Saltar al contenido
Fisiomorfosis

¿Por qué debes hacer ejercicios en la mañana?

1. Te sentirás satisfecha el resto del día
Da igual que te tires toda la tarde sin hacer nada. Ya has corrido unos 3 kilómetros y con eso te sientes capaz de dormir la siesta, preparar unos brownies para tu vecino guapo, comértelos todos porque no está en casa y ver un maratón de cine en el salón.

2. Querrás comer cosas sanas después
Haciendo un pequeño paréntesis con los brownies, claro. Después de hacer ejercicio, nos apetece continuar la rutina healthy. Green juice y tostada de aguacate para desayunar, por favor.

3. Entrenarás más y mejor que por la tarde
Aunque puedas estar algo adormilada al principio, no tendrás ninguna excusa para escabullirte y eso hará que entrenes mejor. Y no, seguro que tu mejor amiga no cambiará su fiesta de cumpleaños a las 8 de la mañana.

4. Estarás menos estresada
Los estudios demuestran que la gente que entrena por las mañanas se siente mejor con su vida y trabajo. A esto súmale el hecho de que estás mucho más descansada por las mañanas que a última hora de la tarde. Una carrera matutina o una temprana clase de bodypump hará que te hagas con la energía suficiente para defender la presentación, conseguir la entrevista, preparar la cena de cumpleaños y, por qué no, también salvar el mundo.

5. Tienes derecho a presumir de ello
No hay nada mejor para el descanso del café con los compañeros que una divertida anécdota de tu mañana en el gimnasio. Porque eso de: “Mientras estaba en step me ha pasado una cosa super extraña” suena bien, ¿verdad?

6. Toma cafeína antes de entrenar y no necesitarás ni un gramo más de cafeína en todo el día
Está demostrado que beber café (sin pasarse, por favor, una taza es suficiente) antes de entrenar puede aumentar tu resistencia, velocidad y duración. Después de entrenar, el calor de los músculos, la adrenalina por el movimiento, junto a la cafeína consumida, te ayudarán a llevar con energía el resto del día.

7. Desayunarás
También está demostrado que la gente que desayuna toma mejores decisiones en su día a día. No te cortes, y tómate un buen desayuno a base de fruta, hidratos y lácteos.

8. No te arrepentirás
Con la vuelta a la calma, no hay reproches ni remordimientos. Ya te has “liberado” de la carga del día que es entrenar y las cosas solo pueden ir a mejor.

9. Quemarás más calorías
Está demostrado que entrenar antes de desayunar puede hacerte quemar hasta un 20% más de calorías. Pero es importante comer nada más volver, sin esperar a a la hora de la comida.

10. Tu vida social crecerá
No tendrás que volver a poner la excusa del gimnasio. ¿Quedada afterwork, peli, o nuevo restaurante? Allí estarás.