexercise net protein synthesis in human muscle from orally administered amino acids. Am J Physiol 1999;276:E628–34.
  6. Rasmussen BB, Tipton KD, Miller SL, et al. An oral essential amino acid-carbohydrate supplement enhances muscle protein anabolism after resistance exercise. J Appl Physiol 2000;88:386–92. [Abstract/FREE Full text]
  7. Wolfe RR. Protein supplements and exercise. Am J Clin Nutr2000;72:551S–7S. [Abstract/FREE Full text]
  8. Lemon PW, Berardi JM, Noreen EE. The role of protein and amino acid supplements in the athlete’s diet: does type or timing of ingestion matter? Curr Sports Med Rep2002;1:214–21. [Medline]
  9. Ivy J, Portman R. Nutrient timing: the future of sports nutrition. North Bergen, NJ: Basic Health Publications, 2004.
  10. Levenhagen DK, Gresham JD, Carlson MG, et al. Postexercise nutrient intake timing in humans is critical to recovery of leg glucose and protein homeostasis. Am J Physiol Endocrinol Metab 2001;280:E982–93. [Abstract/FREE Full text]
  11. Fielding RA, Parkington J. What are the dietary protein requirements of physically active individuals? New evidence on the effects of exercise on protein utilization during post-exercise recovery. Nutr Clin Care2002;5:191–6. [CrossRef][Medline]
  12. Ivy JL. Regulation of muscle glycogen repletion, muscle protein synthesis and repair following exercise. J Sports Sci Medicine2004;3:131–8.
  13. Llewellyn W. Anabolics 2002: anabolic steroids reference manual. Patchogue, NY: Molecular Nutrition, 2002.
  14. van Loon LJ, Saris WHM, Verhagen H, et al. Plasma insulin responses after ingestion of different amino acid or protein mixtures with carbohydrate. Am J Clin Nutr 2000;72:96–105. [Abstract/FREE Full text]
  15. van Loon LJ, Kruijshoop M, Verhagen H, et al. Ingestion of protein hydrolysate and amino acid-carbohydrate mixtures increases postexercise plasma insulin responses in men. J Nutr 2000;130:2508–13. [Abstract/FREE Full text]
  16. Koopman R, Wagenmakers AJ, Manders RJ, et al. Combined ingestion of protein and free leucine with carbohydrate increases postexercise muscle protein synthesis in vivo in male subjects. Am J Physiol Endocrinol Metab 2005;288:E645–53. [Abstract/FREE Full text]
  17. Kaastra B, Manders RJ, van Breda E, et al. Effects of increasing insulin secretion on acute postexercise blood glucose disposal. Med Sci Sports Exerc 2006;38:268–75.
  18. Manders RJ, Koopman R, Sluijsmans WE, et al. Co-ingestion of a protein hydrolysate with or without additional leucine effectively reduces postprandial blood glucose excursions in Type 2 diabetic men. J Nutr 2006;136:1294–9. [Abstract/FREE Full text]
  19. Newgard CB, Matschinksy FM. Substrate control of insulin release. In: Jefferson LS, Cherrington AD, eds. The endocrine pancreas and regulation of metabolism. New York: Oxford University Press, 2001:125–51.
  20. Matschinsky FM, Ellerman J, Stillings S, et al. Hexones and insulin secretion. In: Hasselblatt A, Bruchhausen FV, eds. Handbook of experimental pharmacology. Berlin: Springer-Verlag, 1975:79–114.
  21. Nair KS, Schwartz RG, Welle S. Leucine as a regulator of whole body and skeletal muscle protein metabolism in humans. Am J Physiol Endocrinol Metab1992;263:E928–34. 
  22. Karlsson HK, Nilsson PA, Nilsson J, et al. Branched-chain amino acids increase p70S6K phosphorylation in human skeletal muscle after resistance exercise. Am J Physiol Endocrinol Metab 2004;287:E1–7. 
  23. Norton LE, Layman DK. Leucine regulates translation initiation of protein synthesis in skeletal muscle after exercise. J Nutr2006;136:533S–537S.
  24. Blomstrand E, Eliasson J, Karlsson HK, et al. Branched-chain amino acids activate key enzymes in protein synthesis after physical exercise. J Nutr 2006;136:269S–73S. 
  25. Garlick PJ. The role of leucine in the regulation of protein metabolism. J Nutr2005;135:1553S–6S. 
  26. Bucci LR, Unlu L. Protein and amino acid supplements in exercise and sport. In: Wolinsky I, Driskell JA, eds. Energy-yielding macronutrients and energy metabolism in sports nutrition. Boca Raton, FL: CRC Press, 2000:191–212.
  27. FitzGerald RJ, O’Cuinn G. Enzymatic debittering of food protein hydrolysates. Biotechnol Adv2006;24:234–7.
  28. Pasquale MG. Protein foods vs. protein and amino acid supplements. In: Amino acids and proteins for the athlete: the anabolic edge. Boca Raton, FL: CRC Press, 1997:89–98.
