Saltar al contenido
Fisiomorfosis

10 reglas para ser un tipo duro

No soy un tipo duro. Pero aspiro a serlo algún día. Cuando la mayoría de la gente piensa en un tipo duro se les viene a la mente “Harley Davidson”, los viejos moteros de Oakland, Mike Tyson, Rambo, Charles Bronson y Bruce Lee. Pero hay mucho más allá en ser un tipo duro con el que la gente no querría relacionarse. Todo se resume en vivir tu vida siguiendo un camino certero. Adherirse a un código de conducta en el que la mayoría no seguirían.

Aquí tienes 10 formas para ser un tipo duro:

1) Siéntete cómodo, sé incómodo
Si nunca te has atrevido a salir de tu zona de confort nunca sabrás de lo que eres capaz en la vida. Y con ello no lograrás la excelencia o ser un fenómeno.

2) Ten huevos para decir no
Algunos no pueden decir no. Como resultado son siempre infelices porque se han dejado ser unos esclavos. Cada vez que dices sí a una cosa estás diciendo generalmente NO a una cosa que te haría más feliz, y posiblemente, sea más satisfactoria.

3) No preguntes a mucha gente para que te aconseje o te de opiniones
Ten cojones de tomar una maldita decisión de una vez y apechuga con ella. No des un toque a alguien que conoces y le pidas su opinión. Esto dará como resultado nada. Siempre. A lo sumo tienes una o dos personas a las que pedir consejo en decisiones importantes. Para asuntos del día a día estás preparado: dispara, apunta. Tira del gatillo y adelante. Llévalo a cabo. Siempre.

4) No hagas aquello que tanto odias
Nunca serás feliz haciendo aquello que odias. Así de simple. Haz lo que amas, vive donde te gustaría vivir, gasta el tiempo con la gente que te gustaría rodearte, vive tu vida con pasión y serás un tipo duro. Todos tienen el poder de hacerlo. Sólo el 5% lo hacen.

5) No esperes ser perfecto
Deja de criticar y sobreanalizar todo. No existe un producto perfecto, una idea o tiempo ideal. Sólo…pierde los papeles…hazlo.

6) Haz siempre lo correcto
Como decía Mark Twain, “Esto tranquilizará a algunas personas y asombrará al resto.” Significa que cuando las personas no nos están mirando, cuando no tendremos una palmadita en la espalda o reconocimiento, e incluso cuando no es lo que quieres hacer.

7) Recuerda la regla del 80/20, pequeño
No pierdas el tiempo con minucias y te distraigas en sin sentidos que no provocarán ninguna diferencia al final. Aplícalo al trabajo, entreno y a la vida.

8) No caigas en la trampa del estar ocupado
No estás demasiado ocupado. No estoy demasiado ocupado. Nadie lo está. Si de verdad quieres cenar con tu padre, sacarás tiempo. Si quieres aprender a tocar el saxofón, buscarás tiempo. Únicamente te estás engañando a ti mismo. Hay personas sorprendentes que consiguen hacer tareas semanales cada día. No son mejores que tú. Sólo están más centrados

9) No malgastes tiempo discutiendo
Si tu argumento no va a ayudarte a encontrar la cura del cáncer o darte un gran proyecto, que te cambiará la vida, no tiene absolutamente ningún sentido discutir nada con nadie, nunca. Hay demasiadas cosas para aprender, gente que conocer y lugares para ver. ¿Estás realmente dispuesto a perder cada segundo de esta preciosa vida discutiendo con alguien sobre asuntos triviales como si deberías desayunar o no?

10) Entrena como un tipo duro
Eso significa entrenar con pasión y darlo todo. Nunca vayas a medias o ejecutando movimientos mecánicamente. El hecho que estemos fuertes, sanos y tengamos la suerte de ir al gimnasio un par de días a la semana entrenando de la forma que nos gusta, es una bendición y un regalo. En estos momentos en ciertas partes del mundo están en guerra o pasando hambre.

Si no lo das todo en una sesión de entrenamiento te estás engañando a ti mismo. Gente cuyas extremidades han perdido y vuelven al gimnasio a darlo todo para sacar el máximo provecho de las partes del cuerpo que les queda. Pienso sobre ello cuando estoy un poco frustrado por alguna rodilla o codos doloridos. “Aguanta, no seas cobarde” Me digo a mí mismo.

No hay más para ser un tipo duro que ser un tío fuerte. Y el mundo necesita más de ellos. COMO TÚ. Fuente