Agua: El anabólico perfecto

El agua ayuda a quemar grasa ahorrando proteína, tiene un efecto anabólico en la recuperación tras una sesión de pesas y aumenta el nivel de la hormona de crecimiento durante el trabajo cardiovascular. Y sin efectos secundarios. Presentamos tres interesantes estudios que nos recuerdan que a veces lo más simple es lo mejor.

p97

Un cuerpo hidratado utiliza más grasa y menos proteína

En un estudio algo viejo los investigadores incrementaron los niveles de líquido en sus sujetos de prueba y midieron el efecto en su metabolismo. Los sujetos quemaron más grasa y menos proteína. Parece imposible, pero el agua es anabólica.

Los investigadores deshidrataron a los sujetos de prueba mediante una solución salina. La sal drenó el agua de sus células. Los investigadores imitaron el efecto de un alto nivel líquido añadiendo agua, y emplearon una hormona para reducir la cantidad de líquido perdido a través de la orina.

Debajo puedes ver el efecto del líquido en la liberación de las grasas de las células, lo que hace que el cuerpo pueda quemarlas. La concentración de glicerol en el cuerpo aumenta a medida que las células grasas liberan más ácidos grasos.

p91

Las barras del estudio sobre la «hipo-osmolalidad» muestran lo que ocurre en los cuerpos de los sujetos totalmente hidratados (barras grises).

Debajo puedes ver el efecto que tiene un nivel elevado de líquidos sobre la quema de proteína. Hypo= células hidratadas, hyper= células deshidratadas, iso= grupo de control. Los investigadores midieron la descomposición de la proteína mediante la oxidación del aminoácido llamado leucina.

p92

La conclusión: las células grasas que son saturadas con agua liberan grasas más fácilmente; las células musculares que están llenas de agua ahorran proteínas. El agua es un anabólico perfecto.

Estudio: Eur J Clin Nutr. 2003 Dec;57 Suppl 2:S69-74.

El efecto anabólico del agua en el entrenamiento con pesas

Los deportistas que entrenan con pesas crecen más rápido tras la sesión de entrenamiento si tienen suficiente agua en sus cuerpos. La deshidratación, o hipohidratación como la llaman los científicos, reduce la producción natural de hormonas anabólicas que existe tras el entrenamiento, y estimula producción de las hormonas catabólicas. Científicos deportivos de la universidad del estado de California escribieron sobre este fenómeno en el Journal of Applied Physiology.

Si pierdes un gran porcentaje de tu peso corporal mediante la deshidratación la calidad de la sesión de pesas disminuirá. [Med Sci Sports Exerc. 2007 Oct; 39(10): 1817-24.] Aún más, las investigaciones realizadas con atletas de resistencia demuestran que la deshidratación potencia la síntesis post-entreno de cortisol. [Int J Sports Med. 2006 Oct; 27(10): 765-70.]

Por último, las células grasas que disponen de suficiente agua pueden liberar más fácilmente a la corriente sanguínea sus ácidos grasos. Además el agua reduce la quema de proteína por las células musculares, así que puedes decir que el agua es anabólica.

La investigación californiana aumenta lo que sabemos sobre la importancia de la euhidratación (hidratación correcta) para los atletas de fuerza. Los investigadores hicieron que 7 culturistas realizaran 3 series de sentadillas con el 80% de 1RM.

En una ocasión los sujetos tenían suficiente fluido en su cuerpo (EU), en otra habían perdido el 2,5% de su peso corporal a resultas de la deshidratación (HY25) y en la tercera habían perdido el 5% de su peso corporal debido a la deshidratación (HY50).

p93

Tras la sesión de entrenamiento los ivnestigadores midieron la concentración de hormonas anabólicas y catabólicas presentes en la sangre de los sujetos. Observaron que la deshidratación producía un pico muy alto de cortisol tras el entrenamiento, y una liberación reducida –aunque no significativa- de testosterona y hormona del crecimiento.

p94

«Estos datos demuestran que el nivel de agua en el cuerpo es un factor importante en la modulación de las respuestas hormonales y metabólicas en el ejercicio con pesas» concluyen los investigadores.

Estudio: J Appl Physiol. 2008 Sep;105(3):816-24.

Beber agua durante el cardio eleva el nivel de la hormona del crecimiento

Una investigación francesa indica que el agua tiene un efecto anabólico potencial en el entrenamiento cardiovascular y de resistencia.

En 2001 investigadores del Centre d’Exploration et de Readaptation des Anomalies du Metabolisme Musculaire, publicaron un artículo sobre un estudio en el que realizaron experimentos con siete varones saludables de entre 20 y 30 años. Los sujetos tenían que pedalear en bicicleta a velocidad constante durante 40 minutos, dos veces. Comenzaron calentando durante 10 minutos hasta que producían 150 vatios, y entonces pedalearon 30 minutos más manteniendo esa intensidad.

Los investigadores midieron la concentración de hormona del crecimiento en la sangre de los sujetos, y determinaron cuanto fluido habiendo perdido. La cantidad era de 568 ml. Es bastante, pero la temperatura en el laboratorio era de 25 grados Celsius.

En otra ocasión los sujetos pedalearon otra vez, pero los investigadores reponían el fluido que sabían que los sujetos iban a perder. Cuando midieron las concentraciones sanguíneas de hormona del crecimiento, obtuvieron la gráfica mostrada abajo.

El primer gráfico muestra lo que sucede con el nivel de hormona del crecimiento durante la sesión, y la siguiente el aumento total de hormona de crecimiento al terminar la sesión.

p95

 

En el gráfico inferior la barra rayada representa la primera sesión, en la que los sujetos no bebieron, y la barra blanca representa la segunda, durante la cual recibieron medio litro de agua.

p96

De acuerdo con los investigadores existe en consecuencia una relación entre el fluido y los niveles de la hormona de crecimiento. Piensan que hay receptores en la corriente sanguínea que estimulan la producción de hormona del crecimiento cuando el nivel de fluido aumenta. No profundizan en cómo podría funcionar este mecanismo.

No obstante, este estudio reviste interés para los deportistas: parece indicar que si mantienes altos tu nivel de fluidos durante las sesiones de trabajo cardiovascular, quemarás un poco más de grasa y perderás un poco menos de músculo.

Agua: El anabólico perfecto
5 (100%) 1 vote[s]