Hay más calorías en tu comida de lo que crees

Sucede a muchos, muchos individuos a dieta que tratan de perder grasa de manera controlada manteniendo la masa muscular. Mantienen un registro exacto de cuanto comen, y se aseguran de consumir algunos cientos de calorías menos de las que gastan a diario. Pero no obtienen ningún resultado. La grasa permanece en el mismo lugar. ¿Cómo es posible? Los fabricantes de alimentos suelen indicar en las etiquetas un número de calorías inferior a las que contiene realmente el producto.

 

El realizador neoyorquino Casey Neistat recientemente publicó en la web un vídeo de cinco minutos titulado “The calorie detective”. Dicho vídeo debería ser de obligado visionado para quienes desean perder peso y siguen confiando en la industria alimentaria.

Neistat compró cinco alimentos de su preferencia y se los proporcionó a investigadores de la Universidad de Columbia, que analizaron exactamente cuántas calorías contenían los productos. Y -¡sorpresa!- contenían una cantidad superior a la que los fabricantes habían declarado. Si Neistat hubiera consumido los cinco productos en el mismo día, habría consumido 548 kcal más de las que indicaban las etiquetas.

 

La investigación ha demostrado que la industria alimentaria miente a menudo sobre el valor calórico de los alimentos preparados. En 2010 investigadores de la Universidad de Tufts publicaron en el Journal of the American Dietetic Association un análisis de cuarenta alimentos diferentes que habían comprado en restaurantes y supermercados (En Estados Unidos los restaurantes tienen que indican la cantidad de calorías de los platos).

El número de kcals medido superaba casi siempre al número indicado por los fabricantes y comerciantes. La primera gráfica se refiere a los productos proporcionados por los restaurantes.

El eje horizontal representa el número de kcals que los restaurantes declaraban de sus productos; el eje vertical representa el número de calorías que encontraron los investigadores. Donde el valor del eje vertical es 0, significa que los investigadores encontraron tantas calorías como habían declarado los fabricantes. Donde el valor es +10, los investigadores encontraron un 10% más de calorías de las declaradas.

 

 

La figura superior muestra los resultados de los alimentos preparados de los supermercados. De nuevo, las etiquetas infraestiman el número de calorías. Más datos sobre los productos analizados se proporcionan en la tabla inferior (pincha en ella para ver una versión de mayor tamaño).

 

Los investigadores confinaron su estudio a alimentos bajos en calorías. Sería de esperar que estos alimentos estuvieran etiquetados con precisión, pero contenían de media un 8% más de calorías de las que se indicaban en la etiqueta.

No tenemos constancia de estudios similares realizados sobre alimentos europeos, pero sospechamos que la situación no será mejor. Hemos escuchado a menudo sobre culturistas europeos que controlan minuciosamente lo que ingieren pero no logran perder peso aunque sus cálculos indiquen que están consumiendo unos cientos de calorías menos de las que queman. Los culturistas suelen usar casi siempre los datos proporcionados en las etiquetas.

La solución es simple: prepara y cocina tú mismo los alimentos que consumes, empleando ingredientes sin procesar y evitando los productos preparados. Cualquier tabla de calorías te proporcionará el número exacto de calorías de alimentos no procesados como las patatas, la verdura, la fruta, la carne, los huevos y el pescado. Y además una dieta con alimentos sin procesar será mucho más sana.

Fuente del estudio: J Am Diet Assoc. 2010 Jan; 110(1): 116-23.

Traducido por José E. «Platón» para Fisiomorfosis.net

Hay más calorías en tu comida de lo que crees
5 (100%) 2 vote[s]