Ejercicio hipopresivo: beneficios, consejos, errores a evitar y variaciones

El ejercicio hipopresivo es una modalidad de origen europeo y promete ayudar a adelgazar la cintura, reducir el dolor de espalda y prevenir la incontinencia urinaria.

El fisioterapeuta belga Marcel Caufriez desarrolló este ejercicio con el fin de preservar el suelo pélvico -que es el músculo que sostiene la vejiga, útero e intestino- y recuperarlo tras el parto, previniendo la diástasis, problema que provoca una apertura en el medio del vientre.

Según ella, el deporte también puede ayudar en relación con la incontinencia urinaria en personas que practican running. Esto se debe a que, si bien el impacto de correr aumenta las posibilidades de que ocurra esta pérdida involuntaria de orina, el ejercicio hipopresivo levanta los músculos del piso.

Vea en detalle qué es la diástasis abdominal y consulte más consejos para tratar el dolor de espalda. También aproveche la oportunidad para aprender cómo hacer el entrenamiento con pesas posparto y después de cuánto tiempo desde el nacimiento.

Esto se debe a que la gimnasia hipopresiva también puede estar indicada para personas que sufren de dolor de espalda y no pueden realizar los ejercicios abdominales tradicionales.

Otros beneficios asociados con el método incluyen fortalecer los músculos abdominales, combatir la incontinencia fecal, mejorar la función intestinal y ayudar con el prolapso genital (vejiga caída).

Cómo funciona el ejercicio hipopresivo

Antes de ver cómo funciona el método, recuerda que lo ideal es que consultes a un médico antes de realizarlo y cuentes con el apoyo de un profesional calificado para enseñar el deporte a la hora de realizar ejercicio hipopresivo.

Recuerde que este artículo es solo para información y nunca puede reemplazar la orientación y las opiniones profesionales.

Ahora que se han pasado las alertas, sigamos adelante. La gimnasia hipopresiva consiste en una contracción diafragmática. La técnica paso a paso la puedes comprobar a continuación:

  1. Inhale normalmente y libere el aire por completo hasta que el abdomen comience a contraerse por sí solo. Luego, encoja el vientre succionando los músculos abdominales hacia adentro, como si intentara tocar la espalda con el ombligo;
  2. Mantenga la contracción durante 10 a 20 segundos para principiantes. Con el tiempo, este período aumentará gradualmente, permaneciendo mientras pueda soportar cómodamente sin respirar;
  3. Después del descanso, llene sus pulmones de aire y relájese por completo para volver a la respiración normal.

Otra forma de explicar el ejercicio hipopresivo implica el siguiente proceso: después de tomar de dos a cuatro segundos de inspiración, el practicante saca todo el aire, realiza una apnea (contiene la respiración) y abre las costillas.

El vientre automáticamente irá hacia adentro, como si fuera a encontrar el ombligo en la espalda. Luego, cuando la persona ya no puede sostener la apnea, debe llenar los pulmones de aire una vez más y relajarse.

Variaciones del ejercicio hipopresivo

Es posible encontrar ejercicios hipopresivos que se realizan en posición acostada, sentada, inclinada hacia adelante, de pie, con cuatro apoyos o con las rodillas en el suelo.

Errores a evitar en el ejercicio hipopresivo

1. No consulte a un médico antes de seguir el método.

Esto es principalmente para mujeres que desean beneficiarse del método en el período posparto. Sabiendo que el período posterior al parto es delicado para muchas mujeres, es fundamental consultar al médico para asegurarse de que el método no puede ocasionar ningún tipo de problema y saber con qué frecuencia y desde cuándo nace el bebé. Se puede realizar ejercicio hipopresivo.

Puede ser interesante  ▷ Fisicoculturismo femenino engorda? en 【2020】

2. Empiece demasiado rápido

La gimnasia hipopresiva debe iniciarse lentamente, prestando mucha atención a la ejecución de los ejercicios.

También es necesario tener cuidado de iniciar el programa de ejercicios de forma ligera, con pocas contracciones y de ir aumentando gradualmente el número de contracciones, respetando los límites del cuerpo.

3. Olvidarse de contraer los músculos pélvicos

Otra pauta es contraer siempre los músculos pélvicos al contraer el abdomen al máximo durante el ejercicio hipopresivo.

4. No varíe las posiciones

Siempre que vayas a hacer una serie de hipopresores, debes variar las posiciones, ya que es normal que la persona lo pase mejor manteniendo la contracción durante más tiempo en una posición que en otra.

5. No respetar la frecuencia indicada para principiantes

Los principiantes en el ejercicio hipopresivo no pueden realizar la actividad más de dos veces por semana.

También debe haber, al menos, dos días entre una sesión y otra para que el practicante se recupere del primer estímulo.

¿Quién no puede hacer ejercicio hipopresivo?

Aunque el método está dirigido a ayudar a la recuperación posparto del suelo pélvico, no puede ser practicado por mujeres embarazadas porque los movimientos aumentan las contracciones uterinas y la apnea que forma parte de la modalidad bloquea la oxigenación del bebé y puede incluso resultar un aborto natural.

Además, cualquier persona que padezca hipertensión no debe practicar ejercicio hipopresivo porque aumenta la presión arterial. El abdominal hipopresivo no debe realizarse después de comer.

Otra observación importante es que la gimnasia hipopresiva tampoco debe realizarse inmediatamente después de la cirugía en la región abdominal.

Cualquier persona que tenga problemas en las articulaciones, especialmente en las rodillas y los hombros, debe tener mucho cuidado al realizar el método y contar con el apoyo de un profesional para seleccionar cuidadosamente los ejercicios adecuados, ya que algunas posiciones de gimnasia hipopresiva incluyen posiciones específicas para los brazos y las rodillas.

Otros cuidados con ejercicio hipopresivo

Antes de comenzar a realizar cualquier tipo de ejercicio, incluido el ejercicio hipopresivo, es fundamental concertar una cita con el médico para saber si realmente eres capaz de practicar el deporte en cuestión, aunque no seas una mujer interesada en el método para tu puesto. -nacimiento.

Otro punto importante es contar con el apoyo de un profesional capacitado que oriente la práctica del ejercicio hipopresivo y aprenda la técnica de cada movimiento, garantizando así la eficacia del entrenamiento.

Sobre todo porque el método no es fácil y requiere mucha conciencia corporal. Además, la respiración y la apertura de las costillas son fundamentales para lograr los efectos deseados con el deporte.

Y para asegurarse de que estos elementos son los correctos a la hora de hacer el ejercicio, solo con un seguimiento profesional, ¿no?

La orientación del profesional a la hora de realizar el ejercicio hipopresivo también es fundamental para garantizar la seguridad del entrenamiento, ya que puede ofrecer recibir asistencia inmediata en caso de que el alumno se lastime y ayudar en la derivación a un hospital, si es necesario.

¿Ya conocías el ejercicio hipopresivo? ¿Quieres incluirlo ahora en tu rutina? ¡Comenta abajo!

Deja un comentario