  29. Manninen AH. Protein hydrolysates in sports and exercise: a brief review. J Sports Med Sci2004;3:60–63.
  30. Adler-Nissen I. Enzymatic hydrolysis of food proteins. London: Elsevier, 1986.
  31. Grimble GK. Mechanisms of peptide and amino acid transport and their regulation. In: Furst P, Young V, eds. Proteins, peptides and amino acids in enteral nutrition. Basel: Karger and Nestec, 2000:63–88.
  32. Grimble GK. The significance of peptides in clinical nutrition. Ann Rev Nutr1992;14:419–47.
  33. Bohe J, Low A, Wolfe RR, et al. Human muscle protein synthesis is modulated by extracellular, not intramuscular, amino acid availability: a dose-response study. J Physiol 2003;552 (Pt 1) :315–24., and essential amino acids: mechanisms underlying health benefits for active people [review]. J Nutr Biochem2003;14:251–8. 
  34. Morifuji M, Sakai K, Sanbongi C, et al. Dietary whey protein downregulates fatty acid synthesis in the liver, but upregulates it in skeletal muscle of exercise-trained rats. Nutrition 2005;21:1052–8. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  35. Morifuji M, Sakai K, Sanbongi C, et al. Dietary whey protein increases liver and skeletal muscle glycogen levels in exercise-trained rats. Br J Nutr 2005;93:439–45. 
  36. Marshall K. Therapeutic applications of whey protein. Altern Med Rev2004;9:136–56. 
  37. Yalcin AS. Emerging therapeutic potential of whey proteins and peptides. Curr Pharm Des2006;12:1637–43. 
  38. Lands LC, Grey VL, Smountas AA. Effect of supplementation with a cysteine donor on muscular performance. J Appl Physiol1999;87:1381–5. 
  39. Kalman DS. Gelatin. In: Wolinsky I, Driskell JA, eds. Nutritional ergogenic aids. Boca Raton, FL: CRC Press, 2004:105–13.
  40. Moskowitz RW. Role of collagen hydrolysate in bone and joint diseases. Semin Arthritis Rheum2000;30:87–9.
  41. Horiguchi N, Horiguchi H, Suzuki Y. Effect of wheat gluten hydrolysate on the immune system in healthy human subjects. Biosci Biotechnol Biochem2005;69:2445–9. 
  42. Castell LM, Newsholme EA. The effects of oral glutamine supplementation on athletes after prolonged, exhaustive exercise. Nutrition1997;13:738–42. 
  43. Calbet JA, MacLean DA. Plasma glucagon and insulin responses depend on the rate of appearance of amino acids after ingestion of different protein solutions in humans. J Nutr2002;132:2174–82.
  44. Calbet JA, Holst JJ. Gastric emptying, gastric secretion and enterogastrone response after administration of milk proteins or their peptide hydrolysates in humans. Eur J Nutr2004;43:127–39. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  45. Ivy JL, Goforth HW Jr, Damon BM, et al. Early postexercise muscle glycogen recovery is enhanced with a carbohydrate-protein supplement. J Appl Physiol 2002;93:1337–44. [Abstract/FREE Full text]
  46. Zawadzki KM, Yaspelkis BB III, Ivy JL. Carbohydrate-protein complex increases the rate of muscle glycogen storage after exercise. J Appl Physiol1992;72:1854–1859. [Abstract/FREE Full text]
  47. Crowe MJ, Weatherson JN, Bowdeen BF. Effects of dietary leucine supplementation on exercise performance. Eur J Appl Physiol2005;29:1–9.
  48. Coburn JW, Housh DJ, Housh TJ, et al. Effects of leucine and whey protein supplementation during eight weeks of unilateral resistance training. J Strength Cond Res 2006;20:284–91. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  49. Bird SP, Tarenning KM, Marino FE. Independent and combined effects of liquid carbohydrate/essential amino acid ingestion on hormonal and muscular adaptations following resistance training in untrained men. Eur J Appl Physiol2006;97:225–38. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  50. Volek JS. Influence of nutrition on responses to resistance training. Med Sci Sports Exerc2004;36:689–96.
  51. Kraemer WJ, Ratamess NA. Hormonal responses and adaptations to resistance exercise and training. Sports Med2005;35:339–61. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  52. Crewther B, Keogh J, Cronin J, et al. Possible stimuli for strength and power adaptation: acute hormonal responses. Sports Med 2006;36:215–38. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  53. Manninen AH. High-protein diets and purported adverse effects: where is the evidence? Sports Nutr Rev J2004;1:45–51.
  54. Martin WF, Armstrong LE, Rodriguez NR. Dietary protein intake and renal function. Nutr Metab (Lond)2005;2:25.
  55. Martin WF, Cerundolo LH, Pikosky MA, et al. Effects of dietary protein intake on indexes of hydration. J Am Diet Assoc 2006;106:587–9. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  56. Heaney RP. Protein intake and bone health: the influence of belief systems on the conduct of nutritional science. Am J Clin Nutr2001;73:5–6. [FREE Full text]
  57. Bonjour JP. Dietary protein: an essential nutrient for bone health. J Am Coll Nutr2005;24:526S–36S. [Abstract/FREE Full text]
  58. Mullins NM, Sinning WE. Effects of resistance training and protein supplementation on bone turnover in young adult women. Nutr Metab (Lond)2005;2:19.
  59. Ballard TL, Clapper JA, Speckler BL, et al. Effect of protein supplementation during a 6-mo strength and conditioning program on insulin-like growth factor I and markers of bone turnover in young adults. Am J Clin Nutr 2005;81:1442–8. [Abstract/FREE Full text]
  60. Booth F. The many flavors of IGF-I. J Appl Physiol2006;100:1755–6. [FREE Full text]
  61. Tipton KD, Wolfe RR. Protein and amino acids for athletes. J Sports Sci2004;22:65–79. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  62. Lemon PW. Beyond the zone: protein needs of active individuals. J Am Coll Nutr2000;19:513S–521S. [Abstract/FREE Full text]
  63. Phillips SM. Protein requirements and supplementation in strength sports. Nutrition2004;20:689–95. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  64. Wilson J, Wilson GJ. Contemporary issues in protein requirements and consumption for resistance trained athletes. J Int Soc Sports Nutr2006;3:7–27.
  65. Halton TL, Hu FB. The effects of high protein diets on thermogenesis, satiety and weight loss: a critical review. J Am Coll Nutr2004;23:373–85. [Abstract/FREE Full text]
  66. Lejeune MP, Kovacs MB, Westerterp-Plantenga MP. Additional protein intake limits weight regain after weight loss in humans. Br J Nutr2005;93:281–9. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  67. Layman DK, Evans E, Baum JL, et al. Dietary protein and exercise have additive effects on body composition during weight loss in adult women. J Nutr 2005;135:1903–10. [Abstract/FREE Full text]
  68. Lowery L, Forsythe CE. Protein and overtraining: potential applications for free-living athletes. J Int Soc Sports Nutr2006;3:42–50.
  69. Antonio J, Manninen AH. Eating to improve body composition. In: Antonio J, Kalman D, Stout J, et al, eds. Essentials of sports nutrition and supplements. Totowa, NJ: Humana Press, 2006; in press.
  70. Flakoll PJ, Judy T, Flinn K, et al. Postexercise protein supplementation improves health and muscle soreness during basic military training in Marine recruits. J Appl Physiol 2004;96:951–6. [Abstract/FREE Full text]
  71. Borer KT. Hormonal regulation of fuel use in exercise. In: Exercise endocrinology. Champaign, IL: Human Kinetics, 2003:97–120.
  72. Volek JS, Sharman RJ, Love DM, et al. Body composition and hormonal responses to a carbohydrate-restricted diet. Metabolism 2002;51:864–70. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  73. Carlson MG, Campbell PJ. Intensive insulin therapy and weight gain in IDDM. Diabetes1993;42:1700–7. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  74. Borghouts LB, Keizer HA. Exercise and insulin sensitivity: a review. Int J Sports Med2000;21:1–12. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  75. Ruderman NB, Park H, Kaushik VK, et al. AMPK as a metabolic switch in rat muscle, liver and adipose tissue after exercise. Acta Physiol Scand 2003;178:435–42. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  76. Krzentowski G, Pirnay F, Luyckx AS, et al. Metabolic adaptations in post-exercise recovery. Clin Physiol 1982;2:277–88. [Medline][Web of Science]
  77. Folch N, Peronnet F, Massicotte D, et al. Metabolic response to small and large 13C-labelled pasta meals following rest or exercise in man. Br J Nutr 2001;85:671–80. [Medline][Web of Science]
  78. Zierath JR, Hawley JA, Dyck DJ, et al. Energy turnover and substrate utilization. In: Mooren FC, Völker K, eds. Molecular and cellular exercise physiology. Champaign, IL: Human Kinetics, 2005:145–78.
  79. Dandona P, Mohanty P, Chaudhuri A, et al. Insulin infusion in acute illness. J Clin Invest 2005;115:2069–72. [CrossRef][Medline][Web of Science]
  80. MacIntyre DL, Reid WD, McKenzie DC. Delayed muscle soreness. The inflammatory response to muscle injury and its clinical implications. Sports Med1995;20:24–40. [Medline][Web of Science]
  81. Ji LL. Antioxidants and oxidative stress in exercise. Proc Soc Exp Biol Med1999;222:283–92. [Abstract/FREE Full text]